Aragón ingresará 30 millones con un nuevo impuesto a los parques eólicos y fotovoltaicos

Lambán ha participado en una reunión en la localidad turolense de Alfambra con representantes de tres asociaciones de municipios
photo_camera Lambán ha participado en una reunión en la localidad turolense de Alfambra con representantes de tres asociaciones de municipios

El Gobierno de Aragón ha redactado ya el Anteproyecto de Ley por el que se crearán los impuestos medioambientales sobre la explotación de parque eólicos y fotovoltaicos en la Comunidad Autónoma de Aragón, además de modificar el impuesto medioambiental sobre las instalaciones de transporte de energía eléctrica de alta tensión. No obstante, este trabajo se encuentra pendiente de informes sectoriales.

Con ambos impuestos se prevé una recaudación aproximada de entre 27 y 31 millones de euros de la explotación de parques eólicos y fotovoltaicos. Se regulará la generación de afecciones e impactos ambientales y visuales en el entorno natural de la Comunidad Autónoma de Aragón por la explotación de parques eólicos y fotovoltaicos, tratando de contribuir preservar el medio ambiente en su consideración de bien protegido. No obstante, la Comunidad eximirá de impuestos las instalaciones para autoconsumo sin excedentes y las instalaciones de potencia inferior a 500 kW.

Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, en una reunión en la localidad turolense de Alfambra con representantes de tres asociaciones de municipios para la gestión de las energías renovables: la Asociación Altiplano Renovables, la Asociación Viento Alto Renovables y la Asociación Majalinos Renovables. En el encuentro ha estado también presente la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales, Mayte Pérez.

El presidente ha defendido el modelo energético propio que cuenta ya con normativa para potenciar la capacidad de generación de renovables que hace de Aragón una comunidad puntera, capaz de atraer inversiones empresariales. Lambán ha recordado que el objetivo es ser autosuficientes y abaratar la factura de familias y empresas aragonesas. Además de planificar redes, se potencia el consumo de cercanía y, especialmente, del autoconsumo, en una iniciativa pionera en el marco autonómico español, que presenta unos objetivos “ambiciosos, innovadores y solidarios como la creación de un Fondo aragonés de solidaridad energética que incorporará medidas de inversión compensatorias a los territorios que soportan las cargas territoriales, paisajísticas y ambientales que estas generan”.

En este sentido, Lambán ha explicado que la finalidad de crear dos nuevos impuestos se incardina en el compromiso de sostenibilidad de todas las políticas del Ejecutivo, y, de la misma forma que se sigue una estricta aplicación de la normativa en materia de instalación, también la explotación de las plantas de renovables deberá ser cuidadosa por las posibles afecciones al medio ambiente mediante la explotación selectiva, la degradación o la lesión de los recursos naturales.

Precisamente, los ingresos obtenidos por la recaudación de los impuestos medioambientales se destinarán, deducidos los costes de gestión y colaboración, a la financiación de medidas preventivas, correctoras o restauradoras del medio ambiente explotado, degradado o lesionado.

Más en ECONOMÍA