Ningún hogar sin ingresos

Menos parados con prestación por desempleo, ayudas de peor calidad y una menor inversión por parte del Gobierno central para este tipo de protección. Estas son las principales conclusiones que se desprenden del informe “Prestaciones por desempleo en Aragón” que ha presentado Comisiones Obreras este miércoles.

Menos parados con prestación por desempleo, ayudas de peor calidad y una menor inversión por parte del Gobierno central para este tipo de protección. Estas son las principales conclusiones que se desprenden del informe “Prestaciones por desempleo en Aragón” que ha presentado Comisiones Obreras este miércoles.

Así, el número de parados con algún tipo de prestación por desempleo ha disminuido un 25,83% en Aragón entre 2010 y 2015. Este año, la cifra de parados sin prestación asciende hasta los 35.783.  En los últimos meses desciende el número de parados, pero aumentan los que no reciben ningún tipo de ayuda. Ninguna Administración Pública, sea del color que sea, debería permitir que siga cayendo mes a mes el gasto en prestaciones mientras crece el número de parados de larga duración.

Desde el sindicato confían en que esta situación se revierta a partir de las próximas elecciones con un cambio de Gobierno. Una de las propuestas que la mayoría de los partidos están avanzando en sus programas electorales pasa por destinar una renta a los desempleados. Es necesario que desde las instituciones se luche contra la pobreza y la desigualdad social que genera la falta de empleo y este tipo de medidas puede ser una de la soluciones. Es entendible que en épocas difíciles los gobiernos reduzcan gastos, pero hay ciertas líneas que no se pueden cruzar. Es fundamental que ningún hogar se quede sin ingresos.

La situación del mercado laboral es mejor que hace un año, pero el porcentaje de parados continúa siendo 10 puntos mayor que antes de la crisis. Más allá del capítulo de prestaciones, una de las prioridades del nuevo Ejecutivo autonómico y del nuevo Gobierno central que venga debe ser que los parados de larga duración puedan reincorporarse al mercado laboral. Para ello, la reorientación que se pretende hacer desde el Inaem es fundamental, con políticas enfocadas a la formación para anticiparse a las prioridades de las empresas.