Opinión

España, S.A.

Usted qué cree, ¿nuestro Estado está bien gestionado desde el punto de vista económico y desde los criterios de buena gobernanza? Con los debidos criterios de prudencia, equidad…Y si nuestro Estado fuera una empresa o estuviera acogido a la Ley Mercantil, ¿tendría que declararse en quiebra?

Usted qué cree, ¿nuestro Estado está bien gestionado desde el punto de vista económico y desde los criterios de buena gobernanza? Con los debidos criterios de prudencia, equidad…Y si nuestro Estado fuera una empresa o estuviera acogido a la Ley Mercantil, ¿tendría que declararse en quiebra?

Evidentemente, no son comparables el Estado y las empresas. O, ¿sí? Y que estas situaciones no son aplicables o muy difícilmente aplicables a un Estado. (Ojo, existen muchos países fallidos). Respecto a sus obligaciones, las de atender las demandas de los ciudadanos y las obligaciones por la deuda pública contraída, los gobernantes conocen las soluciones… ¡nos endeudamos en nueva deuda y en mayores cantidades, subimos los impuestos… y ¨apañao¨!

Si bajamos ¨el balón al terreno de juego¨ y al respecto, me llamó la atención un tuit de hace escasos días (sí, de un progresista) y que decía: ¨Algún político (de la oposición) dice que estamos peor que en 2018. No lo dirá por los 21 millones de empleados, récord histórico. Ni por los 2 millones que cobran el SMI de 1.080 €. Ni por los 10 millones de pensionistas a los que se ha revalorizado su pensión¨.

Y un conocido economista le contestó: ¨Lo dice por el 26% de personas que tienen dificultades para llegar a fin de mes. Por los 650.000 desempleados que maquillan como fijos discontinuos. Por los 3,3 millones de desempleados efectivos, la tasa de paro más alta de toda la OCDE. Por los más de 800.000 jóvenes, sin empleo, con un porcentaje doble que el de la U.E. Lo dice por la pérdida del poder adquisitivo de los españoles¨.

Lógicamente todo depende del color del cristal con que se mira y, ante estas dos ¨fotos¨, ante estas dos ¨realidades¨, ¿usted con cuál se identifica?

El Estado es, sin duda, la mayor ¨empresa¨ de España. El sector público paga más de 19 millones de ¨nóminas¨. El sector privado, sobre 14 millones. Los 21 millones de personas ocupadas lo conforman, 14,2 empleados de empresas privadas, 3,5 funcionarios y 3,3 clasificados como autónomos. En resumen, cada trabajador del sector privado debe sostener a 1,5 personas que están amparados por el sector público. ¿Entienden qué es un situación equilibrada y sostenible?

Sueldos de los funcionarios, pensiones, subsidios, prestaciones por desempleo, perceptores del ingreso mínimo vital, rentas mínimas de inserción... Su impacto en las cuentas públicas lleva un crecimiento continuado y disparado, y afronta el importe más alto de la historia. Solo el gasto anual en pensiones y sueldos de políticos y funcionarios es de 300.000 millones de euros al año.

Otra característica del Estado, que es más contratador que el sector privado. Un 55% del empleo creado en los últimos años es para el sector público. Desde la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) se estima que los sueldos de los funcionarios superan en 8,5 puntos la media de la OCDE, y supone casi el 52% del gasto de producción del país.

Con un PIB cuasi ralentizado, (hoy sobre un 2% sobre la situación prepandemia), pero con una Deuda Pública desbocada, (hoy sobre un 30% sobre la situación prepandemia), se está generando un agujero cada vez más grande e inasumible. Otras condiciones a tener en cuenta, el alto importe del endeudamiento está dificultando la contratación de nuevas emisiones de deuda, un alto costo y gasto financiero y, por supuesto, están quedando hipotecadas varias generaciones de españoles.

Respecto al Déficit Público (ingresos menos gastos del Estado), llevamos camino de igualar los 63.736 millones de euros negativos del año pasado. En el segundo trimestre del 2023 ya se han contabilizado - 32.876 millones de euros. Y sin olvidar la elevada inflación y el crecimiento del coste de vida

Finalizo con unas reflexiones/preguntas: ¿Está de acuerdo en que los políticos se dediquen a resolver sus problemas en vez de trabajar para tomar las debidas medidas para controlar la situación económica? ¿Está encantado con los teatrillos, paripés y esperpentos que estamos viviendo entre los políticos? ¿El funcionamiento y credibilidad de las Instituciones del Estado es mejor que hace unos años? Ante algunas de las medidas laborales y fiscales, ¿ustedes creen que los empresarios ya tienen motivos para hacer ¨huelga¨? Y esto no es una pregunta, sin duda, ¡España, es un país muy ¨rico¨!