Zaragoza se prepara para la llegada de la mosca negra: cómo afecta su mordedura

Con la inminente llegada del calor, Zaragoza se prepara para hacer frente a una de las molestias más clásicas del verano: la proliferación de la mosca negra y de sus agresivas mordeduras
Mosca-negra1
photo_camera Tratamiento contra la mosca negra

Con la inminente llegada del calor, Zaragoza se prepara para hacer frente a una de las molestias más clásicas del verano: la proliferación de la mosca negra y de sus agresivas mordeduras que causan dolor e irritación, en ocasiones se producen dermatitis, edema y picor y pueden llegar a requerir de atención médica.

La buena noticia la trae este año la climatología que Zaragoza ha tenido en estos últimos meses. Todo apunta que en 2024, la llegada de la mosca negra se retrasará debido a las lluvias que hubo en marzo y a que no ha hecho calor hasta la fecha de forma continuada. Todo ello ha hecho que esta temporada el río Ebro vaya alto de caudal y eso ha arrastrado las larvas, limitando su desarrollo.

Para prevenir las afecciones de este fastidioso insecto, el Ayuntamiento de Zaragoza está realizando actualmente muestreos en los ríos con el objetivo de determinar los tratamientos que este año se volverán a aplicar dentro de la estrategia que mantiene para minimizar los efectos de la mosca negra.

QUÉ MEDIDAS TOMA ZARAGOZA CONTRA LA MOSCA NEGRA

Mosca-Negra2
Los drones rocían el Ebro con larvicida

En años anteriores, los tratamientos contra la mosca negra se han llevado a cabo a finales de mayo con la utilización de drones. Estos vehículos no tripulados ayudan a esparcir el larvicida necesario en aquellos puntos del río Ebro y sus afluentes donde es complicado acceder con barca o donde no llega el tratamiento habitual con las motobombas.

La mordedura de la mosca negra puede resultar muy molesta para las personas, ya que produce picazón, hinchazón y enrojecimiento en la zona afectada. Además, en algunos casos puede causar reacciones alérgicas, por lo que es importante tomar precauciones para evitar su picadura.

Los expertos recomiendan utilizar repelentes, vestir con ropa que cubra la mayor parte del cuerpo y evitar salir al aire libre en zonas donde proliferen en las horas de mayor actividad de estos insectos, que suelen ser al amanecer y al atardecer.