La economía circular moverá “cientos de millones de euros” en Aragón en los próximos años

veos-iberica-monzon
photo_camera VEOS Ibérica invertirá 75 millones de euros en Monzón

Los diversos proyectos de economía circular que están en cartera y que serán una realidad en los próximos años van a mover “cientos de millones de euros” por toda la Comunidad. Una filosofía que está impregnando al tejido empresarial de todo el territorio tanto de la mano de grandes empresas como de pequeños proyectos, que generan “empleos de calidad” y que se consolidan a largo plazo.

Así se ha puesto de manifiesto este martes durante una jornada organizada por el Ministerio para la Transición Ecológica, donde se ha puesto de manifiesto el “avance en buena dirección” de la Comunidad hacia una economía más sostenible. Entre los proyectos que se han puesto sobre la mesa, ha destacado la inversión de 75 millones de VEOS Ibérica, del grupo Vall Companys, en Monzón, donde construirá un nuevo edificio en su planta para la revalorización de la sangre procedente de los mataderos de porcino.

De igual forma, la economía circular emerge como una llave para frenar la despoblación, gracias a la creación de puestos de trabajo en el medio rural. “Donde hay empleo, hay personas. No lo olvidemos. La única manera de frenar la despoblación es tener empleo en el mundo rural. No hay otra forma. Esto traerá servicios y traerá todo, pero la única forma es traer empresas”, ha señalado la presidenta de la Comisión de Sostenibilidad y Economía Circular de CEOE Aragón, Avelina Bellostas.

LA ESTRATEGIA DE ECONOMÍA CIRCULAR, BASE DE LAS POLÍTICAS DE LA DGA

Para impulsar su desarrollo, Aragón diseñó una Estrategia de Economía Circular en 2015 sobre la que ha girado sus políticas en los últimos años. Pese al cambio de Gobierno, el consejero de Medio Ambiente, Manuel Blasco, ha garantizado la continuidad de esta hoja de ruta, más allá de poder “imprimir algún carácter distinto”, con el objetivo de fomentar la implicación del tejido empresarial y potenciar la generación de economía verde y sostenible en todo el territorio.

No en vano, para atraer empresas y proyectos al mundo rural y estimular la economía circular, es clave la aportación de ayudas y recursos por parte de las administraciones, como reconoce el consejero. “Hay que quitarse el sombrero ante cualquier persona que abre un negocio. Hay incentivos a las industrias, y son importantes, y probablemente debamos incrementar los incentivos a las empresas que se dedican al reciclado. Aparte de generar empleo, están haciendo una buena labor para la sociedad”, ha expuesto.

Porque el futuro asoma hacia una economía que apueste por la sostenibilidad y el reciclado. “No solamente se trata de eliminar residuos, sino que se puede hacer negocio. Conozco alguna planta de reciclaje de baterías que se veía como un problema medioambiental y hoy 200 personas trabajan en un pueblo reciclando baterías. Eliminamos un residuo contaminante y peligroso y hoy se recicla. Va a haber una gran línea de negocio para los empresarios que quieran apostar por este sector”, ha señalado.