ZeC denuncia “la parálisis” en la adjudicación de 36 viviendas de la Jota tras un año terminadas

Suso Domínguez Zaragoza en Común
photo_camera El concejal de ZeC, Suso Domínguez, ha denunciado este hecho en sala de prensa

El grupo municipal de Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de Zaragoza ha denunciado la parálisis que están viviendo las 36 nuevas viviendas de la promoción Flumen el barrio de la Jota, unas viviendas impulsadas por Zaragoza en Común y que llevan más de un año terminadas y vacías. Su adjudicación se anunció en octubre de 2022 por el entonces alcalde Azcón, el concejal Serrano y la anterior Concejal de Vivienda. Los pisos se iban a asignar a las familias antes de terminar ese año.

“Ha pasado más de un año desde aquel anuncio, casi un año desde que se finalizó la obra y casi seis meses desde que el Ayuntamiento la recepcionó sin que a fecha de hoy hayamos tenido noticia alguna al respecto”, ha apuntado el concejal Suso Domínguez.

La formación ha criticado esta situación y urge una actuación, “más aún si tenemos en cuenta los grandes problemas de acceso a la vivienda que existen en la ciudad y cuando, según los propios datos de la sociedad Zaragoza Vivienda, a fecha de septiembre de 2023 había en lista de espera más de 9.800 personas”.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza, sin embargo, el portavoz del gobierno, Ángel Lorén, ha reprochado que el único periodo en el que no se ha construido ninguna vivienda fue de 2015 a 2019, cuando gobernaba Zaragoza en Común. "El señor Santisteve prometió muchas viviendas, pero al acabar no habían construido ninguna. Dejó empantanados varios proyectos como Fray Luis Urbano o Ponteros", ha incidido.

Además, ha puesto en valor el trabajo del gobierno de Azcón y la política con la que continúa la actual alcaldesa, Natalia Chueca, en relación a las viviendas sociales de Flumen que, ha anunciado, se van a gestionar con 11 entidades sociales y se entregarán en enero de 2024.

DIFERENCIAS ENTRE ALQUILER ASEQUIBLE Y ALQUILER SOCIAL

El Justicia de Aragón en su informe sobre vivienda social de 2021 señalaba cómo el término de vivienda social no es unívoco en la administración, confundiéndose de manera habitual con el de vivienda de alquiler asequible, “algo que consciente o inconscientemente venimos escuchando en este salón de plenos”, ha señalado el concejal Suso Domínguez.

En este sentido, Zaragoza en Común ha preguntado al gobierno si estas viviendas van a ser consideradas como viviendas sociales. Y es que la diferencia no es baladí: si tenemos en cuenta los ingresos máximos de los arrendatarios para un “alquiler asequible” este es de 4,5 veces el Iprem, esto es, 2.700 euros mensuales (32.000 euros anuales). Mientras, los ingresos para acceder a una vivienda social son de 1.500 euros, 2,5 veces el Iprem (18.000 euros anuales).

Desde Zaragoza en Común recuerdan que su apuesta ha sido siempre la de aumentar el parque público de alquiler, no sólo de vivienda social, “pero la apuesta por el alquiler asequible por parte del Gobierno de Chueca en base a la cesión de suelo público para la gestión privada durante 75 años, para el lucro de estas empresas, no puede hacerse a costa del abandono de la vivienda de alquiler social”.

De hecho, aseguran, desde el año 2010, las únicas 136 viviendas sociales puestas en marcha en Zaragoza son las que puso en marcha Zaragoza en Común: las 80 viviendas de Fray Luis Urbano, en Las Fuentes, las 20 de Imprenta Blasco, en el Casco Histórico y las 36 de La Jota.

ADJUDICACIÓN SELECTIVA

“Ya sabemos que el antiguo Gerente, tal y como trasladó en el Consejo de Zaragoza Vivienda, quería ser él personalmente quien decidiera para quiénes eran esas viviendas. Parece que como son viviendas de calidad “Passive House” y de 90 metros cuadrados éstas no pueden ser destinadas a personas con menos recursos”, ha criticado.

Externalizar las viviendas, cediéndose a entidades sociales, dicen, entorpecería la gestión por parte de los trabajadores de Zaragoza Vivienda. Ahora mismo, este tipo de gestión externa supera el 50% en las últimas promociones cuando históricamente no superaba el 10%. Además, los pisos de entidades son viviendas muy temporales y las familias necesitan un lugar estable que garantice una vida digna. Frente al año y medio de media de estancia en una vivienda asignada a un proyecto, los 10 años de las que gestiona la entidad municipal.

La formación ha expuesto que existen modelos que ya se muestran exitosos para ello, como el modelo de Imprenta Blasco, donde valoró la intergeneracionalidad de los inquilinos, o la mezcla cultural que favoreciese una mejor convivencia . “Es un modelo de éxito y que puede ser replicable”, ha argumentado el edil.

ZARAGOZA VIVIENDA

Para ello, ha pedido al gobierno de Chueca que confíe en los profesionales que tienen experiencia más que reconocida dentro de Zaragoza Vivienda, con personal formado para hacer una buena gestión y acompañamiento, garantizando el derecho a la vivienda por un lado y el respeto a la convivencia por otro.

El acceso a la vivienda garantiza otros derechos como el derecho a la salud, para personas con movilidad reducida que viven en viviendas sin ascensor, posibilita que familias con pequeños salgan de las infraviviendas que hay en muchos barrios, o la igualdad de oportunidades, ya que el tener una vivienda digna condiciona el resto de factores sociales, el acceso al empleo, a los estudios o a las redes comunitarias.