Opinión

¡¡Para el Pilar sale lo mejor…!!

Ya están aquí, un año más, las Fiestas del Pilar y nuestra ciudad se llenará seguro de bullicio, alegría y buen humor. Aunque la situación social no es la mejor, en estos días todos trataremos de olvidar el paro, la falta de préstamos que nos ahoga, el cierre constante de empresas, los desahucios y las protestas que conllevan, el separatismo catalán, el caso Bárcenas, los ERE de Andalucía… en fin, todos trataremos de poner un paréntesis a una realidad incordiante, compleja e incluso hasta agobiante.

Ya están aquí, un año más, las Fiestas del Pilar y nuestra ciudad se llenará seguro de bullicio, alegría y buen humor. Aunque la situación social no es la mejor, en estos días todos trataremos de olvidar el paro, la falta de préstamos que nos ahoga, el cierre constante de empresas, los desahucios y las protestas que conllevan, el separatismo catalán, el caso Bárcenas, los ERE de Andalucía… en fin, todos trataremos de poner un paréntesis a una realidad incordiante, compleja e incluso hasta agobiante.

Es muy saludable dedicar un tiempo al solaz y al divertimento. Les aseguro que nuestra salud mental lo agradece y lo necesita. Pero la diversión y la alegría no son sinónimo de embriaguez, desmadre y algarada. Se lo puede uno pasar fenomenal sin ingerir ni una gota de alcohol, sin fumar un porro, sin esnifar una raya de cocaína o sin tomar ni una pastilla de “Speed” o de “Tripi”, como dicen en el argot. Es más, consumiendo cualquiera de esas sustancias, lo que conseguiremos sin duda es destruir unos cientos (a veces miles) de neuronas de nuestro cerebro y perder algo tan esencial y maravilloso del ser humano como es la libertad.

Sé que mis palabras serán impopulares, algunos las tacharán de carcas, otros de rígidas, puede que digan también que son exageradas, alarmantes o radicales. Sinceramente creo que no, sobre todo si nos atenemos a los datos, y un servidor además a la experiencia profesional. Más preocupante que el paro o el descalabro socioeconómico que estamos sufriendo es la pérdida de valores éticos. En esta sociedad todo vale con tal de no sufrir, de pasar, de abstraerse de una realidad que nos molesta, de conseguir placer, marcha y diversión. En este momento España tiene el dudoso honor de ocupar el número uno en el consumo de sustancias como el alcohol y cannabis, y, para más inri, también bate otro récord al ser la población que más precozmente se inicia en el consumo de ambas sustancias. ¡Preocupante, muy preocupante!

Hoy se toma mucha droga; unas, legales, otras ilegales. Hemos hecho del alcohol un compañero inseparable de cualquier festejo o celebración. Además le hemos añadido el porro, que “como no es tan malo y son solo exageraciones de los carcas”, al decir de sus precursores, pues a colocarse un poco. Además tomamos muchos tranquilizantes fuera del circuito sanitario y de las indicaciones médicas, siendo estos medicamentos hoy los grandes e inadecuados “consoladores de penas y angustias”. La cocaína, a pesar de su elevado precio, hace furor tanto en las clases altas, como en las bajas o mediopensionistas. Y para acabar de complicar la situación, cada vez hay menos percepción de riesgo en el consumo de otras sustancias tan peligrosas como las drogas de síntesis o los propios alucinógenos.

Por cada alijo que se incauta, nos meten diez por detrás, me decía hace poco un mando policial. Por cada aprensión que se realiza se introducen por diversos circuitos cantidades importantes de drogas. A pesar de los esfuerzos que hace la policía y la judicatura estamos perdiendo la batalla, una batalla que deja graves secuelas, cerebros rotos, familias destruidas, futuros maltrechos, sufrimiento y desesperación. La adicción a sustancias es una enfermedad cruel y despiadada contra la que todos tenemos que implicarnos decididamente.

Para el Pilar sale lo mejor, los gigantes y la procesión… reza la canción popular. Espero que para este Pilar la alegría y el regocijo corran a raudales, nos lo merecemos. Pero también deseo y confío que la sensatez y la prudencia de la que siempre hemos hecho gala los mañicos resalte por doquier y que, siempre con una copa de menos, como dice el slogan publicitario, seamos capaces de demostrar que se puede pasarlo en grande sin pasarse de la raya. ¡¡Felices Pilares 2013!!.