Opinión

Cine y denuncia social

El cine de denuncia social hace referencia a un género cinematográfico que emplea el cine como medio para la crítica y denuncia de problemáticas sociales. Las obras que agrupa son aquellas que pretenden la intervención y transformación social, donde se incluye tanto a películas documentales como a obras de ficción.
Javier Mesa

El cine de denuncia social hace referencia a un género cinematográfico que emplea el cine como medio para la crítica y denuncia de problemáticas sociales. Las obras que agrupa son aquellas que pretenden la intervención y transformación social, donde se incluye tanto a películas documentales como a obras de ficción.

A mí siempre me ha fascinado este género cinematográfico aunque tras disfrutar, la mayoría de las veces, de estas “duras” obras de arte, me solía quedar una sensación de frustración, de pérdida de la fe en la humanidad, en fin, de que en este género “frecuentemente ganan los malos o que los buenos avanzan demasiado despacio”.

En una reciente entrevista a Ken Loach, maestro de este género cinematográfico, que ya supera los 80 años, señala que lo que le da fuerzas para seguir es la gente que encuentra durante la preparación de cada nuevo proyecto. En el caso de su cinta “Sorry we missed you” (2019), como en otros de sus films, afirma haber «encontrado a personas implicadas en la lucha por los derechos de los trabajadores. Personas humildes que trabajan lejos de los focos mediáticos, activistas o sindicalistas comprometidos con la idea del bien común. Personas luminosas que se levantan cada día para luchar por sus compañeros. Ellos son mi inspiración. Si consigo reflejar una pequeña parte de su compromiso y energía, me doy por satisfecho».

Por eso, en mi calidad de espectador privilegiado de un Festival de cine que recibe unas ochocientas obras de los cinco continentes en cada edición y, precisamente, movido por esas personas humildes e implicadas en alguna lucha social, quiero dejar constancia, aquí y ahora, de que este género cinematográfico goza todavía de “excesiva buena salud”, sobre todo en el ámbito del cortometraje, mucho más económico que el largometraje y fácilmente distribuible.

Y he aquí una pequeña muestra de una problemática variada que, no sólo se repite año tras año, sino que, desgraciadamente, no deja de crecer:

MEKLETAJI (Letonia-2018): En Letonia, un promedio de 2 personas al día desaparecen. Las fuerzas del gobierno no pueden buscar a todos. Por eso, Alexander fundó la organización Bezvests. En el transcurso de 8 años, se han encontrado más de 90 personas desaparecidas. En esta película, se familiarizará con los miembros más activos de la organización, podrá ver el proceso de entrenamiento y las misiones de búsqueda en tiempo real.

MARAM (Líbano-2018): Muy a menudo caminamos por las calles de Hamra y evitamos mirar o interactuar con los niños de la calle. Maram es un corto documental sobre una joven refugiada siria que vende flores en las calles de Hamra. A través de este documental llegamos a conocerla y sus aspiraciones en la vida.

DRIVING LESSONS (Irán-2020): De acuerdo con las leyes de Irán, Bahareh debe hacer que su tradicional y machista esposo la acompañe a las clases de conducir, para que ella y su instructor no estén solos.

TUK-TUK (Egipto-2022): Tuk-tuk cuenta la historia de Walaa, una madre y esposa que se ve obligada a asumir en solitario la responsabilidad de mantener a su familia después de que su marido la abandone para emigrar. Para poder llevar a sus hijos a la escuela y conseguir la medicación de su madre, Walaa, como tantas mujeres egipcias, toma el volante y empieza a conducir un tuk-tuk para llegar a fin de mes. Se pone de manifiesto las luchas a las que se enfrentan las mujeres cuando asumen papeles tradicionalmente ocupados por hombres. Asimismo refleja el problema de las mujeres deudoras egipcias, que van a la cárcel por no devolver el dinero que no podían permitirse no pedir prestado.

COLATERAL (Venezuela-2020): Zenaida es una madre a la que la policía venezolana le asesinó a sus dos hijos varones: el primero dentro de su casa y el segundo a unas cuadras. Colateral muestra su historia y los efectos colaterales que dejan las ejecuciones extrajudiciales para las familias. Lo acompañan los análisis de un psicólogo, una socióloga, una abogada y un defensor de derechos humanos.

A WINNER (Irán-2022): Maryam es una cineasta que vive y trabaja en el invernadero de su madre. La historia comienza con su película, siendo aceptada en un festival de cine de renombre en el extranjero. Está a punto de divorciarse de su marido, pero se da cuenta de que está embarazada y no se le permite divorciarse de su marido, Hamid, hasta que nazca el bebé. Ella intenta obtener el consentimiento de Hamid para firmar un permiso que le permita obtener un pasaporte para ir al festival, pero Hamid se niega y Maryam tendrá que aceptarlo. De este modo, queda en la encrucijada entre perseguir su sueño y huir perdiendo trabajo, familia, etc. o bien quedarse y ser madre.

LA COPA ROSA (España, Chad-2022): La menstruación sigue siendo un estigma cultural en África. En países como el Chad, durante el período, a las mujeres les está prohibido cocinar y en zonas rurales, las niñas no pueden ir a la escuela durante esos días. Son muchas las que abandonan las clases durante su menstruación y las que llegan a dejar completamente sus estudios condicionando sus posibilidades de desarrollo personal. Su futuro suele pasar entonces por el matrimonio infantil forzado o a vivir en condiciones de marginalidad. Muchas niñas ocultan la menstruación, sin mencionarlo a sus madres o hermanas. Se trata de un tema tabú en las familias. La sexualidad en general es un tema incómodo que genera que las mujeres tengan un desconocimiento total de su propia anatomía.

CAMILLE ET MOI (Francia- 2020): Camille y Marie están enamoradas. Pero todo el mundo tiene algo que decir sobre ellas. El cortometraje narra la historia de una pareja de mujeres desde 2003 hasta la actualidad en varios momentos clave de su relación, desde su salida del armario hasta su matrimonio, hasta su maternidad. A veces en escena de pareja, otras veces, a través de los ojos de otras personas. Imágenes y palabras, más o menos llamativas, hirientes o divertidas que se suceden en multitud de breves escenas, en los distintos lugares y momentos a lo largo de los años.

SUMINISTRO (Venezuela- 2017): Pedro Marín, un niño de 12 años debe recorrer cientos de kilómetros por un poco de agua para su madre, Isabel. En su trayecto rememorará el acontecimiento que sucede en su pueblo cada 6 meses: la llegada de la ansiada lluvia.

Y un larguísimo etcétera…

En ésta, nuestra cultura actual de la imagen, en la que a través de un móvil casi todo puede conocerse en tiempo real y multitud de imágenes pasan a ritmo vertiginoso ante nuestros ojos, quizás deberíamos, en algún momento, detenernos y pensar en que estas obras no sólo son “reales” sino que, como afirmaba Ken Loach, en ellas se encuentran retratadas personas humildes y luminosas comprometidas con la idea del bien común, aunque sea avanzando hacia ese objetivo demasiado poco a poco.