El Casademont tira de épica y gana a todo un Unicaja Málaga en su estreno en casa (100-92)

El Casademont supo vencer un partido ante el campeón de la Copa del Rey. Fotografía: Esther Casas.
photo_camera El Casademont supo vencer un partido ante el campeón de la Copa del Rey. Fotografía: Esther Casas.

El Casademont Zaragoza tiró de épica y se llevó un partido muy igualado y competido por 100-92 ante todo un Unicaja Málaga que no le puso las cosas nada fáciles. Yusta, que acabó con 20 puntos, fue uno de los jugadores del partido junto a un Okafor que demostró estar de vuelta y un Sulejmanovic que fue el pegamento del equipo. Así, el Casademont ganó su primer partido en su estreno en el Príncipe Felipe y encara el resto de la semana con una sonrisa.

Para el primer partido en casa Porfirio Fisac decidió apostar por Okafor, Sulejmanovic, Trae Bell-Haynes y Yusta y Cinciarini. Por su parte, el cuadro de Ibon Navarro salió con Taylor, Osetkowski, Djedovic, Thomas y Perry.

El primer cuarto arrancaba igualado con Sulejmanovic que estrenaba el marcador y un Casademont que se veía cómodo en su casa. La intensidad y la concentración se palpaban en un Príncipe Felipe que iba a muerte con los suyos, conocedores de la importancia del choque. El marcador era de 13-7 a favor de los locales cuando quedaban menos de cinco minutos para acabar el cuarto y Unicaja empezaba a mostrar dos de sus armas más peligrosas: Taylor y Thomas. De hecho fue este último quien se encargó de igualar el marcador a base de triples. El parcial era de 21-19 a falta de minuto y medio y una canasta del exjugador rojillo Barreiro y un triple de Kalinoski pusieron el 23-24 a favor de los visitantes en el luminoso al final del cuarto.

El segundo cuarto empezó de forma muy similar al primero con ambos equipos saliendo a la pista revolucionados y con gran intensidad. La diferencia en el marcador no pasaba de los tres puntos, pues el partido estaba siendo un toma y daca en toda regla. Mark Smith estaba echándose la dirección del equipo a la espalda y asistía y puntuaba para dejar el marcador 37-33 a falta de seis minutos para el final.

La igualdad era clara y ninguna de las dos escuadras bajaba la guardia. De hecho, un par de despistes y falta de intensidad del equipo de Fisac permitió a Thomas y Perry dejar el marcador en 41-45 a falta de dos minutos para concluir el segundo cuarto. Impulsados por los más de 4.400 espectadores que acudieron al Príncipe Felipe, una buena canasta de Cinciarini tras un robo defensivo rojillo, un señor triple de Okafor y Yusta anotando de dos ayudaron a dejar el marcador en 48-50. El cuadro rojillo debía poner una marcha más para lograr imponerse al competitivo y veloz Unicaja, que demostraba ser un hueso duro de roer.

EL TERCER CUARTO

El tercer cuarto empezó con un Casademont que estaba de dulce y por primera vez, desde el primer cuarto, un tiro de dos de Sulejmanovic, que estaba espectacular, y un 2+1 de Yusta pusieron al Casademont por delante tras mucho tiempo (53-50). De todas formas, Díaz se ocupó de que la diferencia no aumentará y con un buen triple hizo de nuevo el empate. Los minutos pasaban y ninguno de despegaba del otro en el marcador. No obstante, el Casademont lejos de arrugarse crecía con el paso de los minutos, especialmente en defensa, donde el equipo había metido un cambio radical en comparación con la primera parte del choque.

Prueba de ello fue el arreón que metió el conjunto rojillo con un Sulejmanovic que seguía enorme y un Yusta anotador, que acabó el choque con hasta 20 puntos, que junto con una buena canasta de Mark Smith dejaban el marcador en 67-60. El cuarto estaba siendo del Casademont pero todavía faltaban tres minutos para llegar al final del mismo, es decir, un mundo. Un triple de Gielo a falta de un minuto subió los ánimos de un Casademont que necesitaba ganar este parcial para encarar el último con toda su rasmia. De hecho, el propio ala-pívot polaco fue el artífice de anotar un par de tiros libres capitales para el equipo de Fisac y que dejaban el encuentro en 75-72 con todo por decidir en los últimos diez minutos.

El último cuarto demostraba que el partido no era para principiantes. Los dos equipos saltaron a la pista del Príncipe Felipe sabiendo que la victoria llegaba ahora o nunca. El Casademont golpeó primero con un triple de Gielo y el Unicaja respondía con dos tiros libres de Perry que dejaba el marcador en 78-77 a falta de siete minutos para concluir. El Príncipe Felipe era una hoya a presión y el Unicaja estaba sintiendo la intensidad de la marea roja. Las jugadas individuales estaban siendo la tónica dominante de este último periodo en el que Okafor, que acabó el choque con 18 puntos y cinco rebotes, se salió a base de postear bien con su cuerpo que le permitieron anotar dos canastas seguidas que elevaban el luminoso a 87-83. Ante este escenario, Ibon Navarro se vio obligado a poner el tiempo muerto.

El Casademont estaba crecido, feroz y sobre todo efectivo. Yusta volvía a aparecer como de costumbre y marcaba dos canastas seguidas que ponían el marcador en 91-86. Miguel González, que no había puntuado hasta el momento, tuvo su momento cuando anotó un triple imprescindible que daban alas al equipo de Fisac. A falta de un minuto la diferencia era de ocho puntos (98-90) y el Casademont buscaba dormir el partido. Cosa que consiguió marcando los tiros libres tras las faltas que recibían los locales y dejó el marcador en 100-92 al final del encuentro. De forma épica, coral y con destellos de jugadores como Yusta, Okafor o Smith el equipo supo ganar a todo un Unicaja Málaga que tardará en olvidar este choque.