Los hoteles de Zaragoza esperan una ocupación del 72% este puente con la duda de la nieve

Las estaciones de Aramón, que normalmente abren sus puertas este puente, han condicionado parte de las reservas. Foto: Archivo
photo_camera Las estaciones de Aramón, que normalmente abren sus puertas este puente, han condicionado parte de las reservas. Foto: Archivo

Los hoteles de Zaragoza esperan para este puente de diciembre una ocupación del 72% en la capital aragonesa, aunque con la duda de cómo puede afectar la decisión de Aramón de mantener cerradas las estaciones de Cerler y Formigal-Panticosa. Su no apertura podría hacer que muchos visitantes cancelen su estancia en la ciudad o en el entorno o, al contrario, decidan seguir apostando por Aragón y cambien su reserva del Pirineo otros puntos de la Comunidad.

Así lo ha trasladado el presidente de Horeca Zaragoza, Antonio Presencio, en vísperas de un puente de diciembre que espera “importante”, alcanzando el 90% de ocupación en la noche del viernes al sábado, lo que sería una de las cifras más destacadas de todo el año en la ciudad. Asimismo, para para el jueves y el sábado se confía en rondar el 80%, a falta de las reservas de última hora, que han ganado protagonismo desde la pandemia. “Zaragoza, desde el alumbrado y la oferta cultural tan extraordinaria, es un destino muy atractivo y compartimos esa ilusión para atraer a visitantes”, ha señalado. Para el resto de la provincia, las previsiones se sitúan en torno al 50% para todo el puente.

Estas cifras son, según Presencio, “notablemente superiores” a las del año pasado, aunque reconociendo que es “difícilmente comparables” ya que, en 2022, los días 6 y 8 de diciembre cayeron en martes y jueves, lo que redujo su atractivo para salir a hacer turismo. De todas las visitas, un 85% serán turistas nacionales y un 15% extranjeros, algo también habitual en unos festivos como estos. “Estamos en la senda de la recuperación de la ocupación. Estamos satisfechos. Esperamos cerrar un año positivo de crecimiento”, ha expuesto.

En este caso, no se encuentra un perfil de turistas concretos, sino que se espera un “variado” de parejas, amigos, familias o grupos, además de eventos deportivos en próximas fechas. “Es muy heterogéneo. Si tenemos segmentos diversos y se compatibilizan, hacemos que el destino tenga una ocupación mayor. Si tenemos agenda en la ciudad, y en este caso hay, todos los segmentos tendrán cabida y demanda”, ha explicado.

Otro aspecto a destacar de Zaragoza, detalla Presencio, es el coste del alojamiento, que estaría “muy por debajo” de otros puntos turísticos del país, sin “un incremento representativo” en las últimas fechas. “Hay oferta para todos los bolsillos en la ciudad. Habrá viajeros que normalmente viajen en hostales y pensiones, como gente joven. Hay oferta variada y competitiva, en consonancia con los servicios que ofrecemos”, ha añadido.