El grabador aragonés Hermógenes Pardos viaja en La Lonja por 50 años dedicados al arte

La exposición "Símbolo y naturaleza" se podrá ver desde hoy y hasta el próximo 7 de abril
Hermógenes Pardos
photo_camera Hermógenes Pardos es uno de los grabadores aragoneses más importantes

Lo definen como un "hombre de Renacimiento" pues Hermógenes Pardos lleva toda una vida dedicada a la pintura, el dibujo y los grabados, siendo especialmente destacable en este último. A pesar de haber nacido en Luceni (Zaragoza) su vida y obra ha podido verse veces contadas en Aragón con dos exposiciones en el Palacio de Montemuzo y el Torreón Fortea, debido a que pasó 36 años a caballo entre Madrid y Barcelona. Por eso, que a partir de hoy y hasta el próximo 7 de abril se pueda ver una muestra antológica en La Lonja de sus 50 años creando un universo artístico personal era "una deuda pendiente", en palabras de la consejera de Cultura, Sara Fernández.

134 obras entre dibujos, pinturas y grabados realizadas entre 1973 y 2023 son los que se podrán ver en "Símbolo y naturaleza. Una muestra que, igual que toda la trayectoria del artista, tiene su razón de ser en el sentimiento emocional plástico y el medio natural. "Nací en un pueblo y desde siempre he estado viendo las hierbas, los árboles, subiendo a los árboles a por las frutas. La naturaleza siempre ha sido el sustrato de toda mi obra en la que, partiendo del interior y de esas cosas existenciales he reflejado mi interior", contaba Hermógenes Pardos este miércoles en La Lonja. 

La exposición continúa con los grabados, faceta en la que Hermógenes fue un "auténtico genio", ha reconocido el comisario. Fue a mitad de los 80 cuando comienza a explorar este ámbito y a practicar las diferentes técnicas del grabado calcográfico, el aguafuerte, el barniz blando, aunque fue especialmente relevante en la técnica de la "manera negra", tal como cuenta el comisario. Es en esa técnica en la que están realizados la mayoría de los 47 grabados que conforman la exposición.

En 2011, el artista vuelve a Zaragoza y es ahí cuando el paisaje entra en un universo creativo que se llena de pinturas en torno al Ebro, la ribera, el puente de Piedra y, en definitiva, todas esas cosas que inspiraban y llenaban a Hermógenes Pardos. Esa es la última parte de la exposición en la que el visitante podrá admirar puntos de vista singulares y colores y luces que embellecen el entorno urbano. Estas son las únicas pinturas que se han creado ex profeso para la exposición.

"Hermógenes Pardos es una de las figuras más importantes de la pintura aragonesa y ha significado mucho pero, quizás, no es tan conocido como otros nombres. Por eso esta exposición significa tanto, porque saldamos una deuda en un espacio tan emblemático como La Lonja y estamos muy satisfechos de que las miles de personas que pasan por este espacio puedan acercarse a su arte", ha reconocido la consejera de Cultura, Sara Fernández.

LA POSIBLE AMPLIACIÓN DE LA LONJA

Retomando la importancia de la Lonja como espacio expositivo de la ciudad y haciendo alusión a esa posible ampliación con la apertura de la segunda planta (a la que solo se puede acceder actualmente con la escalera de los bomberos), la consejera de Cultura, Sara Fernández, ha reconocido que es "un proyecto al que no han renunciado". "Hay dos estudios actualmente que dicen que sería posible la apertura de esa segunda planta y la utilización de la misma como espacio expositivo porque la arquitectura lo permite. Si bien es cierto que se tendría que acceder a través de un ascensor o escalera exenta al edificio", ha explicado.

Por el momento, en lo que se está trabajando es en modernizar los servicio para poder "ver y disfrutar" de las paredes de La Lonja que actualmente están "todas ocultas". "Hace falta esa reforma para poder ver las columnas también porque no podemos disfrutar completamente de La Lonja arquitectónicamente hablando", ha culminado Fernández.