Zaragoza diseña un visor de temperatura superficial que permitirá conocer las islas de calor

Jornada celebrada en el Seminario a la que han asistido los socios de los distintos países que participan en esta iniciativa
photo_camera Jornada celebrada en el Seminario a la que han asistido los socios de los distintos países que participan en esta iniciativa

La capital aragonesa ha diseñado un visor de temperatura superficial para conocer las islas de calor que se producen en la ciudad y adoptar decisiones. Es uno de los avances que ha mostrado el Ayuntamiento de Zaragoza dentro del proyecto europeo Urban Data Space for Green Deal (Usage) en una jornada celebrada en el Seminario a la que han asistido los socios de los distintos países que participan en esta iniciativa.

Este proyecto busca proporcionar soluciones y mecanismos para poner a disposición de la ciudadanía los datos ambientales y climáticos de las ciudades.

Una de las propuestas presentadas ha sido este nuevo servicio de visualización que permite conocer la temperatura superficial de la ciudad y las islas de calor gracias a la información aportada por satélite Sentinel-3.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza, la Oficina Técnica de Participación, Transparencia y Gobierno Abierto lidera este proyecto, en colaboración con el Departamento de Ecología Urbana y Economía Circular y el Servicio de Medioambiente y Sostenibilidad.

Durante la jornada, que se ha celebrado durante tres días en el Seminario, se ha dado a conocer ante los demás socios determinadas acciones realizadas desde este ayuntamiento.

Así, la directora General de Fondos Europeos, Blanca Solans, ha contado la participación de Zaragoza dentro del proyecto NetZeroCities, mientras que Fernando Martín del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) ha detallado el Sistema de predicción de calidad del aire de Zaragoza a través del proyecto Precoz.

En el ámbito de la cooperación con la Universidad de Zaragoza, Miguel Ángel Saz del grupo de investigación ha presentado el análisis sobre islas de calor urbano, mientras que la Cátedra de Territorio y visualización Geográfica se ha centrado en las herramientas desarrolladas dentro de la infraestructura municipal para facilitar el acceso a datos abiertos por parte de la ciudadanía, haciendo hincapié en el proceso participativo del Plan de Adaptación realizado en noviembre.

Para finalizar, el profesor del departamento de Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Zaragoza, Javier Zarazaga, ha hablado de la forma de trabajar con datos espaciales.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Usage proporcionará mecanismos de gobernanza innovadores, herramientas basadas en la Inteligencia Artificial (IA) y análisis de datos para compartir, acceder y utilizar datos a nivel de ciudad de Observación de la Tierra (EO), Internet de las cosas (IoT), fuentes autorizadas y multitudinarias.

“El objetivo es construir una infraestructura descentralizada para la recopilación, el procesamiento y el intercambio de datos confiables basados en principios comúnmente acordados, que facilite la combinación de datos heterogéneos para el análisis de políticas”, explican desde la Oficina de Participación.

Usage validará sus soluciones en cuatro áreas piloto diversas ubicadas en cuatro países diferentes, centrándose también en la reutilización de las soluciones en otras áreas urbanas.

La primera reunió del proyecto Usage se celebró en Ferrara (Italia) a comienzos de este mes, y en ella participaron técnicos municipales. Durante este encuentro que se prolongó durante tres días, los socios del proyecto y las partes interesadas invitadas se reunieron para discutir datos dinámicos sobre islas de calor urbanas, precipitaciones, calidad del aire, biodiversidad y políticas ambientales correspondientes a nivel urbano.

Desde Zaragoza, “entre las acciones encuadradas en el desarrollo de este proyecto, estamos trabajando en un visor de temperatura superficial que permita conocer las islas de calor de la ciudad y tomar decisiones en base a los datos disponibles en cada momento”.

Este nuevo servicio, disponible en la sede electrónica municipal permite monitorizar la temperatura superficial de la ciudad de Zaragoza gracias a la información que ofrece el satélite Sentinel-3.