Tres patrimonios aragoneses se suman a la Lista Roja de Hispania Nostra

La iglesia de Santiago el Mayor, la ermita de Santa Cristina y el órgano musical de Cabra de Mora acaban de ser incluidos en la Lista Roja de Hispania Nostra
ermita

Abandonados, arruinados y sin ningún mantenimiento. Así se encuentran la iglesia de Santiago el Mayor, situada en Moltabán (Teruel); la ermita de Santa Cristina, situada en la Puebla de Albortón (Zaragoza), y el órgano musical de Cabra de Mora, situada en Huesca. Tres elementos patrimoniales de Aragón que acaban de ser incluidos en la Lista Roja, elaborada por Hispania Nostra, que recoge los más de 1.200 monumentos españoles que se encuentran en riesgo de destrucción, desaparición o alteración de sus valores.

IGLESIA DE SANTIAGO EL MAYOR, MONTALBÁN

iglesia
Iglesia de Santiago el Mayor, Montalbán, Teruel

La iglesia de Santiago el Mayor se empezó a construir en el siglo XIII por orden de Pedro II de Aragón, encomendada al maestre Fernando González. Durante el reinado de Alfonso V, en el siglo XIV, se edificó un nuevo templo tras haber sido entregado en 1210 a la orden militar de los Caballeros de Santiago, convirtiéndose en la sede de la Encomienda de la Orden de Santiago, que tenía como principal cometido la lucha contra los musulmanes.

Además, la iglesia, que formaba parte del conjunto defensivo del castillo, ha sufrido los estragos de las guerras a lo largo de la historia, como la guerra de la Independencia, las Guerras Carlistas y la guerra Civil del siglo XX.

En 2018, el consistorio municipal ya alertó de la caída de las cerámicas de la decoración mudéjar y de las tejas que se habían desprendido a causa de la acumulación de nieve en la cubierta del templo. A pesar de su recuperación en 1950, la cubierta y los exteriores de este templo turolense se están volviendo a deteriorar.

Asimismo, el interior presenta visibles daños como el desprendimiento de piezas de yeso que formaban parte de la decoración de las bóvedas. Se aprecia también un acusado deterioro de las pinturas murales medievales, así como un necesario acondicionamiento de suelos, techos y paredes que cuentan con desconchones, humedades y grietas.

A principios del 2023, se informó que en este año se realizarían los proyectos de conservación y restauración de la decoración mural de la nave y de la cabecera de la iglesia. No obstante, no hay nuevas noticias al respecto.

ERMITA DE SANTA CRISTINA, ZARAGOZA

ermita
Iglesia de Santa Cristina, Puebla de Albortón, Zaragoza

La ermita de Santa Cristina, situada en la Puebla de Albortón, es un monumento antiguo situado en medio de una colina de suave pendiente. Se trata de un templo de una sola nave con una estancia previa que actúa a modo de nártex. Además, cuenta con un pequeño ábside de planta semicircular, delimitado por un arco fajón.

El exterior del ábside se sustenta con contrafuertes, así como parte de los muros laterales de la ermita. Los materiales compositivos de la estructura corresponden a piedra de sillería y tejas en la cubierta que aún prevalece recubriendo el ábside. La única ornamentación que perdura son las pinturas murales del siglo XVIII en la bóveda y paredes del ábside.

ÓRGANO MUSICAL DE CABRA DE MORA, HUESCA

órgano
Órgano musical de Cabra de Mora, Huesca

El órgano, situado en la iglesia de Santa María y San Miguel de Cabra de Mora, fue construido por Vicente Sospedra en el año 1788. Este elemento no sufrió ninguna intervención durante los siglos XIX y XX, a excepción de una reparación de los fuelles, en 1880. De hecho, se salvó de las llamas durante la Guerra Civil española, pero después de la contienda quedó relegado al abandono y dejó de funcionar a principios del siglo XX.

Se trata de un órgano barroco del siglo XVIII, de «cajón», con apariencia de cuadrilátero cerrado en todas sus partes. La caja es funcional, está poco ornamentada, presenta terminaciones en capitel y pilastras labradas y muestra un dibujo en forma de V que marca la tubería de las calles de la fachada. Tienen un teclado es de cuarenta y siete notas, un pedal de contras de siete notas y tres fuelles cuneiformes de cinco pliegues sobre bastidor elevado.

Este órgano presenta características técnicas musicales específicas que lo hacen único en cuanto a su fabricación. Tiene además, un estilo sonoro evolutivo entre el Barroco y el Romanticismo y se conserva original casi en su totalidad, (caja, mecánica, secreto y fuellería). No obstante, de la tubería de metal se conserva solo el cincuenta por ciento aproximadamente. Actualmente está deteriorado y en desuso, se encuentra cubierto de polvo y suciedad, y en la madera se observa patología por insectos xilófagos (carcoma).