La Cumbre Social reclama una moratoria para las familias que sufren pobreza energética

Cerca de un centenar de personas se ha concentrado a las puertas de la DGA para pedir un cambio en la política eléctrica y oponerse a la subida de la luz que, aseguran, pone en riesgo de pobreza energética a muchas familias. Calculan que un 15% de las familias aragonesas están en esta situación y reclaman una moratoria para solucionarlo.

Zaragoza.- Cerca de un centenar de personas se ha concentrado a las puertas del Gobierno de Aragón para pedir un cambio en la política eléctrica y rechazar la subida del recibo de la luz. Reclaman también una moratoria para dar solución a las familias que sufren pobreza energética.

En declaraciones a los medios de comunicación, Luis Clarimón, representante de CCOO en la Cumbre Social, que ha convocado el acto, ha insistido en la necesidad de una ley que busque soluciones a la pobreza energética porque “no se puede consentir que, con los beneficios que tienen las empresas eléctricas, a la gente se les corte la luz por no poder pagar en un Estado que llamamos de Bienestar”.

Clarimón ha advertido que el bono social de las eléctricas que utilizan unas 70.000 personas es “insuficiente”, añadiendo que se calcula que en torno el 15% de las familias aragonesas se encuentran en pobreza energética o está en riesgo de padecerla. “Esto significa que no pueden calentar sus casas, que no pueden cocinar ni tener unos servicios energéticos básicos que deberían asegurar los poderes públicos”, ha ejemplificado.

La Cumbre Social ha entregado a la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, un escrito para que lo eleve al Gobierno central con reclamaciones sobre la reforma del sector eléctrico y la subida de la luz que, a su juicio, es “insoportable” para familias y también para las empresas, ya que pone en riesgo su competitividad y los puestos de trabajo. "La reforma energética no sirve para resolver el déficit tarifario no para rebajar el precio del recibo de la luz y está enviando al paro a más de 30.000 personas que trabajan en las renovables", ha aseverado.

Más en ECONOMÍA