Ramas, troncos o rocas toman forma de exposición en la Casa de los Morlanes

"Plexus" se podrá disfrutar desde el 15 de febrero hasta el próximo 14 de abril
plexus-5
photo_camera "Plexus", la nueva exposición de la Casa de los Morlanes, estará hasta el próximo 14 de abril.

Los alrededores de Zaragoza han sido escenario de los paseos de Sylvia Pennings y José Ramón Magallón Sicilia durante el último año. Numerosos desvíos les han permitido observar y ser partícipes de la existencia de una continuidad natural en un entorno rico en contrastes que se inicia con los espacios de sutura que existen entre la ciudad y el mundo rural que la envuelve, y sigue en la frondosidad de los bosques salvajes de ribera o en la aridez de la estepa.

Precisamente de su experiencia del paseo dan testimonio en diferentes obras estos dos artistas. A través de diferentes formatos como las fotografías o las esculturas, hoy han inaugurado su exposición “Plexus” en la Casa de los Morlanes. A través de materiales encontrados como ramas, troncos y piedras, Pennings y Magallón cumplen con la profecía de Allan Kaprow: “Descubrirán a través de las cosas ordinarias el significado de lo ordinario. No intentarán hacerlas extraordinarias sino sólo exponer su significado real. Pero a partir de esto encontrarán lo extraordinario”.

La sala de exposiciones de Casa de los Morlanes (plaza de San Carlos, 4) acoge desde el 15 de febrero y hasta el próximo 14 de abril la exposición de los artistas Sylvia Plennings y José Ramón Magallón Sicilia titulada “Plexus”, del latín: tejido, entrelazado, imbricado, complejo. Presentan al visitante un proyecto multidisciplinar que establece un paralelismo entre un territorio aparentemente fragmentado y desconectado y la percepción actual del mundo que nos rodea.

plexus-10
La sala de exposiciones de Casa de los Morlanes acoge desde el 15 de febrero y hasta el próximo 14 de abril esta exposición.

En palabras de la propia consejera de Cultura, Sara Fernández, se ha referido a esta exposición durante su presentación como algo “terapéutico”. La propia Sylvia Pennings ha remarcado esa idea de que con esta muestra pretenden “recordar nuestra conexión con la naturaleza”.

La muestra, con el propósito de observar y atender de otro modo nuestra relación con la naturaleza, está integrada por más de 20 piezas entre vídeos, proyecciones, fotografías, dibujos e instalaciones que han realizado con los materiales encontrados durante los paseos de estos dos artistas por los alrededores de la ciudad y que les han servido para poder observar y ser partícipes de la existencia de una continuidad natural en un entorno rico en contrastes, entre la ciudad y el mundo rural que la envuelve.

UN PASEO EMOCIONAL Y SENSORIAL POR LA NATURALEZA

El punto de partida de esta exposición es observar la realidad que nos rodea como un todo, como algo muy distinto a la suma de sus partes, y para ello el término municipal de Zaragoza en su diversidad, nos ofrece el contexto necesario para desarrollar una nueva visión integradora del espacio, donde se disuelven las fronteras y todo está conectado.

plexus-6
Está integrada por más de 20 piezas entre vídeos, proyecciones, fotografías, dibujos e instalaciones.

Un tramado de ramas encontradas, sin voluntad de configuración, anuncia el comienzo del paseo que Sylvia Pennings y José Ramón Magallón Sicilia proponen. Es la red de la que participan el resto de las obras que el caminante de esta exposición, configurada formal y visualmente como si de un único sendero se tratara, irá encontrando a lo largo del camino.

Para los artistas, “no son caminos lo que traemos a esta exposición, es la acción misma de caminar y lo que ahí sucede. La emergencia de conceptos como: conexión, interdependencia, refugio, equilibrio, fragilidad, deterioro, ruido, ausencia, tiempo y sus interrogantes es lo que nos ocupa y es lo que ha dado forma a las piezas que presentamos y que, salvo las realizadas en soporte audiovisual, en su mayoría hemos realizado con sencillos materiales encontrados en la naturaleza cercana”.

plexus-7
Sylvia Pennings y José Ramón Magallón Sicilia son los artistas detrás de esta exposición. 

La marcha sigue el camino que marca el espacio expositivo, ocupado por las imágenes que Magallón Sicilia y Pennings han grabado en vídeo de su propio paseo, a las que sigue la instalación de corteza de troncos de árboles, que junto a las pinturas sobre papel, recuperan sonidos, formas, luces y sombras, hasta desembocar en la estancia que acoge la escultura de un tronco de árbol apoyado sobre piedras, en frágil e inestable equilibrio. El interés que guía este proyecto, más allá de acentuar poéticamente determinados aspectos de los lugares transitados y de las emociones experimentadas, es evidenciar el problema y mostrar con una visión crítica la evidente desconexión del ser humano con la naturaleza y el resto de de especies.