La inflación se mantiene en Aragón como la más baja del país pese a crecer otro 2,7%

Los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas continúan muy por encima de la media, situándose en el 8,3%
photo_camera Los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas continúan muy por encima de la media, situándose en el 8,3%

La tasa anual de inflación en el mes de noviembre se situó en el 2,7% en Aragón, dos décimas más alta que la registrada en octubre, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se mantiene así como la más baja del país por segundo mes consecutivo, esta vez empatada con Extremadura, e incluso medio punto por debajo de la media nacional, que continúa su ralentización hasta el 3,2%.

No obstante, los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas continúan muy por encima de la media, situándose en el 8,3%, aunque supone el porcentaje más bajo en este grupo desde marzo de 2022, cuando estalló la guerra en Ucrania. De hecho, hace un año, el repunte se alzaba hasta el 16,1%, coincidiendo con el valor más alto en este mismo periodo.

En concreto, en comparación con noviembre de 2022, lo que más crece es, de nuevo, los aceites y las grasas, que se disparan un 43,3%, tres puntos menos que hace un mes, frenando seis meses consecutivos de subida. Igualmente, la carne de porcino sube un 17,4%, y las legumbres y hortalizas frescas repuntan 14 puntos en un mes. La leche, por el contrario, ha rebajado su crecimiento en un mes del 12,6% al 5%, mientras que el pescado fresco y congelado cae del 10,3% al 5,8%.

Otros precios que crecen significativamente, además de alimentos, son los de bebidas alcohólicas y tabaco, con un 6,9% anual, aunque baja medio punto en el último mes, y los restaurantes y hoteles, en el 5,4%. A cierta distancia se encontraban en noviembre en Aragón las comunicaciones, en el 3,3% en un mes marcado por las ofertas de tecnología en el Black Friday, o el ocio y la cultura, en el 2,6%.

En sentido contrario, los precios bajan considerablemente en vivienda, con una caída del 6,4% anual, debido, principalmente, a que los precios de la electricidad han descendido menos que en noviembre de 2022.