El Banco Central Europeo podría bajar los tipos de interés

Los analistas dan por hecho que la bajada será de 25 puntos básicos, después de que el organismo haya mantenido los tipos de interés invariables desde octubre
DINERO
photo_camera Los analistas dan por hecho que la bajada será de 25 puntos básicos

El Banco Central Europeo (BCE) podría comenzar a bajar los tipos de interés por primera vez desde septiembre de 2019, según han sugerido desde el propio organismo en los últimos meses.

Los analistas dan por hecho que la bajada será de 25 puntos básicos, después de que el organismo haya mantenido los tipos de interés invariables desde octubre, con el tipo de las operaciones principales de financiación en el 4,5%, la facilidad marginal de crédito en el 4,75% y la de depósito en el 4%.

El BCE comenzó a subir los tipos de interés en julio de 2022, acometiendo un incremento de 50 puntos básicos, el primero en 11 años y el de mayor envergadura en 22 años. Desde 2014, la facilidad de depósito en la zona euro permaneció en terreno negativo, lo que provocó las críticas de la banca por suponerles pagar por el dinero que tenían aparcado en el organismo, hasta que en 2022 entraron en terreno positivo.

Los analistas coinciden en que la atención estará centrada en las pistas que se puedan dar sobre los siguientes movimientos del banco comunitario.

Desde A&G, el gestor de renta fija Germán García Mellado apunta que los últimos datos macroeconómicos alejan a la región de la recesión, al tiempo que la inflación de mayo se situó por encima de lo estimado. “Esto, junto con un mercado laboral que sigue algo tensionado, da más argumentos a los miembros ‘hawkish’ del BCE para enfriar expectativas respecto a próximas bajadas de tipos”. Eso haría que el BCE se muestre “muy precavido” respecto a los siguientes pasos a dar y condicione sus actuaciones a los datos, como vienen insistiendo los propios miembros del consejo de gobierno del BCE.

En cualquier caso, desde A&G ven “improbable” anticipar una subida para la próxima reunión en julio, por lo que “seguramente dejen todo abierto para la de septiembre donde volverán a actualizar las proyecciones macroeconómicas”.

El BCE también presentará nuevas previsiones y desde esta casa de análisis anticipan una revisión al alza tanto del crecimiento como de la inflación, “lo que no dará certidumbre sobre las futuras bajadas de tipos a futuro”.

PREVISIÓN

Por parte de Mediolanum Internacional Funds, el director de renta fija, Daniel Loughney, cree que, por los discursos del BCE, “es poco probable” que haya un nuevo recorte en julio. “En general, esperamos que el discurso del BCE sea moderado en relación con las expectativas del mercado, ya que creemos que las presiones inflacionistas están disminuyendo más de lo previsto”, según Loughney.

Por Ibercaja, la jefa de renta fija y gestora de fondos, Cristina Gavín, cree que cualquier otro escenario que no sea de bajada de tipos este jueves sería una “sorpresa mayúscula y una fuerte reacción en los mercados que llevaría los tipos al alza con fuerza”.

La clave, según Gavín y al igual que el resto de analistas, no estará en la bajada, sino en cuál será la senda futura. Los datos de precios en Europa “continúan mostrando una cierta resistencia a la baja con una inflación subyacente que volvió a sorprender ligeramente al alza, y esto está llevando a los miembros más ‘hawkish’ del BCE a mostrarse cautos en cuanto al ritmo de bajadas para la segunda parte del año”. La aceleración de salarios negociados en el primer trimestre de 2024 también es un factor a tener en cuenta de cara a la senda de bajada que podemos esperar para 2024.

El hecho de que la Reserva Federal también esté retrasando su proceso de bajadas de tipos derivados de las presiones en los precios, “aunque no es un factor determinante, sí que puede también condicionar el ánimo de los miembros del BCE a la hora de bajadas adicionales”, según esta analista de Ibercaja. Gavín cree que el BCE será prudente en cuanto su actuación para la segunda parte del año e Ibercaja solo contempla dos bajadas adicionales antes de final de año que darían y tan solo contemplamos dos bajadas adicionales antes de final de año.

Para BlackRock, aunque el BCE empiece a relajar su política monetaria antes que la Reserva Federal, esa brecha será "temporal, incluso aunque no quepa descartar una subida de tipos del banco central estadounidense". La gestora prevé que los tipos se mantengan altos durante más tiempo.