Los Reyes Magos viajan desde Oriente y llenan Zaragoza de ilusión y nervios para esta noche

Cabalgata de Reyes
photo_camera Los Reyes Magos han llenado de magia e ilusión las calles de Zaragoza

Surcando un cielo zaragozano que amenazaba lluvia y con un cierzo que se empezaba a levantar peligrosamente, aterrizaban este viernes los Reyes Magos en La Romareda ante los ojos brillantes y las sonrisas de miles de niños que no se podían creer estar viendo en persona a los mismísimos Melchor, Gaspar y Baltasar. Lo hacían pasadas las 16.15 con el "Viva la vida" de Coldplay y gracias a la colaboración de pequeños y mayores que encendían las linternas de sus móviles y agitaban pañuelos para guiarles hasta la pista de aterrizaje.

“¡Baltasar, tráeme la Switch!", se oía desde las gradas del estadio. Algunos no perdían oportunidad y a pesar de haber entregado la carta incluso por partida doble, no podían dejar de expresar sus deseos a los magos de Oriente. A ellos, todavía les quedaba una larga noche y a aquellos que esperaban con ansias sus regalos también, pues ya se sabe que hoy es imposible pegar ojo.

Sus Majestades de Oriente han sido recibidos por la alcaldesa, Natalia Chueca, la alcaldesa infantil, Henar Chinchilla, y otros miembros de la corporación y han dicho estar "muy felices" de volver a una ciudad "tan bonita como Zaragoza". Y es que, a pesar de que el viaje ha sido "muy largo", en el helicóptero de la Policía Nacional no se viajaba nada mal. "Espero que todos hayáis escrito vuestras cartas y los que no las den ahora a los carteros reales en la cabalgata. Ya sabemos que estos días antes de que llegásemos os habéis portado muy bien, pero eso tenéis que hacerlo todo el año. Debéis hacer caso a papá, mamá, los tíos, abuelos y también a los profesores", ha dicho Melchor sin olvidarse de todos los niños que este año "están malitos y nos ven desde el hospital".