Opinión

Los puentes sobre el río Ebro al este de Zaragoza (VI)

En el presente artículo comentamos los recientes viaductos erigidos en la parte oriental del casco urbano zaragozano; esto es, los puentes de la Unión, Manuel Giménez Abad y AVE o del ferrocarril, que conecta dicha ciudad con Huesca; además de la Pasarela del Azud del Ebro.
José Garrido Palacios

En el presente artículo comentamos los recientes viaductos erigidos en la parte oriental del casco urbano zaragozano; esto es, los puentes de la Unión, Manuel Giménez Abad y AVE o del ferrocarril, que conecta dicha ciudad con Huesca; además de la Pasarela del Azud del Ebro. Todos ellos están situados al levante del Puente del Pilar o de Hierro, ya descrito en trabajos anteriores.

El más cercano al paso del Pilar es el de la Unión o Las Fuentes, llamado así en razón a que comunica, por el sur, con el distrito homónimo y, por el norte, penetra en el barrio de Vadorrey. En sendos accesos se efectuaron ampliaciones para enlazar el Camino de las Torres con la calle del Marqués de la Cadena en el sector septentrional, en donde se localiza el parque de Oriente, un lugar natural de gran valor por su espacio, vegetación y el reloj solar, uno de los más altos del mundo –con 30,34 m de altura–, junto con los de Houston (estado de Texas), Rocha (Uruguay) y Berlín, por ejemplo.

El antecedente del citado viaducto se remonta al Plan General de Planificación Urbana de 1986, el cual recogía la necesidad de trasladar parte del tráfico rodado hacia el este con el fin de descongestionar el Casco histórico y, a un tiempo, facilitar por esa zona la permeabilidad entre las dos orillas del Ebro. Se pretendía, en suma, cerrar el Segundo Cinturón (Z-20) que unía los sectores de Las Fuentes y Vadorrey.

La dirección de las obras estuvo a cargo del ingeniero José Antonio Torroja y su ejecución fue encargada a Fomento de Obras y Construcciones S.A. Sin tardar, comenzaron su construcción según el proyecto previsto y, ciertamente, se trataba de una fábrica con cierta originalidad, dado que era la única de la urbe en la que los machones no se apoyaban en el cauce del río, y constaba de dos plataformas paralelas y separadas para la circulación de los vehículos en ambos sentidos, uno para cada plataforma.  

Con una longitud total de 331 m, se inauguró el Puente de la Unión el 7 de octubre de 1989 con el uso habitual de automóviles, aunque permite pasar a los viandantes. Ahora bien, estos, por lo común, cruzan del paseo de Echegaray y Caballero al paseo de la Ribera del norte por una Pasarela erigida a la altura del Azud del Ebro, construida con motivo de la celebración de la Exposición Internacional 2008. Se trata de un paso muy agradable por la ausencia de vehículos, dotación de techado y de asientos para observar el río, las riberas, el Pilar y las torres zaragozanas. Mirando hacia oriente se puede también apreciar el entorno de la desembocadura del río Gállego en el Ebro. Una vista hermosa y digna de dedicar una atención especial, una atmósfera que cautiva a los amantes de la naturaleza.

Entre la Pasarela y el Puente de la Unión se encuentra el embarcadero de Vadorrey, incluido en las obras de las riberas del Ebro en la EXPO 2008 con el propósito de convertirlas en un salón urbano. En esa línea, se construyó el edificio en la margen izquierda del Ebro con las funciones de ocio y disfrute de paseantes y deportistas, con dotación de hostelería en una terraza superior mirando a las aguas del río y al sur de la ciudad, y la oportunidad de practicar varias actividades acuáticas. Durante un tiempo funcionó un barco que realizaba viajes por el río, si bien ahora está inactivo.

Unos metros más al este del Azud del Ebro se encuentra el Puente del Tercer Cinturón (Z-30) o de Manuel Giménez Abad, político aragonés del Partido Popular asesinado por la banda terrorista ETA el 6 de mayo de 2001. En honor al fallecido, el Consistorio colocó un monumento sobre la plataforma.  

La función principal de ese cruce del río Ebro fue la misma que la del anterior; o sea, el de conectar ambas márgenes del cauce fluvial y cerrar el Tercer Cinturón o Ronda de la Hispanidad. El proyecto del puente fue realizado por Javier Manterola Armisén, con una longitud de 120 m y un ancho de 32 m, dotado de arcos en ambos lados del paso. Su inauguración se efectuó el 6 de septiembre de 2002.

En el sector nororiental de dicho viaducto se encuentra el enclave del parque Entrerríos, limitado por los cursos fluviales del Gállego y el Ebro; y de ahí parte el camino que conduce al Centro Internacional del Agua y el Medio Ambiente de La Alfranca, con una longitud de 15,6 km.

Queda, por último, el Puente del Ferrocarril o del AVE (más popular) emplazado poco más allá del anterior hacia el levante. Se construyó con motivo de la llegada de la alta velocidad a las ciudades de Zaragoza y Huesca, y fue inaugurado en 2003. Mide 305 m de longitud y consta de dos arcos –que forman celosías de hormigón– apoyados en dos pilas centrales. La fábrica tiene un aspecto muy aerodinámico, en sintonía con el paso de Giménez Abad, y permite también la circulación de los ferrocarriles convencionales.