Los vecinos de Los Fayos cobrarán las ayudas para rehabilitación pactadas en 1993 por la presa del Val

Los vecinos de Los Fayos recibirán las ayudas pactadas en 1993 como compensación por la presa del Val. Para ello, el Gobierno de Aragón ha incluido en su presupuesto 600.000 euros. Parte del dinero podría destinarse a saldar deuda municipal. Además, avanzan los trámites para construir la nueva urbanización sobre la cota del embalse.

Los Fayos.- Los vecinos de Los Fayos recibirán, por fin, el dinero comprometido en 1993 en los planes de compensación por la presa del Val, destinado a rehabilitación de viviendas. El Gobierno de Aragón ha presupuestado para este año un total de 600.000 euros que se repartirán entre los habitantes de la localidad, tanto para los de primera como para los de segunda residencia.

El alcalde ha mantenido ya varios encuentros con responsables del Departamento de Urbanismo. Las ayudas económicas tendrían como objeto rehabilitar el exterior de los inmuebles, aunque para aquellas casas que ya hayan sido acondicionadas, podrían destinarse a obras interiores. “Esperamos que lleguen inmediatamente”, ha afirmado el alcalde, José Ángel Alonso.

En estos momentos, el Ayuntamiento fayano negocia con el Gobierno regional la distribución de los 600.000 euros. Según los convenios, cada vecino debe recibir 6.000 euros, y los inquilinos con segunda residencia hasta el 20% del total de la inversión realizada. Además, si la DGA lo permite, los vecinos de Los Fayos cederán parte del dinero al Consistorio para poder saldar la abultada deuda local, que ronda los 150.000 euros. Un gran gesto que aliviará las arcas municipales. “En estos años, no hemos tenido ingresos, sino gastos por culpa del pantano”, ha asegurado el alcalde en declaraciones a ARAGÓN PRESS.

La urbanización, más cerca

Pero ésta no es la única buena noticia para Los Fayos. Y es que el Plan Parcial para construir la nueva urbanización por encima de la cota del embalse está en marcha. Este mismo mes, el alcalde mantendrá una reunión con responsables del Gobierno aragonés y la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

El alcalde ha asegurado estar dispuesto a negociar los proyectos para adaptarlos a la situación actual. Por ejemplo, en el caso de la urbanización, realizar la ejecución en varias fases o modificar los accesos para aprovechar la carretera existente, optimizando así la inversión.

La nueva urbanización constará de 146 parcelas repartidas en 70.000 metros cuadrados. Es el proyecto más demandado por el municipio desde 1993, cuando se aprobaron los convenios incumplidos por las distintas administraciones.