María Jesús Lorente: “Ha habido una cierta relajación en la prevención y entonamos el mea culpa”

La presidenta de Cepyme ha pedido al Ejecutivo central que sectorialice y territorialice medidas como la subida del SMI o la reducción de jornada, a la vez que entona el “mea culpa”, junto al resto de compañeros del diálogo social, por “habernos relajado” en la prevención de accidentes laborales

A menudo, las grandes empresas multinacionales y sus imponentes proyectos con miles de empleos ocupan destacados titulares, pero la realidad es que el 99% del tejido empresarial aragonés está formado por pequeñas y medianas empresas; es decir, con menos de 50 trabajadores, o incluso micropymes y autónomos. Su realidad dista de las compañías con mayor envergadura, pues muchas de ellas viven prácticamente día a día y subir la persiana por las mañanas ya supone un considerable esfuerzo.

No ha sido nada fácil para estas pequeñas y medianas empresas en los últimos cuatro años, con una pandemia, una inflación disparada, una guerra en Europa y otra ahora en Oriente Medio que ha cortocircuitado el principal tráfico de mercancías de Asia a Europa. Ante ello, la presidenta de Cepyme, María Jesús Lorente, ha pedido al Ejecutivo central que sectorialice y territorialice medidas como la subida del SMI o la reducción de jornada, a la vez que entona el “mea culpa”, junto al resto de compañeros del diálogo social, por “habernos relajado” en la prevención de accidentes laborales.

PREGUNTA.- ¿Cómo ha comenzado el año para las pymes?
RESPUESTA.- Casi como lo terminamos. Tenemos encima de la mesa muchas cuestiones, no ya a nivel interno de nuestra propia Comunidad, que está funcionando, sino de lo que ahora denominamos la geopolítica. Parece que estamos saliendo de una y entrando en otra. Tenemos la guerra en la Franja de Gaza y el efecto colateral de la paralización del Mar Rojo, con los efectos que está produciendo en la economía. En clave nacional, tenemos la subida del Salario Mínimo Interprofesional, las cotizaciones... Es un inicio de año complicado, como ya esperábamos, pero somos optimistas y hemos decidido decir que será un año lleno de oportunidades.

lorente
El 99% del tejido empresarial aragonés está formado por pequeñas y medianas empresas

P.- Por empezar por lo reciente, ayer el Gobierno aprobó la subida del SMI, ¿cómo lo valora?
R.- De primeras, desde luego desde Cepyme Aragón, como no puede ser de otra manera, no nos oponemos a ninguna subida de salario y queremos que todas las personas, todos los trabajadores tengan un salario digno y que además nos ayuden a ser más más productivos. Dicho esto, entendemos que es un tema muy importante y que tiene ciertos efectos colaterales. Desde el 2018, se ha subido el SMI un 50%, pero España está a la cola de productividad. El salario tiene que estar influenciado por un baremo como la productividad, además de la inflación, el PIB, la economía global… Hay una serie de inputs que hacen que tú puedas decidir cuánto tienes que subir o cuánto tienes que bajar. En ese caso, esto no se ha hecho así.

"NO ES LO MISMO APLICAR EL SALARIO MÍNIMO EN MADRID QUE EN TERUEL"

P.- Y se ha acordado al margen del diálogo social…
R.- A nuestro juicio, se ha roto el diálogo social, algo que nos parece que es muy peligroso. Hasta el año pasado, estas cuestiones siempre se hacían dentro del marco del diálogo social. Y nos parece por eso muy peligroso que ahora se rompa esa dinámica. En Aragón tenemos una fortaleza increíble en ese sentido. La paz social que estamos demostrando desde hace más de 30 años y lo que estamos trabajando los agentes sociales con el Gobierno de de Aragón es algo muy importante para vender de cara a los inversores. En este momento hay convenios colectivos que son fruto de la negociación colectiva que han quedado por debajo del SMI. Eso es muy peligroso. Pedimos a la administración y en este caso al Gobierno de España que tenga en cuenta el tamaño de la empresa y la población. No es lo mismo aplicar el salario mínimo en Madrid que en Teruel ni tiene la misma incidencia. No es lo mismo repercutir cualquier tipo de legislación social y laboral en una empresa de 5.000 trabajadores que en empresas de 5 trabajadores, que son el 98% del tejido empresarial que tenemos en nuestra Comunidad.

P.- Es una cuestión similar a la reducción de jornada
R.- Efectivamente. Café con leche para todos, no. ¿Reducción de jornada, por qué, a cuento de qué y cómo y quién paga esto? Lo vamos a pagar las pymes. Hay empresas y actividades que van a turnos, que tienen que trabajar los fines de semana, donde la productividad ni tan siquiera alcanzan con las ocho horas que están haciendo los trabajadores. El café con leche no vale en esta materia. Hay empresas que ya están aplicando 35 o 36 horas porque su sistema productivo y su competitividad se lo permite. Y hay otras empresas que, con 40, ni llegan. Si le añades el incremento del SMI, negociación de los convenios colectivos que van a ir por una media de 4% con los atrasos que se han pagado de estos años y la incertidumbre en este momento que hay jurídica y política, muchas pymes y micropymes se van a quedar como están y no a contratar a nadie.

lorente cepyme
Lorente asume el "mea culpa" en nombre de todos los agentes sociales por el incremento de la siniestralidad laboral

"NO PUEDE SER QUE SÓLO EUROPA LLEVE LA BANDERA DE LA SOSTENIBILIDAD Y AHOGUE A LOS PROPIOS EUROPEOS"

P.- Todo esto viene de un 2023 en el que ha seguido la guerra en Ucrania, se le ha sumado la de Gaza, los problemas del transporte marítimo… ¿Cómo están respondiendo las pymes?
R.- Qué resistencia tenemos las empresas y, sobre todo, las pequeñas. Con la que está cayendo fuera, aquí seguimos, abriendo la puerta, la persiana, dando servicio y produciendo. Esta crisis es externa al ámbito económico. Las empresas están fuertes y preparadas, tras haber pasado una pandemia, donde ya se reorganizaron muchas y se han empezado a digitalizar. Están viendo que tienen que sacar sus productos fuera, diversificar e innovar. Están buscando y captando personal, afrontando sus relevos generacionales. Y eso lo hacen al margen del Gobierno de turno que tenemos y de las oleadas que nos están viniendo de de fuera, afortunadamente.

P.- Esta semana estamos viendo las protestas del campo. ¿Qué le parece sus reivindicaciones?
R.- Que protesten los agricultores y los ganaderos me parece de recibo. No puede ser es que Europa lleve por bandera la sostenibilidad y nos ahogue a los propios europeos. Estamos exigiendo a nuestros agricultores unos estándares de calidad, salud, sanidad y medioambientales de nivel 100, pero luego estamos haciendo acuerdos con terceros países y nos está entrando fruta y verdura de Marruecos, arroz de la India y fruta de Brasil, que esos estándares de sostenibilidad medioambientales no los están cumpliendo y que además tienen unos salarios muy por debajo de los europeos. Lógicamente, eso va a hacer que estas personas exploten. La sostenibilidad es una carrera sin límites en la que nos tenemos que subir, pero claro, no se puede subir solamente a Europa. ¿Qué están haciendo Estados Unidos, China y el norte de África? Solo nos preocupamos nosotros. Dicho esto, manifestarse sin previo aviso, con llamadas de Whatsapp y generar las dificultades en los trabajadores que nos acercamos a trabajar a nuestros puestos de trabajo… Esa raya es muy delgada, como todas las huelgas, pero se tienen que pedir autorización. Lo demás es atrapar a la ciudadanía como rehén, y en eso no estoy de acuerdo.

"COMBATIR LA SINIESTRALIDAD LABORAL ES UN COMPROMISO DE TODOS"

P.- ¿Cómo están siendo los primeros meses del nuevo Gobierno?
R.- Diría que muy fluidas. Cepyme siempre ha tenido una relación muy cercana con el Gobierno de Aragón porque tanto Javier Lamban como Jorge Azcón entienden que la figura de los agentes sociales es primordial. Si nosotros podemos vender la marca Aragón, y hay empresas y compañías multinacionales que quieren venir a Aragón es porque aquí hay paz social. En otras comunidades autónomas no la hay. Eso es fruto de los acuerdos y el diálogo permanente que tenemos los agentes sociales, CCOO, UGT, Cepyme, y CEOE con el Gobierno. Nada más tomar posesión, la propia consejera Mar Vaquero nos citó de manera individual. Las relaciones son muy fluidas y entienden muy bien que las empresas no somos el problema, sino la solución a los problemas.

mjlorente
María Jesús Lorente tomó el relevo de Aurelio López de Hita al frente de Cepyme Aragón

P.- Una de las prioridades actuales del nuevo Gobierno es frenar la siniestralidad laboral. Esta semana conocíamos dos nuevos fallecidos. ¿Qué se puede hacer desde las pymes para ayudar a acabar con esta lacra?
R.- Es un tema que nos ocupa, nos preocupa y le tenemos que poner freno. Venimos de una pandemia y pospandemia donde la actividad y el tráfico descendieron. Eso ha significado, es cierto, una cierta relajación y ahí tenemos que entonar el mea culpa. Yo, desde luego, entono el mea culpa, como lo hacen el resto de mis compañeros del diálogo social. Nos hemos relajado como sociedad. Debemos estar permanentemente comentándole a los trabajadores, a las pymes y a los autónomos que el trabajo es algo muy preciado, pero que se puede perder la vida. Todos somos parte de la solución, todos tenemos que poner de nuestra parte, asumiendo la responsabilidad. Estamos intentando poner en marcha todos esos protocolos que dieron tan buenos resultados. Aragón lideró el “cero accidentes”. Desde el Gobierno tenemos compromiso y un importante presupuesto para ponerlo en marcha y esperemos que a final de año dé sus frutos. Es un compromiso de todos. Nos hemos relajado, eso no puede ser y aquí es una responsabilidad que tenemos que asumir todos.

"LAS EMPRESAS TENEMOS PASIÓN POR LO QUE HACEMOS"

P.- Pese a todo, ¿lanza algún mensaje de optimismo para el futuro?
R.- Si no lanzamos un mensaje optimista, no me pondría a trabajar. Las empresas somos resistentes. Cuando alguien decide poner en marcha un negocio, ya sabe que no es un camino de rosas, pero es su pasión. Desde esa pasión y ese espíritu optimista, habrá empresas durante mucho tiempo. Tenemos que trabajar en el crecimiento de estas empresas. El tejido empresarial lo conforman autónomos, micropymes y las pequeñas empresas de entre cero y nueve trabajadores. Debemos trabajar en el crecimiento, y por que las empresas pequeñas se diversifiquen, se profesionalicen e innoven, pero tenemos pasión por lo que hacemos.

P.- ¿Qué le queda por hacer en los próximos años de legislatura?
R.- Para mí, creo que han pasado muchísimas cosas y que llevo aquí ocho años. Me queda mucho por hacer. Cepyme cumple 45 años, ha estado junto a la sociedad y apoyando a la sociedad en toda esta trayectoria que ha sido la transformación de España y de la Comunidad, pero es verdad que tenemos que ponernos a otro nivel. Las empresas ya no son las mismas ni demandan lo mismo. Tenemos que estar más cerca y trabajar más el territorio. Deben sentir las asociaciones que forman parte importante de nuestra actividad. Tenemos que comunicar más y mejor. Hay muchísimas cosas todavía por hacer.