Zaragoza crea el Plan Sanitario del Agua para blindarse ante posibles riesgos de abastecimiento

La Oficina Técnica del Ciclo Integral del Agua ha elaborado un documento con una visión estratégica completa que involucra a todos los agentes de la red de abastecimiento de agua potable
tuberia
photo_camera En Zaragoza existe una red de 1.300 km de tuberías

El Ayuntamiento de Zaragoza ha elaborado el Plan Sanitario del Agua (PSA), un documento estratégico para estudiar, evaluar, priorizar y gestionar los potenciales riesgos del sistema municipal que abastece de agua potable a la población. “El objetivo último de este plan es hacer un análisis en profundidad de todo el sistema para adelantarnos a posibles situaciones, aunque sean estadísticamente poco probables”, ha asegurado el consejero de Urbanismo e Infraestructuras, Víctor Serrano.

El PSA, creado por la Oficina Técnica de Ciclo Integral del Agua, responde las máximas exigencias normativas en materia de calidad de aguas de consumo que se marca en la Directiva marco del Agua de la Unión Europea. “Estos posibles riesgos que se analizan no sólo están referidos a posibles averías o ataques malintencionados, sino también a aquellos asociados a eventos imprevistos que puedan alterar la calidad o cantidad de agua, y que pueden incluir desde desastres naturales hasta eventos climáticos”, ha detallado Serrano.

“Nunca es poco todo esfuerzo que realicemos para incrementar la tranquilidad y la seguridad de elementos básicos para nuestros ciudadanos, como es el agua de boca que llega a sus grifos”, ha reseñado Víctor Serrano, quien ha recordado el “excelente trabajo y control de la red de abastecimiento, donde están implicados desde los técnicos de Infraestructuras hasta los del Instituto Municipal de Salud Pública”.

En esta línea, Serrano también ha destacado el esfuerzo que se está ejecutando para incrementar la calidad del agua que consume la ciudad de Zaragoza: “En 2023, la potabilizadora de Casablanca, para dar servicio a más de 724.000 ciudadanos, captó 60 hm³ de los que el 80% procedían de la conexión con el embalse pirenaico de Yesa frente al 20% del Canal Imperial. Unos porcentajes excelentes que dan muestra de nuestro compromiso con la excelencia de la calidad del agua de boca que llega a nuestros grifos, pero que además se ha reforzado en el Presupuesto municipal de 2024, incrementando la partida económica en un 28% con el objetivo de seguir avanzando para acercarnos a captar un 90% de agua de Yesa”.

Dentro del PSA de Zaragoza, en la fase de identificación de peligros, se ha hecho una valoración con los factores de probabilidad y gravedad para obtener un valor de riesgo. Una vez evaluados los riesgos, Zaragoza no tiene clasificado ningún punto crítico, por lo que no serían necesarias las medidas correctoras e inmediatas. Aun así, se elaboran medidas preventivas para eliminar totalmente los riesgos y reducir considerablemente la probabilidad de su gravedad o ocurrencia.

Respecto a los puntos de control o muestreo, donde se hace un seguimiento o vigilancia regular o constante para garantizar la calidad y seguridad del agua potable, Zaragoza tiene actualmente en su red de abastecimiento designados hasta 73 puntos: tres en las fuentes de abastecimiento de agua bruta (Yesa, Canal Imperial y Ebro), seis en el tratamiento de la ETAP de Casablanca, dos en los depósitos de cabecera de Casablanca y Valdespartera, diez en los depósitos regulares, 51 a lo largo del sistema de distribución y uno en la zona abastecida mediante cisternas de agua.

1.300 KM DE TUBERÍAS

Para que un zaragozano pueda abrir un grifo en su casa y salga agua, existe un sistema de distribución de la ciudad que es una gran malla, con ramificaciones en los extremos hacia zonas industriales o barrios periféricos, con una longitud de 1.300 km de tuberías divididas en dos categorías: red arterial (grandes tamaños que conducen el agua a los depósitos de la red) y red de distribución (diámetros menores que conectan con las tomas domiciliarias y otros puntos de consumo). Además, en la red de distribución hay cerca de 14.500 llaves de corte instaladas.

En el Plan Sanitario del Agua, que controla toda esta red de abastecimiento, participan, bajo la dirección de Infraestructuras y la coordinación de la Oficina Técnica del Ciclo Integral del Agua, personal de servicios, secciones y unidades municipales como Explotación de Agua Potable, Supervisión, Cartografía y Explotación de Redes, Instituto Municipal de Salud Pública, Guardallaves, Brigadas, el personal de la ETAP, Oficina Técnica de Viario Público, Proyectos y Obras de Infraestructuras, y Control de Obras.