Benito Tesier: "Los jóvenes tienen un talento digital muy necesario para el futuro de la industria"

Benito Tesier
photo_camera Benito Tesier, presidente de la FEMZ

Benito Tesier es el nuevo presidente de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ), que nació en 1977 y brinda un servicio integral a sus asociados, desde formación hasta asesoramiento. Como nuevos retos, Tesier apunta hacia la captación de talento joven para acabar con la problemática de la mano de obra, así como abrir la Federación para mostrar su actividad al exterior. También coge las riendas en un momento clave, con la negociación de un nuevo convenio.

PREGUNTA.- ¿Qué es la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza?
RESPUESTA.- La Federación del Metal aglutina subsectores muy importantes dentro de lo que son las empresas motrices de Aragón. Por ejemplo, los electricistas, fontaneros, concesionarios de vehículos, los talleres de reparación, autónomos y toda la industria del metal en su conjunto y también el comercio del metal.

P.- ¿Cuándo nace esta Federación y cuál era su principal objetivo? ¿Sigue siendo el mismo?
R.- La Federación nace en 1977 por la inquietud de los empresarios que decidieron que tenían que unirse para intentar proteger sus intereses y ayudarse recíprocamente en lo que eran las dificultades de aquel momento. Ese espíritu se ha mantenido durante todos estos años.

Hoy la Federación de por sí es un centro donde se comparte esa preocupación de las empresas y empresarios, donde se intenta ayudar a los colectivos miembros intentándoles apoyar en aquellas áreas donde tienen dificultades y en las que se encuentran en este momento con mayores incertezas.

La Federación representa a más de 5.000 empresas

P.- ¿Con cuántos asociados cuenta la FEMZ?
R.- El ecosistema que tenemos dentro de la Federación es la representación de más de 5.000 empresas, aproximadamente 9.000 autónomos y más de 70.000 empleos. Asociadas realmente en este momento están cerca de 2.000 empresas.

Nuestro objetivo es ir incrementando ese nivel de asociados, ya que la Federación además es una institución que se financia por sus propias cuotas. Aumentar los asociados demostrará la efectividad con la que se está trabajando y, de alguna forma, que se están defendiendo sus intereses y que ven atractivo el asociarse para mantener una Federación fuerte y unida.

P.- Para lograr ese incremento, ¿qué tienen que hacer las empresas para asociarse?
R.- El proceso es muy sencillo, basta con ponerse en contacto con la asociación. No se requiere ningún requisito especial más allá que formar parte de estos subsectores que he nombrado anteriormente, y automáticamente presentando una información relativa a la empresa muy sencilla uno forma parte de la federación. Y ya automáticamente puede utilizar todos los servicios a 360 grados que se dan en la federación.

P.- ¿Y cuáles son las ventajas de ser asociado?
R.- Son muy variadas. La más importante es que en la Federación se negocian los convenios que afectan a todos estos subsectores y consecuentemente afectan a estos empleos. Evidentemente representa y defiende los intereses de las empresas en áreas donde ellas no pueden defenderse por sí solas. Digamos que este es el elemento capilar de unión de las actividades.

Aparte de las actividades de convenio hay servicios de todo tipo desde formación, ayuda laboral, ayuda de derecho laboral, derecho mercantil etc. Se le da todo tipo de servicio integral a 360 grados que pueda necesitar una empresa.

P.- ¿Cuál es el peso de la industria del metal en la economía aragonesa?
R.- La industria en general en Aragón está compuesta principalmente por el motor de la automoción. Luego también hay otros subsectores importantes que también aportan su peso. Si segmentamos, en automoción hay más de 25.000 empleos y supone prácticamente el 12% de aportación al Producto Interior Bruto y toda la industria en su conjunto supera el 20% del PIB de Aragón.

En automoción hay más de 25.000 empleos y supone prácticamente el 12% de aportación al Producto Interior Bruto

Evidentemente es una región que ha conseguido los objetivos que marcaba Europa de superar el peso de la Industria en su conjunto, superior al 20% para tener unas ratios que demuestren que es una autonomía que afronta el futuro con una diversificación adecuada para ser sostenible desde un punto de vista económico.

No todas las regiones españolas cuentan con este dato, creo que es el País Vasco la que está por encima de nosotros. En Aragón hemos demostrado durante el tiempo que tenemos un músculo importante en la industria y hemos demostrado vencer las diferentes dificultades y los distintos ciclos negativos que hemos ido viviendo.

P.- Y en cuanto a las exportaciones, ¿qué datos hay?
R.- Está muy diversificado porque dependiendo de las características de cada empresa las situaciones son muy diferentes. Pero sí que es cierto que vemos que cada vez más hay una vocación exportadora y una atracción de los productos made in Aragón. Nuestras empresas han conseguido durante estos años alcanzar una gran solidez y por supuesto una gran credibilidad en los mercados internacionales.

No puedo destacar un mercado especial ni una casuística concreta porque depende de las características de cada empresa. Pero por ejemplo en el sector de la automoción más del 80% de la facturación, incluida la facturación de nuestro constructor de vehículos Stellantis van a mercados internacionales. Con lo cual, tenemos un buen peso en los mercados de exportación.

P.- La inflación ha azotado el tejido económico, ¿cómo ha afectado a la industria?
R.- Venimos de unos años que han sido años muy complejos, dentro del sector empresarial lo denominamos como los años de la tormenta perfecta. Jamás en la historia habíamos tenido que vivir una pandemia en el 2020 y acto seguido cuando arrancamos la actividad económica, industrial y empresarial nos vemos abocados a una crisis de materias primas, a una crisis energética, de tensión en las cadenas de suministro, logística transoceánica etc. Todo junto y prácticamente al mismo tiempo.

Esto tiene mucho que ver con la inflación porque evidentemente a las empresas no les ha quedado otro remedio más que reaccionar ante unos costos que no podían absorber internamente y que han tenido que trasladar a los mercados. Así en la distinta cadena de valor para así llegar al consumidor final.

El consumidor final está viendo como claramente cada día cuando sale a hacer sus actividades diarias con los mismos euros puede hacer menos cosas y de ahí pues que el peso de la inflación esté dañando de alguna forma la economía familiar.

P.- ¿Cómo se lucha desde la Federación contra estos efectos de la inflación?
R.- El pasado convenio que negociamos las empresas demostramos una posición muy solidaria con todos nuestros colaboradores. De hecho, ahora hemos cerrado con las organizaciones sindicales la compensación de atrasos y prácticamente van a recuperar la totalidad del IPC. También la totalidad de los incrementos y consecuentemente la compensación de ese efecto negativo de la inflación.

También añadir que la inflación nos afecta a la competitividad y es algo que antes o después tendremos que repercutir en los precios a los mercados. Yo confío en que empecemos poco a poco a que esta tensión que estamos viviendo en los mercados se relaje y que la inflación, tendiendo en el tiempo, vaya de alguna forma reduciéndose y llegando a unos niveles de normalidad como hemos vivido en ciclos anteriores.

Espero que no tengamos que llegar a una deflación, que sería el efecto contrario. Un efecto donde de alguna forma empezamos a tener ratios negativas, que eso nos llevaría a otros tipos de problemas que sería mejor si los evitáramos.

P.- Acaba de ser elegido presidente de la Federación, ¿qué retos aborda?
R.- Primero en el de la formación, porque consideramos que estamos ante una transición tecnológica y digital que nos va a afectar de forma muy rápida a nuestras empresas. Lógicamente tenemos que trabajar adecuadamente el campo de la formación para que nuestros jóvenes salgan lo mejor preparados posibles para estar operativos en nuestras empresas en la mayor brevedad posible.

Tienen un talento digital, son generaciones que nacen con ese talento que no tenían las anteriores, y va a ser muy necesario en nuestras empresas para afrontar los retos de futuro. Pero a su vez, tenemos que intentar que también el tejido industrial y empresarial sea atractivo para ellos. Por lo tanto, ese es uno de los ejes que nosotros queremos trabajar para cubrir una de las necesidades que estamos teniendo en estos momentos en las empresas, que es cubrir las vacantes de talento.

P.- ¿Y el resto de ejes en los que se trabajará?
R.- Otro de los ejes en los que queremos trabajar es que la Federación esté cada vez más cerca de las empresas. También en que sea el foro de debate, por lo tanto, vamos a trabajar en abrir la Federación al exterior. Hasta hoy era muy de trabajar dentro de casa y exteriorizar poco sus actividades. Pues poco a poco a través de foros, encuentros… queremos que tenga y cubra ese papel exterior no solamente en nuestro ecosistema sino también en la sociedad.

Por último, nos gustaría conseguir que de alguna forma pudiéramos trabajar en distintas comisiones, especializando las diversas áreas de actividad de la empresa. En definitiva, un rejuvenecimiento en toda regla de la propia Federación aportando valor y siendo reconocido ese valor por parte del tejido empresarial.

P.- La mano de obra es uno de los problemas que señalan los empresarios, ¿la solución pasaría por atraer ese talento juvenil que ha mencionado?
P.- Sin duda ese es uno de los puntos clave, otro es trabajar con las instituciones responsables de la formación. La parte de atracción de talento también es importantísima. Nuestros jóvenes en general han abierto también su modo de ver el futuro. Quizás hace treinta o veinte años, razonábamos de una manera más tradicional, hoy poco a poco el mundo digital está ofreciendo muchísimas posibilidades que está haciendo que los jóvenes también hayan perdido parte del atractivo que tenía la industria y la empresa para ofrecerles una alternativa de futuro.

Ese espacio lo tenemos que recuperar, tienen que ver que también dentro de un mundo digital se puede aportar al mundo empresarial e industrial. En definitiva, que vayan viendo que a través de su desarrollo personal y profesional en la industria y en la empresa pueden aportar mucho a su región y también a su país. Es lo que de alguna forma todos necesitamos, ser más competitivos como talento en nuestros colaboradores para que nuestras empresas sean más competitivas.

P.- Está pendiente la firma de un nuevo Convenio del Metal, ¿en qué punto se encuentra?
R.- Nosotros como Federación del Metal no dejamos de dialogar continuamente con las organizaciones sindicales, lo hacemos permanentemente y creemos que es el camino que se tiene que hacer. Un convenio no es algo que se negocia en un momento cero y luego se mete en un cajón y no se vuelve a hablar de él hasta que acabe el periodo. Un convenio y un ámbito de relaciones laborales es algo vivo que requiere que tenga unas conversaciones continuadas.

Es algo en lo que tenemos que seguir. Es cierto que ahora abrimos un periodo y un ciclo nuevo de convenio en el cual continuaremos con nuestro espíritu de negociación, intentando ver las problemáticas de ambas partes y buscando de nuevo todo aquello que nos une y limando las asperezas de lo que nos pueda generar algún pequeño alejamiento de nuestro acuerdo.

P.- ¿Hay algo más que le gustaría añadir?
R.- Sin duda, quiero lanzar un cierto mensaje de optimismo. Hemos pasado unos años muy difíciles y yo creo que tenemos que mirar al futuro. Creo que lo peor ya lo hemos pasado, han sido años que nos han puesto a la prueba y ha sido un reto que hemos superado como sociedad y como mundo empresarial.

Lo que nos queda por delante es un mundo apasionante, un mundo en continuo cambio que quizás se está acelerando por esa transformación digital y tecnológica que estamos viviendo en todos los campos.

Los tenemos que afrontar con optimismo y una mayor credibilidad en nuestro potencial. Aragón lo tiene, hemos hecho muchas cosas bien durante estos años. Hemos demostrado que estamos compitiendo de una forma global, con el mundo entero. Y me gustaría lanzar este mensaje de optimismo para el futuro, que juntos podemos y que la sociedad aragonesa va a demostrar una vez más que está a la altura de las circunstancias y de los retos que se nos pongan por delante.

Más en ECONOMÍA