Opinión

El cambio climático, una cuestión que nos afecta a todos

La cumbre de París, recientemente celebrada, creó un marco para actuaciones concretas en aras a mitigar y reducir las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero (metano, óxidos de nitrógeno, HFC,s etc.). Ha sido un movimiento esperanzador, en cierto modo truncado por la actitud que se prevé del nuevo Gobierno del Sr. Trump, a tenor de sus declaraciones.

La cumbre de París, recientemente celebrada, creó un marco para actuaciones concretas en aras a mitigar y reducir las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero (metano, óxidos de nitrógeno, HFC,s etc.). Ha sido un movimiento esperanzador, en cierto modo truncado por la actitud que se prevé del nuevo Gobierno del Sr. Trump, a tenor de sus declaraciones.

En cualquier caso, se ha dado un gran paso en beneficio del medio ambiente ya que, de continuar en la actual línea, y según las estimaciones de un amplísimo número de científicos, las consecuencias para el Planeta, especialmente para los más desfavorecidos, serán muy graves. En 2014 y 2015 se ha frenado el incremento de las emisiones, pero esto no es suficiente. Hemos de reducirlas.

El mundo desarrollado tendrá más capacidad de adaptación al cambio climático, pero, en cualquier caso, se pueden producir eventos extremos que causen serios daños en algunos lugares del Planeta, y también problemas para la salud y los ecosistemas, ocasionados por unas temperaturas más altas, y unas menores precipitaciones en algunos lugares.

Pienso que, en estos momentos, son pocos los que no creen en el cambio climático de origen antropogénico, porque el acuerdo de la comunidad científica es casi unánime, y los políticos y medios de comunicación han comenzado a tomar en serio el asunto.

Cabe preguntarse cuál es el papel de los ciudadanos en esta cuestión. Desde mi modesta opinión, tenemos dos vías fundamentales. La primera, de carácter personal, es intentar minimizar en nuestra vida diaria las emisiones, utilizando más el transporte público, u otros medios no emisores, como el paseo cuando las distancias lo permiten; utilizar la calefacción adecuadamente; consumir la energía que necesitamos; fomentar la reutilización y reciclaje de los productos, etc. La segunda puede tener más alcance a corto y medio plazo, y consistiría en compartir con quienes nos rodean nuestra preocupación por el cambio climático, de manera que acabe llegando a quien corresponda, y tomen las medidas pertinentes. 

Finalmente, decir que el cambio climático nos afecta a todos los ciudadanos y también a todos los sectores productivos, desde el energético (el mayor emisor), pasando por la agricultura y ganadería, la industria, los transportes, etc.