“Catastrófico”: la sequía ya deja pérdidas irreversibles del 80% en el cereal del valle del Ebro

El Ebro se encuentra ya en una situación límite a su paso por Zaragoza
photo_camera El Ebro se encuentra ya en una situación límite a su paso por Zaragoza

La sequía y la falta de lluvias continúan causando estragos en el campo aragonés. Sin apenas precipitaciones en toda la Comunidad en lo que va de año, el cereal, la ganadería extensiva y la apicultura se encuentran ya en una “situación catastrófica”, principalmente en el entorno del valle del Ebro, donde las pérdidas irreversibles ya alcanzan el 80% en los cultivos de cereal, mientras que el resto de la Comunidad también está en “estado muy grave”.

Así lo refleja un informe de UAGA-COAG, que cifra incluso en el 100% las pérdidas de los campos de secano en la provincia de Zaragoza. Las comarcas de Bajo Gallego, Belchite, Borja, Cinco Villas, Monegros Zaragoza, Huerva-Zaragoza, Ribera Alta del Ebro, Ribera Baja del Ebro y Tarazona tenían buenas expectativas, pero ya saben que no van a cosechar prácticamente. A ello hay que sumarle, además, los daños causados por la plaga de conejos.

En el regadío, las zonas que tienen restricciones de agua están “muy mal”, y los que tienen agua para regar deben de pagar un precio muy alto por ella. En Daroca, al ser una zona más húmeda la situación es menos grave, de momento se habla de estrés hídrico, mientras que en Calatayud todavía sería reversible, pero preocupa mucho la falta de lluvias.

En Cinco Villas, el cereal en el secano está al límite y en el regadío están con cupos de agua que van a dar para cubrir los cultivos de invierno (trigo duro, trigo blando y cebada), pero no para los de verano. Por tanto, va a haber merma muy importante de siembra de hectáreas de maíz, girasol y arroz, así como imposibilidad de producción de forrajes (alfalfa, festuca). Los leñosos (fruta, viña, almendro y olivo) van aguantando.

PROVINCIA DE HUESCA

Por su parte, en la provincia de Huesca hay un “alto pesimismo” entre los agricultores, ya que la falta de lluvias afecta a toda la provincia, incluida la zona de montaña. La cosecha de cereal en las zonas de secano (principalmente comarcas de Monegros, Bajo Cinca, y Somontano) está en “situación agravada” al no haberse producido precipitaciones, siendo inviable recoger. En cuanto a la producción de fruta, en el caso que hubiera cupos, esos frutales no darán cosecha.

En el arroz, los agricultores se están planteando sembrar un 20% de la superficie destinada a este cultivo por la escasez de agua, centralizándose los cultivos en los Monegros y en Cinco Villas. También se encuentra en “grave peligro” la ganadería, debido al alto número de granjas de porcino que necesitan importantes cantidades de agua todos los días.

TERUEL, SIN PREOCUPACIONES, DE MOMENTO

Mientras, el cereal de Calamocha y Teruel, que en zonas altas y frescas todavía aguantaba, ya se encuentra en situación “muy crítica”. En el regadío, también están teniendo problemas para regar en el Jiloca por las dificultades de aprovechamiento y gestión del agua.

En las comarcas orientales (Andorra, Bajo Aragón, Bajo Martín, Matarraña, Gudar-Javalambre) la situación de los cultivos es igual a la de otros años y no hay preocupación por sequía. El problema está en las heladas de las últimas semanas que han castigado mucho a los frutales y también a los almendros en algunas localidades del Bajo Aragón.

GANADERÍA EXTENSIVA

En ganadería extensiva y pastos, en los montes de secano la situación es muy complicada. La cabaña de ovino no tiene apenas alimento y en las praderas del Pirineo si no llueve la situación también estará complicada para el vacuno y el ovino. Esta situación de falta de alimento provocará que el precio de los forrajes se dispare. Se estima que el pienso alcance altos precios, por lo que este año los ganaderos, entre el sobrecoste del pienso y el de la paja, van a tener muchos problemas para alimentar y mantener a los animales. “Será un ejercicio de supervivencia, en lugar de realizar engorde”, expone el informa de UAGA-COAG.

Más en ECONOMÍA