El mayor complejo de la industria farmacéutica europea se instalará en Zaragoza y generará 2.100 empleos

Este proyecto busca combatir la “debilidad” y la “dependencia absoluta” de Europa ante China e India respecto a la fabricación de bases para la obtención de medicamentos
photo_camera Este proyecto busca combatir la “debilidad” y la “dependencia absoluta” de Europa ante China e India respecto a la fabricación de bases para la obtención de medicamentos

El sector farmacéutico aragonés está a punto de vivir una auténtica revolución de la mano de un nuevo macroproyecto industrial. El entorno de Zaragoza, entre San Mateo de Gallego y Villanueva de Gallego, acogerá dos de los proyectos más importantes de la economía de la Comunidad, con uno de los mayores complejos industriales de producción de bases para la fabricación de medicamentos en Europa, con 2.115 empleos, y un centro de agricultura inteligente, con otros 4.000 puestos de trabajo. En total, supondrán 6.675 millones de euros de inversión y estará en funcionamiento en 2026.

Estos proyectos llegan a Zaragoza de la mano de los fondos de inversión Indico Investments y RCP y Asociados Portugal, que se repartirán la inversión en un 70% y 30%, respectivamente, además de socios tecnológicos con Daza Properties y Duosoil. Sus representantes se reunieron este martes con la consejera de Economía, Marta Gastón, para explicarle en detalle los proyectos y solicitar la declaración de interés autonómico, aunque este trámite, según explican a ARAGÓN DIGITAL desde el Ejecutivo autonómico, todavía está en ciernes de formalizarse a falta de que completen algunas cuestiones como la compra del suelo.

Así, esta iniciativa, que vendría con el aval del BCE y el beneplácito de Bruselas, supondrá “un importante revulsivo para la economía aragonesa” y refuerza el “entramado tecnológico e industrial” de Zaragoza, que, aseguran las empresas, “tiene un gran futuro como centro industrial y logístico cualificado de España”. La ubicación elegida se encuentra, precisamente, a pocos metros de la planta de Certest Biotec en San Mateo de Gállego, que va a desarrollar tecnología de vacunas ARN mensajero una vez culmine la ampliación de su planta.

En este sentido, las empresas consideran que el lugar elegido “responde a todas las necesidades”, con un lugar “accesible a las redes internacionales de carreteras y ferrocarril” y al Aeropuerto de Zaragoza.

PROYECTO APIS

En primer lugar, el Proyecto APIS supondrá la puesta en marcha de un macrocomplejo farmacéutico que combata la “debilidad” y la “dependencia absoluta” de Europa ante China e India respecto a la fabricación de bases para la obtención de medicamentos (APIS), ya que en esos países se concentra el 80% de la producción mundial. “Esta debilidad en un sector estratégico tan clave se convierte en un peligro si no se cambia la tendencia actual de reducción de la fabricación de APIS, como se ha demostrado en la reciente pandemia de Covid, tanto por la posibilidad de desabastecimiento, como por los sistemas de aseguramiento de la calidad de los productos asiáticos”, señalan las empresas.

El centro constará de cinco plantas industriales de producción en las principales familias de APIS: Gran Capacidad, Alta Actividad, Penicilánicos, Biosimilares y Hormonales-Corticoides. Todas estas plantas industriales contarán con sus correspondientes laboratorios de control de calidad. Adicionalmente, se instalará una planta de producción de medicamentos genéricos así como las instalaciones y oficinas centrales de la empresa.

La inversión total prevista es de 2.265 millones de euros, de los que 1.730 corresponderán a las plantas de APIS y 534 a la planta de fármacos genéricos. Se espera que el volumen de facturación de la empresa, con todas las plantas en producción, será de 1.315 millones. Desde el inicio de su actividad tiene prevista una plantilla de 2.115 empleos directos y 5.537 indirectos. El 50% serán de alta cualificación.

La empresa inversora ya ha sido constituida con sede en Zaragoza y los trabajos de implantación se iniciarán, según las previsiones, en este próximo mes de junio, culminándose en septiembre de 2026. En octubre de 2026 iniciará su actividad productiva y en 2027 estará a pleno rendimiento de producción en todas sus especialidades. Este proyecto satisfará las necesidades de las empresas farmacéuticas que dejaran de depender de las productoras asiáticas, y será el primero en llevarse a cabo siguiendo las directrices de la Unión Europea.

PROYECTO GREENPORT

Paralelamente, ambas compañías constituirán también el Proyecto Greenport, que desarrollará una producción biológica de frutas y verduras durante todo el año con medidas climáticas de gran eficiencia optimizadas por inteligencia artificial. Buscará un servicio integral para impulsar un gran proyecto de economía agroalimentaria que pueda ser reproducible en otras ubicaciones internacionales para el abastecimiento de productos frescos.

Este proyecto ocupará un área de 900 hectáreas con invernaderos de cristal con producción biológica de cuarta generación; un centro de procesamiento de productos frescos, propios y de terceros; un centro logístico; una planta de bioenergía; una planta de trigeneración, que utiliza CO2, calor y frío para mejorar condiciones de cultivo; un centro de datos; un acumulador de energía de 2.000MW y un centro educativo y de investigación. El microclima de la zona, la relación con el sector agroalimentario aragonés y las comunicaciones con el norte y sur de España y Europa han sido claves que han definido la elección de Zaragoza como sede.

La inversión total prevista es de 4.500 millones de euros y estará operativo en el tercer trimestre de 2026. Está prevista una facturación anual de 1.500 millones y generará un empleo de casi 4.000 puestos de trabajo directos y un impacto de entre 7.500 y 8.500 indirectos. Además de Indico Investments y RCP y Asociados Portugal como inversores, cuenta como socios tecnológicos a Siemens Energy y dos empresas aragonesas: Urbener, de comercialización de energía, y Estructuras Industriales Monzón, de fabricación de componentes y estructuras metálicas y de transportes.

Más en ECONOMÍA