Ureña asegura que la Iglesia católica es como el resto de ONG que no pagan IBI

El arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, ha señalado que la Iglesia no paga el IBI al igual que el resto de ONG. Para ello, Ureña ha resaltado el carácter benéfico y social, ya que atiende una "inmensa cantidad de obras sociales".

Zaragoza.- La polémica de cobrar a la Iglesia católica el IBI ha llegado a la capital aragonesa, después de que vayas ciudades hayan planteado estudios sobre la viabilidad de una propuesta que, por el momento, sería ilegal. El arzobispado de Zaragoza, Manuel Ureña, ha asegurado que en estos momentos la Iglesia no podría hacer frente al pago de dicho impuesto.

Ureña ha recordado que existe una ley de 2002 que equipara el régimen fiscal de la Iglesia con fundaciones, asociaciones de utilidad Pública, oenegés de ayuda al desarrollo y federaciones Deportivas, entre otros, así como al resto de confesiones religiosas. Prueba de la labor social ha destacado la ayuda que ofrece Cáritas Diocesana a decenas de familias.

Concretamente, la Iglesia no paga el IBI por sus parroquias, sus locales y la curia Diocesana, Seminarios y Universidades de disciplinas eclesiásticas, así como las casas parroquiales, residencia del Obispo y los edificios destinados a residencia de Órdenes y Congregaciones religiosas.

El privilegio fiscal proviene del Concordato entre la Santa Sede y el Estado Español para Asuntos Económicos suscrito el 3 de enero de 1979. Un acuerdo en el marco de la Constitución Española, con rango de tratado internacional y refrendado por una inmensa mayoría del Congreso y del Senado, y que, según la Conferencia Episcopal, la Santa Sede mantiene con más de 100 países.

Desde 1979 hasta la fecha, este régimen fiscal ha tenido variaciones motivadas por las distintas modificaciones tributarias como la introducción del IVA o la Ley de reforma de las haciendas Locales, entre otras.

En 2007 la Iglesia renunció a la exención que disponía de IVA en la entrega de bienes inmuebles.