Los libros de texto costaron 91,85 euros por alumno el curso pasado, 2,2 euros más que el anterior

libros de texto
photo_camera El precio medio del ejemplar se incrementó un 3,9% el pasado curso, hasta los 19,06 euros, por debajo de la tabla de inflación del 5,7% con la que cerró el pasado año. Foto: Servimedia

El gasto medio por alumno en libros de texto no universitarios fue el pasado curso de 91,85 euros, 2,2 euros más que el curso anterior, aunque 9,30 menos que hace cinco años. Las comunidades autónomas destinarán este curso 2023-224 más de 366 millones de euros en ayudas a las familias, lo que permitirá al 70% de los alumnados apoyos para adquirir libros de texto.

Así se destaca en el informe 'El libro educativo en España. Curso 2023-2024', elaborado por la Asociación Nacional de Editores de Libros y Contenidos Educativos (Anele) que se publicó este jueves.

"A pesar del complejo escenario, tanto derivado de esta situación como del entorno económico, las editoriales de contenidos educativos hicieron el pasado curso un esfuerzo para ajustar al máximo los precios de los libros a pesar del incremento de los costes", prosiguieron.

El precio medio del ejemplar se incrementó un 3,9% el pasado curso, hasta los 19,06 euros, por debajo de la tabla de inflación del 5,7% con la que cerró el pasado año. "Una diferencia que sería mayor si se tiene en cuenta que en el mes de septiembre, mes en el que se produce el mayor gasto en libros de texto, la inflación general llegó a alcanzar el 8,9% de incremento. Estos datos vuelven a mostrar un hecho que se ha dado en la última década y es que el precio de los libros de texto no ha sido un producto inflacionario", indicaron.

En este contexto, los editores informaron de que la facturación del sector el pasado curso alcanzó los 757,54 millones de euros, lo que representó un incremento del 2,8%, rompiendo con la tendencia descendente registrada en los cursos anteriores. "No obstante, y a pesar de que el pasado curso se produjo la renovación de libros en los cursos impares en buena parte de las comunidades autónomas, estas cifras son inferiores a las que se produjeron en anteriores reformas curriculares", alegaron desde Anele.

NUEVA LEY

La asociación recordó que el pasado curso, "tanto profesores como editoriales tuvieron que trabajar con las normativas autonómicas que completan los Reales Decretos de Enseñanzas Mínimas para, respectivamente, preparar las programaciones del curso y los libros y contenidos adaptados a la Lomloe. Una situación que requirió un importante esfuerzo e inversiones económicas por parte de las editoriales que, nuevamente, han tenido que editar libros para todas las asignaturas diferentes en cada Comunidad Autónoma".

Además, destacaron que los libros de texto han dejado de ser “un mero conjunto ordenados de contenidos curriculares para transformarse en ‘un conjunto de materiales y recursos educativos múltiples e integrados en torno a un proyecto editorial pedagógico singular’. En ellos confluyen múltiples elementos que permiten ir configurando el aprendizaje de los alumnos. Hablamos de lecturas, materiales manipulables o recursos digitales”. De hecho, recordaron los editores “hoy, los libros en papel incluyen, generalmente, una licencia digital que da acceso a recursos de ampliación y refuerzo”. Para el curso 2023-2024, las empresas asociadas a Anele disponen de 28.252 títulos digitales, una cifra similar a la de su catálogo en papel.