Isabel Coixet: "Sara Mesa es una de las voces más potentes y originales de la literatura contemporánea"

Isabel Coixet
photo_camera La directora y productora de "Un amor" en Zaragoza

Cuando la productora Marisa Fernández Armenteros leyó "Un amor" de Sara Mesa pensó en Isabel Coixet para llevarla a la gran pantalla, pues solo la cineasta podría dirigir el sexo tal como está escrito en la novela, sacando la carnalidad y huyendo de lo cursi. Isabel Coixet no cayó en eso de lo carnal pero sí que sintió una "electrificación" con Nat, la protagonista de la novela. Una treintañera que escapa de su vida en la ciudad para irse a lo más profundo de la España rural con la única compañía de un perro salvaje y tosco. "¿Pero a quién diantres le va a interesar esta adaptación?", pensó Coixet entonces. Hoy la película ha superado los 80.000 espectadores, nada mal para hablar de cine independiente, y se posiciona como una de las favoritas para los Feroz 2024 con siete nominaciones, incluyendo la de mejor dirección, mejores actores protagonistas y mejor guion. De todo esto y mucho más han hablado ambas en una nueva edición de "La buena estrella" en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.

Dijo Sara Mesa que su protagonista era uno de los personajes femeninos más odiados de la literatura y hace poco hizo un coloquio en la Universidad Complutense de Madrid sobre los odiadores de Nat. Y precisamente eso fue lo que fascinó a Coixet. "He sido Nat en muchos momentos de mi vida. La gente juzga desde un lado e superioridad moral al personaje. Hay muchas personas que sienten como un rechazo a la manera en que ella se comporta, la juzgan, la juzgan de la misma manera que lo hace la gente a su alrededor en toda la novela. Eso demuestra que hay algo de esa historia que toca mucho a la gente".

Laia Costa se pone en la piel de Nat en la adaptación de Coixet, algo que siempre tuvieron claro la cineasta y la productora, a pesar de que "había varias actrices españolas que querían interpretarla". El resto del elenco lo componen Hovick Keuchkerian (que la cineasta fichó en los "Antidisturbios" de Sorogoyen), Hugo Silva, Ingrid García-Jonsson, Luis Bermejo y Francisco Carril. "Cuando rodamos en aquella Rioja donde pasamos frío, calor y vivimos de todo, Isabel siempre decía la suerte que tenía de contar con ese equipo", reconocía la productora. "Es una película que tiene dos personajes principales pero todos aportan muchísimo al relato, incluido el perro", confesaba Coixet.

Desmintiendo eso de que "todas las mujeres nos llevamos mal entre nosotras", la cineasta ha reconocido que trabajar con "una de las voces más potentes y originales de la literatura contemporánea" ha sido realmente enriquecedor. "Históricamente lo de las adaptaciones ha traído siempre cola…Juan Marsé odiaba que la gente adaptase sus novelas y Javier Marías ha puesto hasta querellas. Adaptar a un escritor tan prestigioso siempre tiene su riesgo, pero con Sara demostramos que es posible hacer una adaptación de una novela que ha tenido muchos lectores en todo el mundo y que se haga bien y con respeto. Ha habido cambios, claro que los ha habido, pero porque es otro lenguaje. Incluso cuando había cosas del guion que no veía al final lo acabábamos haciendo".

Tanto Coixet como Fernández sintieron un flechazo al enfrentarse a "Un amor" y fue eso que llaman golpe de suerte lo que les hizo comprar rápidamente los derechos a Anagrama y ponerse a trabajar. Dicen que los premios son halagadores pero que la gente vaya al cine y reflexione con este amor lo es más aún. "Lo más importante es que el público español está acogiendo este cine independiente. Que la gente vaya al cine y le llegue esa historia que tú has imaginado es lo que más contentas nos pone", confesaba la productora. Coixet coincidía aunque sin bajar la guardia. "Las películas independientes están ahí escalando puestos trabajosamente. Parece que hay interés y un público renovado pero hay que seguir picando piedra".