Desarticulada una organización criminal de origen chino dedicada al tráfico internacional de droga por paquetería

Agente en el interior de un vehículo
photo_camera Imagen de uno de los envíos de droga interceptados. Foto Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal, asentada en la Comunidad de Madrid, dedicada al tráfico internacional de droga a través de empresas de paquetería.

Según ha informado el Ministerio del Interior, la investigación se inició al tener conocimiento de la existencia de una banda criminal, de origen chino, y el envío de tres palés desde diferentes trasteros situados en las localidades de Parla y Humanes de Madrid, con destino a Irlanda, que ocultaban una importante cantidad de cogollos de marihuana en su interior.

Gracias a la colaboración de las empresas titulares de los trasteros donde se almacenaba la droga intervenida, los agentes consiguieron identificar a varios miembros de la organización, y comprobaron que llevaban meses realizando envíos similares.

CAMBIO DE ESTRATEGIA

Tras las incautaciones practicadas, la organización criminal modificó su modus operandi y comenzó a fraccionar los envíos en paquetes de menor tamaño. Además, los realizaban a nombre de diferentes personas y empresas, empleando para ello tarjetas de identidad de extranjeros usurpadas que figuraban como sustraídas.

Tras arduas gestiones, los agentes interceptaron el envío de otros seis paquetes de marihuana con destino a Países Bajos y Finlandia. Asimismo, frustraron el envío de dos paquetes que contenían ocultos en envases de café, en el interior de planchas que simulaban un doble fondo, droga sintética. Concretamente, intervinieron un paquete con destino a Dubái, conteniendo un kilo y medio de una mezcla de café con ketamina, MDMA y metanfetamina, así como dos kilos y medio de ketamina en el interior de un segundo paquete con destino a México.

OCHO DETENIDOS

Finalmente, la operación se cerró con la detención de ocho personas y la práctica de siete registros en domicilios y trasteros de las localidades madrileñas de Leganés, Madrid y Humanes de Madrid. Por otra parte, se intervinieron 150 kilos de marihuana, cuatro kilos de droga sintética y tres vehículos utilizados por los miembros de la organización.

La investigación continúa abierta a fin de localizar posibles vínculos entre el entramado desarticulado y otros envíos de droga sintética intervenidos en el extranjero.