Un último cuarto de los horrores para Casademont Zaragoza

Ante el Kalev/Cramo el equipo hizo un último parcial de 8-26 que les llevó a la derrota. Fotografía: Casademont Zaragoza.
photo_camera Ante el Kalev/Cramo el equipo hizo un último parcial de 8-26 que les llevó a la derrota. Fotografía: Casademont Zaragoza.

Muchos entrenadores coinciden en que acabar ganando el tercer cuarto marca el desarrollo de un partido en el baloncesto y lo deja visto para sentencia, en el caso del equipo que va por delante. No obstante, el Casademont es la excepción que confirma la regla, ya que en los últimos cuatro choques (entre Europa y Liga) el último cuarto ha desembocado siempre en un escenario adverso y aleatorio, en el que poco ha servido la ventaja cosechada en los 30 primeros minutos, pues el partido ha acabado decantándose hacia la parcela rival.

La evidencia más reciente de que el último parcial está siendo una pesadilla para el Casademont de Porfirio Fisac llegó ante Breogán, en el trascendental duelo liguero de la undécima jornada. El cuadro zaragozano acabó el tercer cuarto 52-57, por delante en el marcador y con la sensación de que solamente tenían que continuar con lo realizado hasta el momento para llevarse el gato al agua. Ya fuera por falta de acierto, nervios, precipitación, o que el Pazo dos Deportes achuchó, pero los rojillos recibieron un contundente parcial de 30-20 que hizo que todo el esfuerzo de los tres primeros cuartos fueran tirados por tierra, acabando el encuentro en 82-77.

Antes de este encuentro, el Casademont recibió en el Príncipe Felipe al Kalev/Cramo, con motivo de la última jornada de la primera fase de la FIBA Europe Cup. El equipo ya estaba clasificado, pero pese a ello, se volvió a repetir la misma historia. Al tercer cuarto, los de Fisac iban ganando 63-52, una ventaja de 11 puntos sobre el rival estonio, muy inferior, al que vencer parecía seguro a falta de 10 minutos. De nuevo, el baloncesto volvió a ser cruel con el Casademont, que de un cuarto a otro se quedó sin argumentos en ataque y recibió un total de 26 puntos por los 8 que convirtió. Finalmente, y ante la incredulidad de la marea roja, el equipo cayó por 71-78 en un doloroso aunque intrascendente partido que no dejó buenas sensaciones.

Menos duro fue el duelo ante Gran Canaria (94-101) de la décima jornada, pues ambos equipos se marcharon al último cuarto en 73-75. Dos puntos, es decir, una canasta era la diferencia que ostentaban estos dos equipos a falta del último parcial por completar. En esta ocasión, el Casademont perdió el cuarto parcial (21-26) y el partido, pero no mostró un cambio de imagen tan repentino como en los últimos dos choques mencionados. De hecho, hizo un total de 21 puntos, demostrando que el equipo cuando está enchufado puede sumar una buena cantidad de anotaciones.

Finalmente, y ante Valencia, en la novena jornada, el escenario fue similar al de Gran Canaria. De nuevo, los pupilos de Fisac se marcharon al último cuarto perdiendo, pero con el partido todavía en el aire (62-58). El equipo tampoco pudo remontar los tres puntos de diferencia y tras un parcial de 14-11 cayeron por 76-69. No obstante, en este duelo el equipo mostró una muy buena imagen al competir hasta el final con un peso pesado como el Valencia Basket, que entonces ostentaba el tercer lugar de la clasificación.

UNA MALA RACHA RECIENTE

Lo más curioso de este mal hacer del Casademont en el último cuarto es que esto no ocurría con tanta asiduidad en las ocho primeras jornadas ligueras y cinco primeros duelos de la FIBA Europe Cup. En los choques previos antes de estas cuatro últimas citas, el equipo, de hecho, solía hacer un buen último parcial, ganara o no el encuentro. Por ejemplo, ante el Bilbao, un duelo antes a Valencia, el equipo ganó 77-63 con un último parcial que, de hecho, dio la victoria a los de Fisac anotando hasta 29 puntos por 10 de los vascos. Frente a Joventut, en la octava jornada liguera, el equipo también venció (113-83) en lo que fue el mejor partido hasta la fecha del curso con un último parcial en el que se empató a 22, de nuevo con argumentos ofensivos, cosa que se ha borrado recientemente en los últimos compases del juego.

Otros ejemplos son Granada en la sexta jornada y Baskonia en la quinta. Ante los andaluces, el Casademont perdió por 78-70, pero no fue a raíz de un mal cuarto parcial, pues los de Fisac fueron superados antes del tercer cuarto, el cual acabaron 59-48. Aún así, los rojillos dieron un último arreón e hicieron un honorable último cuarto de 19-22, ganando el parcia aunque no el partido. En el caso de Baskonia, todo fue muy similar, pues pese a caer por cinco puntos (80-85), el equipo lo intentó hasta el final venciendo, una vez más, en el último parcial por 22-20. En los tres primeros duelos de la Liga Endesa 2023/24, los rojillos cayeron en sus choques, pero en ninguno de ellos perdieron el último parcial demostrando competitividad durante los 40 minutos del choque y no solamente en 30.

Lo más extraño llegó en la sexta y última jornada de la primera ronda de la FIBA Europe Cup, en el que los de Fisac iban ganando 63-52, al Kalev/Cramo, antes de arrancar los últimos diez minutos y un horrible parcial de 8-26 se cargó el partido. Curioso si uno lo compara con los cinco primeros compromisos europeos en los que el Casademont ganó a todos sus rivales, venciendo también en el último parcial sin demasiados problemas, y sobre todo sin una gran bajada de nivel como se ha visto en los últimos cuatro duelos entre Liga y Europa.

Con todo esto, los planes de Porfi Fisac antes de acabar el año están claros. En primer lugar, el técnico debe dar con la tecla para mejorar esos últimos diez minutos en el que se ve a un Casademont con una mentalidad distinta, dubitativos, con miedo al error y con muy poca intensidad en defensa. Esto, sumado a la falta de precisión en ataque y a las pérdidas de posesión en zonas comprometidas están siendo los principales males del Casademont. Por otro lado, el equipo todavía no ha conseguido vencer fuera de casa en la Liga Endesa. Este próximo fin de semana podría alejar viejos, y no tan viejos, fantasmas ganando al UCAM Murcia en el Príncipe Felipe a partir de las 18.00 horas del sábado.