Zaragoza Florece convierte a la ciudad en capital de las flores durante cuatro días

Cientos de personas recorren a estas horas el Parque Grande en la primera jornada que acoge desde hoy y hasta el domingo, la cuarta edición del Festival Zaragoza Florece, que este año tiene como leitmotiv "El Mundo de los Sueños"
photo_camera El festival Zaragoza Florece engalana ya el Parque Grande

Cientos de personas recorren a estas horas el Parque Grande en la primera jornada que acoge desde hoy y hasta el domingo, la cuarta edición del Festival Zaragoza Florece. “El Mundo de los Sueños” marca la programación de un espacio engalanado en el que ya lucen la exposiciones florales, el Mercado de las Flores, conciertos, gastronomía y actividades para el público infantil.

Una de las principales novedades es el Pozo, un tesoro oculto del parque que guarda historias del pasado y que tiene una decoración desbordada de fantasía. También hay espacios oníricos como La Pajarera y paseos deslumbrantes llenos de colorido y olor que acercan a La Rosaleda, uno de los puntos más visitados.

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, espera que este año se batan los 300.000 visitantes que tuvo la edición anterior. “Es una cita imprescindible que hará que el Parque Grande se nos quede pequeño. Contribuye a que se hable de Zaragoza fuera de nuestra ciudad y a que miles de visitantes de toda España se acerquen para descubrir que está pasando en la capital aragonesa”, ha sostenido.

Ecokids será un nuevo espacio donde los más pequeños aprenden sobre sostenibilidad con talleres y juegos. Los primeros visitantes han recorrido los puestos del Mercado de las Flores, que vuelve a ocupar todo el margen derecho del paseo de San Sebastián con arreglos florales que han hecho las delicias del público.

“Queremos seguir creciendo, porque el objetivo -ha subrayado la consejera de Movilidad y Medio Ambiente, Tatiana Gaudes- es que Zaragoza Florece se consolide en el calendario nacional como una cita de la que disfruten no sólo todos nuestros vecinos, sino también quienes vengan de fuera, y que aprovechen el Festival para conocer esta nueva Zaragoza que asombra a quienes hacía tiempo que no nos visitaban. Esa Zaragoza que apuesta por la modernidad, la sostenibilidad y el futuro sin perder el carácter de ciudad hospitalaria que siempre ha tenido”.

“LOS SUEÑOS” MARCAN LA PROGRAMACIÓN DE ZARAGOZA FLORECE 2024

flores2
La Pajarera es uno de los puntos más espectaculares del festival

En esta edición, Zaragoza Florece ha adoptado como eje temático “Los Sueños”: el mundo onírico recorre todas las instalaciones y estará presente a lo largo de toda su programación: “La propia bota con flores del cartel de este año - como ya explicó en su momento la consejera Gaudes- es un guiño a la fantasía, a esa imaginación surrealista que nos invita a dar un paso más allá de nuestra rutina cotidiana”.

Como ya es tradición, las instalaciones, exposiciones y talleres de grandes maestros floristas serán, seguramente las acciones más fotografiadas y admiradas del Festival. Nombres como Jürgen Herold, Rosa Valls, Carlos Curbelo y Jordi Abello, Carles Fontanillas, Miguel Ángel Delgado, Chus Silvosa y Juan Carlos López, de gran prestigio en el panorama del arte floral a nivel internacional, competirán por ser el principal centro de atención con sus creaciones.

Si el pasado año la zona de La Pajarera fue el gran descubrimiento para muchos visitantes, este año la sorpresa puede estar en El Pozo, ubicado junto al Paseo Manuel Azaña, no lejos del Jardín Botánico.

Este pozo de piedra y forja originalmente se encontraba en los años 70 junto al Torreón de la Zuda, en la glorieta de Pío XII, tras la pasarela sobre el Ebro. Un ubicación muy cercana a la Plaza del Pilar y las Murallas Romanas. En una de las últimas intervenciones en el torreón, el pozo se trasladó al Parque Grande, donde se encuentra ahora y donde se podrá admirarlo todos los días. Allí Álex Segura y Pere Padrós están preparando una instalación alrededor de bosques encantados, hechizos y leyendas.

Durante estos días habrá 30 actuaciones musicales en un Zaragoza Florece que desborda los límites del Parque Grande y llega a sitios como la Gran Vía y la plaza de Santa Engracia.