Zaragoza acudirá a los tribunales para desalojar los edificios okupados de El Gancho

El edificio incendiado de la calle Pignatelli, 76, habitado por 20 okupas, será una de los primeros que se intentará desalojar
Gancho1
photo_camera Los bomberos sofocaron un incendio en el número 76 de la calle Pignatelli, uno de los edificio "okupados" de El Gancho. Foto: Pilar Álvarez

El responsable de Urbanismo, Víctor Serrano, ha anunciado este miércoles que el Ayuntamiento de Zaragoza, conforme vaya adquiriendo el cien por cien de las propiedades que hoy están ocupadas ilegalmente, acudirá a los tribunales para desalojar los edificios.

“El Consistorio vertebrará la demanda judicial ya como propietario del edificio para, previo informe de la asesoría jurídica, elevar la cuestión a los tribunales e iniciar los desalojos oportunos”, ha subrayado Serrano.

El responsable de Urbanismo toma esta medida tras el último incendio ocurrido este fin de semana en uno de los edificios más conflictivos ubicado en el número 76 de la calle de Ramón Pignatelli. Este inmueble está habitado actualmente por una veintena de “okupas”.

En rueda de prensa Serrano ha explicado que Pignatelli, 76 se ha convertido en la prioridad del equipo de gobierno municipal del PP. “La semana que viene firmaremos el acta definitiva en el notario, en el que se acredite que vamos a obtener el cien por cien de la propiedad y a partir de ahí solicitaremos el amparo judicial para proceder a encaminar proyectos que tengan interés público para los vecinos”.

Serrano ha destacado la gestión de Zaragoza Vivienda para tratar de erradicar este problema que afecta, sobre todo, a barrios como Delicias, Casco Histórico y Oliver-Valdefierro, y ha criticado al PSOE porque “paraliza iniciativas legislativas que quieren castigar la ocupación ilegal”. “Cuando el PSOE gobierna, favorece la ocupación ilegal”, ha sostenido el edil de Urbanismo.

Serrano ha subrayado que el “problema es real” y ha añadido que cada fin de semana" viene reflejado en los medios de comunicación con incendios, altercados y problemas sociales", por lo que, ha apuntado, el equipo de gobierno se compromete a “seguir combatiendo” un fenómeno “francamente dañino para la convivencia en los barrios de Zaragoza”.