Opinión

El Real Zaragoza... Un hilo de esperanza

Ha concluido la vigésimo sexta jornada de la liga 123 con el partido Real Zaragoza-Lugo y nos ha dejado un hilo de esperanza. No es que haya sido un gran encuentro, ni aunque lo parezca por el resultado (2-0), fuera un partido tranquilo, ni mucho menos. El equipo aragonés tuvo buenas dosis de fortuna en el primer gol tras una indecisión de la zaga lucense, que supo aprovechar muy bien Borja Iglesias.

Ha concluido la vigésimo sexta jornada de la liga 123 con el partido Real Zaragoza-Lugo y nos ha dejado un hilo de esperanza. No es que haya sido un gran encuentro, ni aunque lo parezca por el resultado (2-0), fuera un partido tranquilo, ni mucho menos. El equipo aragonés tuvo buenas dosis de fortuna en el primer gol tras una indecisión de la zaga lucense, que supo aprovechar muy bien Borja Iglesias.

Borja aún tuvo alguna ocasión más, pero también es cierto que los gallegos tuvieron clarísimas ocasiones de gol, sobre todo una de Cristian Herrera tras varios fallos en cadena de la defensa zaragocista. En la segunda parte, el Zaragoza volvió a ser el equipo ramplón al que ya nos tiene acostumbrados; sin posesión, sin dar ni filtrar un pase, impreciso, y ahí aparecieron las mejores ocasiones del equipo visitante, que no materializaron en goles gracias a la gran actuación de nuestro portero Cristian Álvarez.

Siguen siendo muy preocupantes los errores defensivos que se cometen, Alberto Benito y sobre todo Verdasca son de verdaderos principiantes y todavía preocupa más que el propio Míster diga en varias ocasiones que en “los partidos se generan situaciones que no se ven en el fútbol y que no son entrenables”, cuando el entrenador dice semejante frase, ¿qué calidad y categoría profesional presupone de sus chicos?

Bueno, parece que el señor González, después de dar muchas vueltas al equipo, según dijo en declaraciones durante la semana, íbamos a ver al mejor Buff de la temporada. El suizo, que parecía que estaba ya desaparecido del equipo, salió en la segunda parte y con un toque de calidad en el saque de una falta marcó el segundo gol. Aún pudo hacer otro más en una gran jugada con Papu pero estrelló el balón en el larguero. Al final un dudoso penalti señalado sobre Borja Iglesias, lo lanzó “el Panda”, y lo falló de nuevo, siendo el tercero que falla de forma consecutiva.

Seguimos mirando hacia abajo, ahora estamos a cinco del descenso, tenemos que conseguir ser un equipo más fiable, más preciso, más serio, con más poso y no ser tan previsibles. A ver si esta victoria nos sirve de bálsamo para recuperar el rumbo.