Los farmacéuticos no ven “motivo de alarma” con los fármacos adelgazantes evaluados por posible relación con ideas suicidas

fármacos
photo_camera Aseguran que el proceso iniciado por la EMA “entra dentro de la normalidad de los procesos de vigilancia de la seguridad de los medicamentos

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos ha considerado este lunes que, “de momento, no hay ningún motivo de alarma” por la evaluación que ha iniciado la Agencia Europea del Medicamento (EMA) de los datos sobre el posible “riesgo de pensamientos suicidas y pensamientos de autolesión” relacionados con medicamentos conocidos como agonistas -que incrementan la actividad de otro- del receptor GLP-1, que incluyen Ozempic (semaglutida), Saxenda (liraglutida) y Wegovy (semaglutida), usados para bajar de peso y para tratar la diabetes tipo 2.

Así lo han defendido los farmacéuticos en un comunicado en el que precisaron que el proceso iniciado por la EMA “entra dentro de la normalidad de los procesos de vigilancia de la seguridad de los medicamentos” y han explicado que la agencia europea publicó hace unos días una nota informativa en la que se comunicaba el inicio, por parte de su Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC), de un proceso de evaluación de seguridad de los principios activos análogos de GLP-1, liraglutida y semaglutida, que fue iniciada por la Agencia del Medicamento de Islandia tras un “posible incremento del riesgo de pensamientos suicidas y autolesivos en pacientes en tratamiento con estas sustancias”.

A este respecto, ha puntualizado que el objetivo de este estudio es “intentar establecer una posible relación de causalidad” entre la administración de estos fármacos y la aparición de casos “puntuales” de reacciones adversas que afectan a un “posible desarrollo de pensamientos suicidas y autolesivos”.

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos ha subrayado que los análogos de GLP-1 son fármacos que, debido a su “similitud” con la hormona glucagón, secretada de forma natural por el cuerpo humano, “tienen la capacidad de unirse con estos receptores presentes en diversos órganos del cuerpo como son el páncreas, el cerebro y el corazón entre otros órganos”.

PRINCIPALES ACTIVIDADES FARMACOLÓGICAS

Entre las “principales actividades farmacológicas” de estos fármacos ha destacado su capacidad para regular las concentraciones de glucosa en sangre tanto en ayunas como después de las comidas, disminuir la secreción de glucagón, retrasar el vaciamiento gástrico tras las comidas, así como reducir el apetito y la ansiedad por comer.

Por ello, estos fármacos son utilizados en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, tanto solos como en combinación con otros fármacos hipoglucemiantes, si bien otra de las indicaciones añadidas “recientemente” a algunos de estos fármacos es el tratamiento de la obesidad o sobrepeso en pacientes con factores de riesgo como alteraciones de glucemia (prediabetes o diabetes tipo 2), hipertensión, dislipemia -alteración en los niveles de lípidos en sangre- o apnea del sueño.

En este punto, los farmacéuticos han hecho hincapié en que “todos los medicamentos autorizados en la Unión Europea están sujetos a un proceso continuado de farmacovigilancia a lo largo de toda su vida útil, con el objetivo de garantizar que la relación entre los beneficios esperados y los posibles riesgos es siempre favorable”.

Junto a ello, han aseverado que los fármacos análogos de GLP-1 son “relativamente nuevos”, si bien tienen un “uso extendido” en más de 20 millones de personas en el mundo y con una “amplia aceptación” por parte de sus usuarios.

REACCIONES ADVERSAS

En este contexto, el Consejo General ha recordado que “aún no se han descrito reacciones adversas relativas al estado de ánimo” y, entre sus reacciones adversas “más frecuentes”, ha destacado trastornos gastrointestinales como náuseas y diarrea y problemas de hipoglucemia cuando se utilizan “asociados” a otros fármacos hipoglucemiantes.

“Una vez finalice el proceso de evaluación que ha iniciado la EMA, y en caso de que se pudiera establecer una posible relación de causalidad con este fármaco, las autoridades sanitarias europeas y nacionales establecerán las medidas que consideren oportunas para garantizar que el uso de análogos de GLP-1 siga siendo seguro”, ha resuelto.