Opinión

Saneamiento en GM España

El 22 de octubre de 2009, en Madrid, los secretarios generales de los sindicatos UGT y CCOO en GM España firmaban la propuesta final sobre el Plan Industrial de Magna, reconociendo que constituía una base suficiente para comenzar las negociaciones sobre el plan de ahorro de costes de personal requerido y se comprometían a trabajar para que dicha propuesta fuera ratificada por sus respectivas organizaciones antes del próximo 27 de octubre de 2009.

El 22 de octubre de 2009, en Madrid, los secretarios generales de los sindicatos UGT y CCOO en GM España firmaban la propuesta final sobre el Plan Industrial de Magna, reconociendo que constituía una base suficiente para comenzar las negociaciones sobre el plan de ahorro de costes de personal requerido y se comprometían a trabajar para que dicha propuesta fuera ratificada por sus respectivas organizaciones antes del próximo 27 de octubre de 2009.

El documento que firmaron en aquella fecha los secretarios generales hacía referencia a ocho puntos que reflejan la garantía de un Plan Industrial para la planta de Figueruelas en el período 2010 – 2013 y, adicionalmente, existe un compromiso de que, en base a razones económicas, todos los derivados de la plataforma Corsa, más allá de los modelos tres y cinco puertas, incluyendo el Combo, serán producidos en Zaragoza.

La compañía ha presentado el estado de cuentas a la representación de los trabajadores, destacando que el ejercicio del año 2010 ha arrojado unas pérdidas de casi 133 millones de euros. Sin embargo, debemos resaltar que el saneamiento del negocio va bien -incluso yo diría que muy bien-, porque GM está cumpliendo con la hoja de ruta del año 2009, ya que la documentación aportada por la compañía reflejaba que, en el año 2012, la producción sería de 320.000 unidades como ha confirmado recientemente, achacándolo a la caída de las ventas. ¿La bola de cristal? o ¿sobrecapacidad de producción?

El compromiso era realizar un ajuste, de forma socialmente responsable, a través de expedientes de extinción de empleo de hasta 900 empleados. Con este ajuste, ERE temporales y bajas naturales, se alcanzaban los objetivos de negocio.

Dos años más tarde, la nueva GM nos demuestra que su plan de negocio es más ambicioso y a los 900 empleos, debemos de sumar 227 (los nacidos entre el 1 de marzo y el 31 de diciembre de 1953) y añadir 62 días de ERE suspensivo (16 días en lo que queda de año y 46 días para 2012).

El ahorro de costes va “viento en popa” si nos remitimos al expediente nº1 (900 trabajadores mayores de 58 años, que van dos años al paro), sumamos la cuantía del expediente nº 2 (600 trabajadores de forma rotativa al paro) y, a su vez, añadimos la supresión de la paga de competitividad y la congelación de los salarios durante los años 2009 y 2010 todo ello refleja estimativamente una cuantía económica de 126 millones de euros de ahorros. A la cantidad anterior debemos sumarle los 29,2 millones de euros concedidos por el Gobierno de España, dentro del Plan Integral de Automoción 2009, más 2,5 millones de euros concedidos por manufactura de un vehículo monovolumen de bajas emisiones de CO2 al medio ambiente (2009); más 12 millones de euros concedidos por el Gobierno de España dentro del Plan Competitividad GM España 2010 – 2011.

¿Y ahora? Ahorros de los 227 trabajadores que estarán dos años en el paro y los 62 días de ERE suspensivo para toda la plantilla, siendo idea de la Compañía que en el año 2012 los 46 días sean 46 lunes al sol y evitar pagar el plus de festivos en el turno de noche. Las últimas noticias nos dicen que no será así.

El objetivo de ahorro anual de 25,8 millones de euros es superado con creces y, a la vez, la ofensiva de GM España es aumentar la flexibilidad y empeorar las condiciones de trabajo aplicando la mejora continua, todo ello en nombre de la competitividad. Así lo indica, por citar, el ratio número de horas por coche fabricado que ha pasado de las 22 horas de los años 2007 – 2008 a las 20 horas actuales. El objetivo son las 15 horas por coche.

La opinión pública – a través de los medios de comunicación escritos – se hacía eco en agosto de que GM en Europa había logrado abandonar los números rojos y había obtenido un beneficio de 71 millones de euros. A nivel mundial, registró un beneficio de 3.767 millones de euros durante el primer semestre del año, lo que representa un fuerte incremento del 144% respecto a las cifras del 2010.

Queda demostrado, una vez más, el poderío de GM y lo poco que importa que los trabajadores seamos sacrificados, una y otra vez, en una doble dirección quitándonos condiciones de trabajo y pagando la Administración.

Su saneamiento económico va muy bien y deberíamos estar viendo las inversiones que garantizan el futuro de la planta de Figueruelas en Aragón y, a su vez, el futuro del parque de proveedores.