Opinión

¿Aclamación a la búlgara?

"Ser aclamado a la búlgara'" es una expresión que continúa utilizándose para describir una situación en la que alguien recibe elogios o reconocimientos exagerados o desproporcionados.
Jesús A. Rodríguez Morilla. Doctor en Derecho
photo_camera Jesús A. Rodríguez Morilla. Doctor en Derecho

"Ser aclamado a la búlgara" es una expresión que continúa utilizándose para describir una situación en la que alguien recibe elogios o reconocimientos exagerados o desproporcionados.

No resulta necesario especificar a quién nos referimos pero sí las razones personales del causante que las hayan podido motivar, junto a tan amplio plazo de reflexión.

La frase proviene de la historia del emperador búlgaro Iván Asen II, quien era conocido por su habilidad para manipular a la gente y obtener adulación sin necesidad de acciones significativas, perdurando tal situación en dicho país hasta, inclusive, bastante tiempo después de abandonar el “telón de acero”, dictadas bajo una férrea disciplina de aparente lealtad por temor a represalias.

Pero no se crean hallarnos exclusivamente ante países sumidos en esa práctica durante décadas, pues según EL ESPAÑOL, en supuestas democracias modernas como la nuestra, ante el posible temor de perder algún tipo de amparo partidista, sea de quien proviniera, se aplicaban dichas hechuras para la supervivencia política.

Con respecto a lo anterior, se trataba de un objetivo principal en el XV Congreso Regional celebrado en Castilla-La Mancha en noviembre de 2021, en el cual, al parecer se deseaba que nada enturbiara la apoteosis y ensalzamiento al líder de turno, transcurriendo la elección sin discusiones, con el mínimo debate interno, y por aclamación. Es decir, hábito repetido bajo el mismísimo estilo búlgaro.

Por cierto, a la altura estuvo también el presidente de la Comunidad, Emiliano García-Page, que “exultante de felicidad” se coronaba de nuevo secretario general de los socialistas de Castilla-La Mancha con un respaldo del 99 por ciento de los votos (fuertes abucheos en la manifestación en Ferraz).

Respetados lectores, al encontrarnos ante una “Factoría política” que genera un sistema, no podemos llamarnos a engaños, sin acaso, consentidores de ello, aplaudiendo y vitoreando la militancia.

En cuanto al Columnista, debe comprometerse emitiendo opinión, en este caso, sin pertenencia política, y bajo observación empírica desde un punto de vista del análisis. 

Tenemos un presidente extremadamente astuto, sagaz y advertirlo todo. ¡Lástima que, en muchas ocasiones, aparente encontrarse en el “Lado Oscuro”, ¡políticamente escribiendo!

Uno, al igual que la mayoría de los españoles, se pregunta ¿a santo de qué habrá venido esta disyuntiva que nos ha presentado?
El autor no va a esperar hasta el lunes, si es que el presidente se decide a hacernos partícipes del contenido de ese inicial soliloquio que nos tiene en ascuas a la mayoría de los españoles, sino que se toma la licencia, tal como les comento, de elevar mis dudas sobre una situación que no se acaba de entender su inesperada irrupción.

¿UN BAÑO DE MASAS EN ALABANZAS?

No lo creo. No lo necesita proveniente de una feligresía que algún día, como a todo político, tarde o temprano, le dará la espalda y se trata a mi modo de ver de un político ducho en mil batallas.

¿UN ACTO DE CONSTRICIÓN INTERNA ANTES DE DIMITIR?

Sería deseable lo segundo, pues no resulta necesario repetir lo que puede aguardar el futuro tanto para España como para Cataluña, la situación extrema que supondría una situación de independencia.

En 2017, hacía alusión EL CONFIDENCIAL a un libro del autor estadounidense GENE SHARP, escritor, filósofo y politólogo abanderado de la lucha no violenta contra el poder, (no fue el caso durante el process), para diseñar su estrategia de guerra abierta contra el Estado español, creando la tormenta perfecta de la que surgiese la república catalana independiente.

Supuestamente, inmerso en dicho texto y en otros, Puigdemont pretendió doctorarse.

Tendremos que esperar unas horas a conocer el desenlace de esta especie de sensiblería buscada.