Opinión

Gasto, déficit, deuda…

Algunos de los políticos actuales parecen "mesías" o se arrogan una misión mesíanica. Y, sobre todo, a lo suyo, aprobando leyes de políticos para políticos.

Algunos de los políticos actuales parecen "mesías" o se arrogan una misión mesíanica. Y, sobre todo, a lo suyo, aprobando leyes de políticos para políticos. Para su beneficio y protección no para el beneficio común, ni para el bien e interés general. Y por supuesto "engordando" el gasto, el déficit y la deuda pública, la de todos los españoles.

Centrando el tema sobre la deuda pública (en adelante D.P.), en mi opinión estamos en una situación cercana a lo insostenible. La D.P. española asciende a 1.535.000 millones. Se ha multiplicado por cuatro, desde el 2018, y representa el 107% del PIB. La Regla Comunitaria indica debería representar el 60% del PIB. Casi nada el trabajo pendiente al efecto. Realmente es alarmante que a cada español nos toque una cantidad de D.P. que asciende a 32.000 euros. Es decir, los niños y las niñas españolas no vienen con un "pan debajo del brazo", nacen y ya se encuentran con esa cantidad de deuda.

Y no olvidemos que la mayor parte de la D.P. no se formaliza para inversiones, se formaliza para gasto público y gasto corriente. Si tenemos en cuenta que las últimas emisiones de Letras del Tesoro se cerraron al 3,6%, y que el tipo medio al que está formalizada la D.P. es el 2,6%, solo para el pago de los intereses, el Estado tiene que destinar del orden de 40.000 millones de euros anuales. ¿Que cuánto le toca? Pues nos toca a 830 euros por habitante.

Hablando de Gasto Público, ¿vamos por el buen camino? Según informe del Instituto Juan de Mariana, nuestro país gasta en salarios públicos un 45% más que Alemania, y un 15% más que la media de los países de la Eurozona. En términos absolutos, destina 21.000 millones más que la media de estos países y 49.000 millones más que Alemania. Según cifras de empleo, actualmente figura un asalariado público, por cada seis asalariados privados.

Siguiendo hablando del gasto público, más en concreto de pensiones, me llamó la atención que el Gobierno catalán al presentar su programa de independencia fiscal, de cupo financiero, lo "quieren todo"… ¡Menos las pensiones! ¡Cómo debe estar el panorama! Exponer que la Seguridad Social tiene actualmente una deuda de 116.000 millones de euros a pesar de los préstamos que da el Gobierno para el pago puntual de las pensiones. Al final del año 2016, estaba contabilizada su deuda en 17.000 millones. No olvidemos que acabamos de recibir una "tarjeta amarilla" de Europa.

La nómina de las pensiones del pasado mes de marzo ascendió a 12.693 millones. El importe de las pensiones contributivas superó en un 6,2% al importe de marzo de 2023. El gasto en pensiones representa el 11,5% del PIB. ¿Es sostenible, es necesario tomar medidas ya? Ahora, como medida estrella, se han sacado de la manga "la cuota solidaria", que ni es cuota, ni es solidaria, es un impuesto más a las clases medias.

Sin duda, el crecimiento tanto del Déficit Público como del Gasto Público obliga al Gobierno, sometido a esas políticas, en vez de tomar medidas (antipopulares) para controlarlos y reducirlos a seguir creciendo en Deuda Pública. Reitero un comentario anterior, se endeudan para atender los compromisos a corto plazo, no para inversiones a medio y largo plazo.