El Museo del Origami cerrará en abril de 2024 si no obtiene financiación

Museo del Origami
photo_camera El Museo del Origami cumple diez años el 18 de diciembre

Es un museo único en el mundo y el primero en Europa dedicado al arte de hacer pliegues con el papel. Sin embargo, el Museo del Origami de Zaragoza está al borde del cierre debido a la crisis permanente que afronta prácticamente desde que nació en el Centro de Historias hace diez años. Con un convenio que contemplaba unos cánones "inasumibles", en palabras del director del museo Jorge Pardo, de unos 1.500 euros mensuales y una deuda que asciende en esta década a más de 200.000 euros, el 1 de abril de 2024 es la fecha límite que tiene el museo para anunciar su cierre definitivo.

La solución para que eso no ocurra es un nuevo convenio que contemple la financiación tanto por parte de las entidades públicas como de privadas. "Podemos seguir teniendo la venta de entradas, la tienda, los talleres… Pero es evidente que necesitamos financiación porque el anterior convenio contemplaba un canon que no hemos podido pagar nunca. Hace cuatro años avisábamos al Ayuntamiento de Zaragoza de que antes del 18 de diciembre (fecha en que que se cumplen diez años de su apertura) tendríamos que firmar un nuevo convenio y no ha llegado. Estamos convencidos de que llegará, desde el consistorio nos dicen que sí pero hay que pasar de las palabras a los hechos", ha lamentado este viernes el director del museo.

Ahora tienen dos fechas marcadas en el calendario. La primera, el próximo 18 de diciembre "para ver si las conversaciones van en positivo o en negativo y hacia donde avanza ese nuevo convenio". La segunda, el próximo 1 de abril, "el Día de los Inocentes en toda Europa menos en España. Esperamos que no se convierta en una inocentada y podamos seguir abiertos", ha deseado Jorge Pardo.

Ante esa posible desaparición, la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza, Lola Ranera, se ha mostrado tajante: "El Museo del Origami no va a cerrar". "No nos podemos permitir que un museo único en el mundo desaparezca de Zaragoza. Lleva 10 años abiertos con más de 225.000 visitantes y tenemos que conseguir hacer marca del origami", ha explicado. Por ese motivo presentarán una moción con el objetivo de que en los Presupuestos del próximo año del Ayuntamiento de Zaragoza haya una partida dedicada exclusivamente al museo.

"Serán ellos quienes nos marquen las características de ese nuevo convenio y, por tanto, el dinero que necesitan para poder seguir llevando a cabo ese trabajo por ahora voluntario, generoso y autogestionado por el Grupo zaragozano de Papiroflexia", ha reconocido Ranera. El director del Museo del Origami cifraba en una partida de unos 100.000 euros anuales con permanencia la cantidad "óptima" para poder seguir llevando a cabo la actividad.

"Haremos una mesa de trabajo para reunirnos todos los grupos políticos y abordar el tema. Si la señora Chueca no se compromete con este proyecto vamos a hablar de una defunción. Lo que no tiene sentido es gastarse 100.000 euros en un proyecto de Capitalidad Europea del Deporte que estamos pagando un sello a unas personas que van a venir este fin de semana y vamos a pagarles las cenas y el alojamiento y al origami darle la espalda. Vamos a bajar de las musas al teatro y vamos a definir en los Presupuestos, que son los compromisos políticos, la apuesta por el origami", ha culminado Ranera.

EL AYUNTAMIENTO DESMIENTE EL CIERRE

El Ayuntamiento de Zaragoza ha desmentido que se vaya a producir el cierre del museo alegando que el pasado 26 de octubre ambas entidades firmaron una prórroga del convenio durante un año, concretamente cinco días antes de que caducara el anterior.

"Como ambas partes acordaron, se garantiza la continuidad, a expensas de determinar próximamente la fórmula con la que el consistorio seguirá sustentando esta Escuela Museo del Origami. Además, recordamos que sus responsables tenían un documento firmado para abonar desde enero de 2015 un canon de 1.500 euros mensuales al que solo hicieron frente los dos primeros meses de ese año", explican en un comunicado desde el Consistorio zaragozano.

Además, añaden que desde 2019, el Ayuntamiento regularizó que la deuda mensual pudiera abonarse en especie hasta llegar a una solución con el museo al término del convenio. "El documento firmado hace unos días certifica el compromiso firme de seguir apoyando esta iniciativa, aunque todavía a la espera de cómo se diseñará ese respaldo. Hay que recordar que, además de los 18.000 euros de canon que dejará de ingresar, al año, el coste para el Ayuntamiento contempla también otros 36.000 euros (también anuales) aproximadamente de mantenimiento, según han estimado los servicios municipales", han culminado.