Los vecinos del Arrabal piden la reapertura del Centro de Interpretación del Balcón de San Lázaro

Más de 2.000 personas visitaron este espacio durante los dos años que estuvo en activo
Centro-Interpretación-Balcón-San-Lázaro-Arrabal-Ayuntamiento-Zaragoza
photo_camera El Centro de Interpretación cerró sus puertas con la pandemia

Han pasado ya más de cuatro años desde que los vecinos del Arrabal hicieron de guías turísticos por última vez para enseñar la historia de lo que un día fue el Convento de San Lázaro. Y es que, con la llegada del Covid-19, el Centro de Interpretación del Balcón de San Lázaro tuvo que cerrar sus puertas. Ahora todos ellos reclaman una reapertura que, aseguran, debe llevar antes consigo una adecuación del espacio tras tanto tiempo en desuso.

En concreto, fue el 29 de enero de 2020 cuando tuvo lugar la última visita guiada con motivo de la celebración de la festividad de San Valero. Hasta entonces la Asociación de Vecinos Tío Jorge-Arrabal había formado a seis personas para ejercer como guías y habían organizado visitas el primer sábado de cada mes consiguiendo más de 2.000 visitantes en los últimos años en activo.

Desde el PSOE se han sumado a la reivindicación y han pedido al Ayuntamiento de Zaragoza que vuelva a ponerlo en funcionamiento. "Exigimos a la alcaldesa, Natalia Chueca, que ponga en marcha otra vez este Centro de Interpretación. Es clave en la recuperación de las riberas del Ebro y para que los vecinos de la margen derecha visiten la margen izquierda. Cuesta muy poco arreglarlo para que se puedan seguir haciendo estas visitas tanto para turistas como para los zaragozanos", ha afirmado la portavoz socialista, Lola Ranera.

Según han contado los propios vecinos, las visitas se realizaban en grupos de 20 personas a los que se les ofrecía todo tipo de información sobre la historia del convento, así como una serie de anécdotas sobre el pozo. En su interior, de hecho, también han tenido lugar presentaciones de libros o pequeños conciertos de música.

UN CERRAMIENTO COMPLEMENTARIO

Desde el consistorio, la respuesta no ha tardado en llegar. La consejera de Cultura, Sara Fernández, ha explicado que el problema se encuentra en el cerramiento del propio Centro de Interpretación. "Las lamas permiten que entre toda la suciedad. Se han llevado a cabo labores de limpieza, pero también hacen falta labores de restauración del patrimonio arqueológico que hay dentro", ha expuesto.

En este sentido, ha dicho Fernández, "estamos a la espera de que Urbanismo proponga alguna solución de cerramiento complementario, la voluntad es arreglarlo en cuanto se pueda".