Zaragoza recuerda a los fallecidos y heridos que dejó el atentado de ETA en San Juan de los Panetes

Allí la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, ha exigido justicia y se ha comprometido a que la ciudad mantenga viva la memoria y la dignidad de las víctimas
homenajesanjuan
photo_camera Homenaje en San Juan de los Panetes

Zaragoza ha rendido homenaje a las dos víctimas que murieron en el atentado de ETA frente a la iglesia de San Juan de los Panetes. Un acto que tuvo lugar hace 37 años y en el que resultaron heridas otras 40 personas. Allí la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, ha exigido justicia y se ha comprometido a que la ciudad mantenga viva la memoria y la dignidad de las víctimas

Representantes civiles, militares y familiares han depositado una ofrenda floral en el memorial ubicado junto al templo donde ocurrió el atentando, acompañados por la música de un cello. Allí perdieron la vida el comandante ingeniero del Ejército de Tierra Manuel Rivera y el conductor Ángel Ramos.

En el acto han intervenido también la concejala delegada de Víctimas del Terrorismo, Ruth Bravo, la representante de la Asociación Víctimas del Terrorismo por la Paz (Vitepaz), Maribel Franco, y la delegada de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en Aragón, Lucía Ruiz.

“Los demócratas reconocemos el sufrimiento y el sacrificio que las víctimas, las Fuerzas Armadas Españolas y la Guardia Civil y sus familias han hecho durante años. Les damos las gracias y recordamos a quienes dieron la vida para que hoy tengamos un sistema democrático pleno. Y lo que hacemos los demócratas es también, con estos actos, mantener viva la memoria y la dignidad de las víctimas y exigir justicia”, ha manifestado la alcaldesa.

“Y para asegurarnos de que nadie cambia la historia, cada 30 de enero seguiremos viniendo aquí a transmitirle a la sociedad zaragozana, aragonesa, española, un relato basado en la verdad, que neutralice los discursos de quienes intentan blanquear a los responsables de la época más negra que sufrieron España, Aragón y Zaragoza con más de 800 asesinatos”, ha añadido.

Fue el 30 de enero de 1987 cuando ETA explotó una bomba junto a un autobús que llevaba a profesores, alumnos y personal de la Academia General Militar.