La DGA reconoce que el Ana María Navales podría no empezar el curso el día 7

Azcón ha culpado al anterior Ejecutivo de una mala planificación de las obras. Foto: Twitter
photo_camera Azcón ha culpado al anterior Ejecutivo de una mala planificación de las obras. Foto: Twitter

El CEIP Ana María Navales de Arcosur no podrá iniciar las clases el próximo 7 de septiembre como estaba previsto. El estado de las obras, todavía en construcción, hace imposible que este centro arranque el curso en condiciones de normalidad y seguridad, como ha ratificado este viernes el presidente de Aragón, Jorge Azcón, que espera que este retraso sea el menor posible y que los niños puedan comenzar las clases “cuanto antes”. La decisión final se tomará el lunes 4.

Así, Azcón ha culpado al anterior Ejecutivo de una mala planificación de las obras, reconociendo que los plazos “no fueron acertados”. “La Consejería se ha fiado de los informes del Gobierno anterior sobre cómo iban a producirse las obras, y es lo que hemos comunicado. En la vida es más importante el principio de realidad, y por eso deben guiarse los actos de todos, también de las administraciones. Hay que actuar sobre eso”, ha expuesto el presidente aragonés.

Precisamente, este pasado martes, la consejera de Educación, Claudia Pérez, aseguró que los técnicos y arquitectos del Departamento validaban que el día 4 se podría amueblar el centro para que el jueves 7 se iniciara el curso, pero finalmente no será así. “Vamos a evaluar y ver por qué los técnicos se equivocaron sobre esa cuestión. Los hechos son los hechos. El problema es si el día 7 el colegio estará en estado de perfecta revista para que puedan entrar a estudiar. Hay que trabajar todas las horas que se puedan y los recursos humanos necesarios para que entren cuanto antes”, ha explicado Azcón.

Este mismo viernes, el AMPA del Ana María Navales enviaba un comunicado en el que mostraba sus severas dudas de que el centro estuviera en funcionamiento el día 7, sintiéndose “engañados” ante la promesa de que el colegio estaría entregado el 1 de septiembre, lo que “no ha sido realidad”. “La obra del colegio, aunque sigue en movimiento mañana y tarde, tiene carencias visibles para ser habitada en menos de 7 días. Antes del inicio de curso debe ser amueblada, acondicionada, preparada para ese día y ser totalmente segura para el alumnado y profesorado”, han expuesto.

REUNIÓN CON LAS FAMILIAS

Asimismo, la consejera ha reunido este viernes al AMPA y la dirección del centro, donde ha confirmado que el lunes 4 se adoptará una decisión definitiva, tras comprobar si el compromiso y los plazos de la empresa se han cumplido. Si es así, desde la Consejería se estaría en disposición de garantizar el servicio educativo, guiados por los informes técnicos, aunque se entiende que la situación en estos momentos es complicada.

Desde el Departamento se insiste en que se está actuando con la mayor celeridad en una situación heredada del anterior Ejecutivo, “que decidió irresponsablemente retirar las aulas prefabricadas del centro en julio pese a las peticiones reiteradas del AMPA y de la dirección del centro”, critican desde el Gobierno PP-Vox. En caso de que finalmente el centro no pudiese abrir el día 7 en las mejores condiciones adaptándose a la situación actual del edificio, la consejera ha explicado a las familias y a la dirección que se están ya programando planes alternativos.

En concreto, se arbitrarán distintas medidas de conciliación en coordinación con el centro, se dispondrán espacios alternativos, apoyo de personal además del equipo docente ya incorporado a la actividad del centro y, si fuera necesario, el transporte de los niños y niñas desde las proximidades del colegio hasta los espacios requeridos. Mientras tanto, se continuará trabajando al máximo para que las obras estén acabadas cuanto antes y los niños pierdan los mínimos días de clase, con el objetivo de garantizar un servicio educativo a la altura de lo que se merece la comunidad educativa del barrio de Arcosur.