Triunfo del Casademont en Brindisi con una prórroga y mucho sufrimiento (87-91)

Triunfo del Casademont ante Happy Casa Brindisi con una prórroga y mucho sufrimiento (87-91)
F8vvyDNWIAA0_OM
photo_camera Gran victoria del Casademont en la prórroga

El Casademont Zaragoza volvió a Europa para vencer a Happy Casa Brindisi en un duelo marcado por una prórroga y mucho sufrimiento. Los de Porfirio Fisac parecía que tenían el partido en el bolsillo, pero pagó caro dejarse llevar con un tiempo extra en el que volvieron a pisar el acelerador. Y ahí llegó la victoria por 87-91 y así recuperar la senda del triunfo.

Arrancaba el duelo en territorio italiano con un Casademont Zaragoza que apostaba por Andrea Cinciarini, Trae Bell-Haynes, Miguel González, Sulejmanovic y Watt en el quinteto inicial. Se abría la cuenta zaragozana y la de un Brindisi que igualaba de tres y un tiro libre. Cogería carrerilla desde entonces, porque estaba de dulce con los triples hasta llegar al +5 de máxima. Ahora bien, el cuadro aragonés conseguiría reponerse, con Emegano entrando en juego. Se igualó a 14 la contienda así, momento en el que comenzaríoa un ritmo totalmente frenético. Tanto que se llegaba al final del primer cuarto 27-30.

Brindisi y Casademont, esta vez con Mencía de protagonista, querían seguir el combate de forma frenética. Los locales incluso se atrevían a acercarse a uno con el 33-34, algo que obligaría a Kravic a intervenir para mantener al menos la ventaja de tres. Y a Bell-Haynes para ampliar la contienda al +5 de nuevo cuando se llegaba al ecuador del segundo cuarto. Tanto que el acierto de Laquintana desde el triple quedaba totalmente ensombrecido. El cuadro de Fisac seguía a lo suyo, con ganas de vencer con cierta solvencia. Y para ello echaban mano de un acertado Mencía para irse al descanso 39-47.

Era mejor el Casademont Zaragoza que Brindisi, logrando anular a jugadores como Morris y dejando sin efecto el acierto rival de tres. Emegano y Mencía se erigían como hombres destacados de un equipo que necesitaba volver a vencer para recuperar sensaciones. Lo estaba haciendo el cuadro aragonés, pero debía confirmarlo en los dos últimos cuartos.

SEGUNDA MITAD

Poco iba a tardar el Casademont en subir a diez la distancia y en reducirla a cinco tras el acierto rival. En un abrir y cerrar de ojos se retomaba un ritmo anotador que ponía en evidencia las retaguardias más que en valor el ataque. Mitchell y Johnson se empeñaban en dar vida a un Brindisi que tocaba la igualada a tres de un cuadro aragonés dormido. El marcador reflejaba 50-53 a cuatro minutos del último cuarto y Fisac, tras un tiempo muerto, la obligación de despertar. No sucedería cuando se puso el rival a uno, sino con Yusta y el acierto de Bell-Haynes y Smith. Así, los maños se quedaban con 54-61 para afrontar el tercer cuarto.

Tampoco iba a librarse el tramo final de ese runrún, porque cuando apenas quedaban cinco minutos, Morris y compañía se quedaban a tres. Cuestión que agravaría Johnson para poner uno de distancia y que Bell-Haynes, de tres, liberaría de cierta angustia. Poco iba a durar, porque entró un triple de Brindisi que adelantaría a los locales y dejaría a los de Fisac temblando. Apenas quedaba un minuto cuando, con 81-81, Emegano erró su ataque y solo el fallo de Brindisi condenó el duelo a la prórroga.

PRÓRROGA

Yusta acertaba desde el tiro libre y atraparía un par de rebotes para asentar al Casademont Zaragoza en la prórroga. El electrónico señalaba 81-87 a 2.30 para el final, pero había que mantener el pie en el acelerador si realmente querían llevarse la victoria. Lo hizo, y con toda la carne en el asador sobre el terreno de juego, pero lo importante fue que, finalmente, el Casademont conquistó Brindisi con su 87-91.