Fisac, antes del Nymburk: "Si perdemos, las opciones de quedar primeros se reducen mucho" 

El duelo se disputa este martes a partir de las 20.00 horas.
photo_camera El duelo se disputa este martes a partir de las 20.00 horas.

El Casademont arranca este martes la segunda ronda de la FIBA Europe Cup midiéndose al Nymburk en el Príncipe Felipe a partir de las 20.00 horas. Un día antes, este lunes, Porfirio Fisac ha analizado el duelo, en el que no ve otro escenario posible que vencer. "Si hay una opción no puedes perder los partidos en casa, porque eso te obligaría a ganar los tres de fuera. Cada choque en el Príncipe Felipe tenemos que ganarlo sí o sí. Si perdemos, las opciones de quedar primeros se reducen muchísimo, y si ganamos no te da nada, pero puedes continuar dentro del contexto competitivo".

Eso sí, ganar este primer duelo de la segunda fase europea no será sencillo, ya sea por el calibre y calidad del rival, o por las dos bajas que acumula el Casademont: Yusta, que va para largo, y Sulejmanovic, que se resintió ante el UCAM Murcia de su rodilla. "El domingo, Sulejmanovic recibió un golpe en la rodilla y se le ha inflamado. Este lunes le están haciendo pruebas y para mañana seguro que no contamos con él. Dependiendo de la resonancia de esta tarde y su evolución, si hay edema o no, veremos un poco por dónde va", ha confirmado Fisac.

Respecto al rival, el coach segoviano ha constatado que el Nymburk "tiene cinco jugadores americanos, tres de ellos con mucha calidad, con hombres como Gordon o Bell, que son un 1 y un 4 con mucha energía, dinamismo y experiencia europea. También tienen a dos checos de máximo nivel en posiciones exteriores con buen tiro. Es un equipo complicado, por algo es el mejor segundo de la primera ronda". Asimismo, el entrenador del Casademont ha incidido en que "el Nymburk quedó segundo, pero no ha perdido ningún partido fuera de casa. El único en el que cayeron fue en su pista y en la prórroga. Tienen mucha coordinación, mucho ritmo y creo que la gente que venga al Felipe se divertirá". Además, el técnico considera que ambas escuadras tienen similitudes de juego, pues "nuestra dinámica es muy similar y también hemos cambiado en los últimos duelos, intentando jugar con más descaro, más ritmo y más valentía".

El equipo se ha entrenado en la mañana del lunes con la vista puesta en el duelo europeo.

UN CALENDARIO IRREGULAR

Por otro lado, la realidad es que el Casademont tiene un calendario realmente irregular en esta cuarta competición europea. Comienza midiéndose en casa ante el Nymburk, este martes, y posteriormente tiene que enfrentar sus tres próximos compromisos lejos del Príncipe Felipe y a domicilio. Una vez superados los tres partidos como visitante y el local que juega este martes, los de Fisac disputarán los dos partidos restantes bajo el calor de su afición, a finales de enero y comienzos de febrero. Esto significa que es importantísimo hacer los deberes este martes, pues luego tendrá que viajar por toda Europa para vencer como visitante con el objetivo de tener un colchón de puntos y triunfos para acabar el trabajo ante la marea roja.

Sobre este aspecto, el técnico rojillo se mantiene positivo y considera que "hay una parte buena que es que nos pilla en esta fase de Navidades donde solamente competimos en ACB, jugamos dos partidos (los europeos) y viene un parón de casi un mes. Esto no es malo si ganas los dos duelos de FIBA Europe Cup. Si has perdido todos te da igual y si vences uno estas un poco en el aire. Tenemos la posibilidad de definir esta clasificatoria en nuestra casa, pero depende de cómo lleguemos no tendremos posibilidades. es un poco extraño pero hay que aceptarlo".

Finalmente, el técnico ha reconocido que el triunfo liguero pasado ante el UCAM Murcia (82-76) ha sembrado sensaciones muy positivas, tanto en la clasificación, como sobre todo en la faceta más mental de la plantilla. "El grupo siempre se puede crecer ante una victoria o deprimir ante una derrota. El que no cambia es el entrenador que exige acudir al 200% el lunes. Sí que es cierto que ganar, os gusta a vosotros como para no gustarme a mi", explicaba el técnico entre risas, que, antes de acabar, remarcó el enorme papel mostrado por Trae Bell-Haynes, quien sumó 17 puntos, nueve asistencias y cinco recuperaciones, consagrándose como el MVP del último partido de Liga Endesa. "Trae estuvo genial. Defendía al mejor de ellos, cuando teníamos un problema con Dylan Enis lo cogía. Lo que siempre les digo a los bases es que lo primero es tu equipo, tu juegas el pick and roll para el equipo. Un base tiene que ser un hombre que cree para el equipo", ha sentenciado el técnico.