Las 15 mejores rutas de senderismo en Zaragoza, ¿te gusta el trekking?

¿Pensando en practicar senderismo en Zaragoza? En ese caso, las 15 rutas que te proponemos a continuación son lo que necesitas
Trekking en Zaragoza
photo_camera En Zaragoza hay muchas rutas para practicar senderismo

Zaragoza es perfecta para practicar senderismo: repleta de caminos, barrancos, pasarelas y un entorno natural privilegiado con todo lo necesario para los amantes del trekking. 

Hay 13 rutas recomendadas desde Turismo de Aragón, que se suman a otras actividades y planes en Zaragoza que también se pueden realizar y que repasamos a continuación. ¿Listo para explorar estos senderos? 

  1. Hoz Seca y Hoz del río Mesa
  2. La Cara oculta del Moncayo: barrancos de Purujosa
  3. El río Aguasvivas en Belchite y la presa de Almonacid
  4. Las Hoces del Piedra desde Aldehuela de Liestos
  5. Ruta por la Bal de Luesia y ascensión a Puy Fonguera
  6. Ascensión al Cabezo de la Mata. Añón de Moncayo
  7. Alto de la Nevera en la Sierra de Algairén
  8. Jabacín, las Torcas y el meandro del Jalón
  9. Castellet de Faió en Nonaspe
  10. Las Murallas y el Caracol del Canal y el Jalón en Grisén
  11. Los Miradores de Monegrillo
  12. Montes Blancos de Alfajarín
  13. El Aguallueve de Anento
  14. Los castillos de Armantes
  15. Bárdena Negra

Hoz Seca y Hoz del río Mesa

hoz
La ruta Hoz Seca y Hoz del río Mesa es una ruta circular de unos siete kilómetros. Foto: Turismo de Aragón

La ruta Hoz Seca y Hoz del río Mesa es una ruta circular de unos 7 kilómetros que ofrece poco desnivel y que recorre toda la naturaleza de Jaraba y Calmarza. Además, pasa por diferentes parajes que incluyen pinturas rupestres de gran atractivo.

El inicio de esta travesía es en el barranco, en el aparcamiento que lleva hasta el santuario de Nuestra Señora de Jaraba. Luego se debe continuar con las indicaciones de la GR-24.1, hasta uno de los meandros donde se encuentran las pinturas de Roca Benedí

Al llegar al cruce con el SL-Z-43, continúa hasta el mirador del río Mesa y vuelta. La vista montañosa y el atractivo son realmente impactante. Eso sí, antes de realizar la ruta conviene revisar, ya que en ocasiones parte de su recorrido está cerrado.

La Cara oculta del Moncayo: los barrancos de Purujosa

Purujosa-9
De Purujosa llama la atención su ubicación. Foto: Turismo de Aragón

La Cara oculta del Moncayo es otra de las rutas cautivantes que tiene Zaragoza . Ésta tiene menos de 5 kilómetros, por lo que se recorre de forma fácil y se puede completar en menos de 2 horas

Se trata de un sendero circular que al avanzar enlaza el barranco de Cuartún con el de la Virgen a través del collado de Barrevinoso.

El aparcamiento de Purujosa junto a la carretera CV-630, es el punto de inicio de este recorrido. El camino va desde la parte alta en descenso por la GR-90 y el PR-Z-77 hasta la unión entre barrancos: el peirón de la Virgen de la Leche

El barranco de Cuartún desemboca en la cueva del mismo nombre y también se accede a la pista forestal del collado. 

Por el mismo barranco de la Virgen se continúa bajando hasta la unión entre ambos y el regreso es por el camino inicial hasta el comienzo de la ruta.

Ruta río Aguasvivas en Belchite y la presa de Almonacid

Pozo de Chorros en Aguasvivas
Pozo de los Chorros en Aguasvivas, un paraje idílico

El río Aguasvivas en Belchite y la presa de Almonacid es un camino lineal de unos 6 kilómetros que se realiza también en menos de 2 horas. El regreso se realiza por el mismo sendero. 

Comienza en Belchite por el PR-Z-80, hasta la presa romana de Almonacid, con más de 2000 años de antigüedad por el cauce del río.

Esta ruta es muy buscada por senderistas y parte de la plaza Goya, continúa en la A-220 hasta que el camino llega a la vía verde a la altura de una antigua nave. 

En este lugar se pueden apreciar los restos de un antiguo viaducto y se camina paralelo a la acequia. Luego se cruza el río Aguasvivas y se pasa por el estrecho de Malpasillo con sus saltos de agua y chorros. El recorrido culmina con la llegada a la impresionante presa romana del siglo I.

Las Hoces del Piedra desde Aldehuela de Liestos

Se trata de un paraje poco conocido

La ruta de las Hoces del Piedra desde Aldehuela de Liestos es una de las rutas estrella en Zaragoza. 

Las hoces del río Piedra son un paraje poco conocido del pueblo de Aldehuela de Liestos, de Campo de Daroca, que para llegar hasta él, hay que recorrer un sendero circular de poco más de 12 kilómetros, que se puede hacer en menos de 4 horas.

Se trata de una travesía un poco extensa para quienes no estén habituados a largos recorridos a pie. El inicio de esta ruta es la entrada de la localidad, junto al panel informativo local que hay en la carretera. 

Luego se toma el PR-Z-57 para cruzar el río Piedra y se continúa por el barranco de la Ballestera hasta el barranco de Carranueva. 

La finalización de este sendero es el barranco del Montecillo con las hoces del Piedra. El camino es bastante rocoso y con poca vegetación, pero desde luego vale la pena hacerlo.

Ruta por la Bal de Luesia y ascensión a Puy Fonguera

La ruta discurre por espacios naturales protegidos que son refugio de quebrantahuesos, alimoches o milanos reales.
La ruta discurre por espacios naturales protegidos que son refugio de quebrantahuesos, alimoches o milanos reales

La ruta por la Bal de Luesia y ascensión a Puy Fonguera no es un camino cerrado, sino que permite combinar varios senderos del monte de la Bal

Este camino permite ingresar en el majestuoso Paisaje Protegido de la Sierra de Santo Domingo. Al hacerlo se camina en forma circular y su recorrido total es de 8 kilómetros, que se suelen completar en unas 3 horas.

El refugio de l’Artica es el punto de inicio. Se avanza hacia el sendero botánico hasta el collado de la Balsiruela y luego se enlaza con un cruce de pistas, por lo que se debe continuar por el sendero dirección sur hacia la fuente del Pueyo

En ese punto se asciende hasta el mirador de Puy Fonguera que permite una vista espléndida llena de un valle verde de vegetación y aire puro. 

Luego, el regreso es por el bosque para pasar por la antigua carbonera y por el hayedo de la Bal del Avellanar.

Ascensión al Cabezo de la Mata. Añón de Moncayo

La ruta permite conocer los secretos de las tierras del Moncayo. Foto: Blog Encanto del Moncayo
La ruta permite conocer los secretos de las tierras del Moncayo. Foto: Blog Encanto del Moncayo

La ascensión al Cabezo de la Mata. Añón de Moncayo, es una ruta lineal que tiene 6 kilómetros y unas dos horas de duración. 

En este recorrido es posible admirar y conocer uno de los mejores robledales de todo Aragón, una parte menos típica de la ascensión del Moncayo.

Se inicia en el aparcamiento de la central eléctrica de Morca. Luego se continúa por el sendero que sube por el barranco de Morca hasta el collado de Juan Abarca.

El trazo complicado del recorrido es el que lleva al Cabezo de la Mata, aunque a cambio ofrece a los participantes de la travesía unas vistas espectaculares. El regreso de la ruta se realiza por el mismo camino de ida.

Alto de la Nevera en la Sierra de Algairén

Atardecer en la Sierra de Algairén
Atardecer en la Sierra de Algairén

La ruta Alto de la Nevera en la Sierra de Algairén es un recorrido circular que además tiene cierto desnivel, aunque con un trazado sencillo. 

Se realiza por la Sierra de Algairén donde se aprecian increíbles panorámicas, principalmente en el Mirador de la Falaguera.

La ruta comienza en la zona de esparcimiento el Raso de la Cruz, que está en la confluencia de dos barrancos, el de Valdecerezo y de los Hortales.

Se debe llegar desde Cosuenda por la pista que parte de la localidad en dirección sur a unos 3,5 km. Luego la ruta sigue con las marcas del PR-Z 43 partiendo desde el mismo Raso de la Cruz

Existen suaves ascensos para atravesar un bosque de quejigos, carrascas y pinos, entre los hay también arces y cerezos silvestres. En la senda se puede visitar la cueva de las Tocinicas y el Sitio del Emparrado, donde hay un área con mesas y bancos para pasar un rato descansando. 

En un punto de recorrido se puede apreciar de antemano el destino de este recorrido ascendiendo al mirador de la Falaguera o Alto de la Nevera, desde donde se disfrutan las vistas de la Sierra y el valle de Tiermas.

El regreso es al Raso de la Cruz por el Collado del Tío Francisco, también señalizado como PR-Z 43.

Jabacín, las Torcas y el meandro del Jalón

El recorrido discurre por el meandro del río y atraviesa la vía férrea. Imagen: Ayuntamiento Morata de Jalón
El recorrido discurre por el meandro del río y atraviesa la vía férrea. Imagen: Ayuntamiento Morata de Jalón

La ruta denominada Jabacín, las Torcas y el meandro del Jalón forma un camino circular que permite apreciar un fértil valle de gran belleza, teniendo como telón de fondo un paisaje de roca caliza, que conforma un entorno ideal para la práctica del senderismo y la escalada. 

El punto de inicio es la localidad de Morata de Jalón, en las cercanías del albergue municipal. Desde aquí se continúa por el Camino del Baldío que pasa por el cementerio hacia las afueras. 

Hay que seguir por la pista unos 500 metros, en las cercanías de un paso a nivel sin barreras y a la altura de una caseta de acometida se avanza por el camino del Baldío, hacia el oeste. La misma pista es por la que se regresará más tarde.

El camino lleva hasta la Paridera de Jabacín. Luego deberás atravesar un sendero que desciende en dirección al meandro del Jalón y que enseguida se hace visible la peña donde se emplaza la Cueva de las Grajas a la izquierda.

Se llega entonces a la ribera del Jalón y se prosigue por su margen derecha, en busca del puente del ferrocarril que habrá que cruzar. En la boca del túnel comienza el punto de retorno junto a las orillas del meandro y bajo las paredes de escalada del Macizo del Alí y más allá de la Gran Placa.

Castellet de Faió en Nonaspe

Los restos de un antiguo torreón fortificado de época carlista dan nombre a esta ruta.
Los restos de un antiguo torreón fortificado de época carlista dan nombre a esta ruta

Castellet de Faió en Nonaspe es una ruta de trekking en Zaragoza que se inicia en la ermita de Nuestra Señora de Dos Aguas, ubicada en interfluvio de los ríos Algars-Matarraña

Se trata de un trazo exigente que penetra por zonas de pinar y surca profundos barrancos como el de Vall Major. También se visitan asombrosos miradores como el de Dos Aguas o el Mirador del Ebro

La ruta se inicia en la mencionada ermita. Luego se sigue por una pista que va en dirección suroeste y se prosigue hasta encontrar el puente que cruza el río Algars. Se sigue en paralelo al río pero en dirección noreste. Existe un punto en la señalización de Castellet de Faió, que es el lugar para iniciar el retorno.  

Se continúa siguiendo la señal hacia Fayón (PR-Z 157) y las indicaciones de Camino Natural del Matarraña-Algars. Luego se llega hasta los restos de un antiguo forteón fortificado de época carlista que da nombre a la ruta y de nuevo en el sendero se alcanzará el mirador Dos Aguas con unas vistas de ensueño. 

Se toma un sendero que en descenso se adentra en el bosque Más adelante se divisa el viaducto del ferrocarril y el valle que conforma la Vall Major. Se sigue entonces por un trazado que bordea por la parte de arriba la Vall Major hasta un cruce señalizado que indica al Mirador del Ebro, al que se puede acceder caminando unos 800 metros más.

Por una vereda se asciende hasta ubicarse en la parte superior de la sierra. Luego se camina varios kilómetros hasta llegar a un cruce importante que señala al Castellet de Faió. Se sigue de frente en dirección oeste y ya al borde del escarpe y en descenso por la pista. De esta manera se llegará de nuevo al cruce clave mencionado antes. Desde ahí son 1,9 km para llegar de nuevo a la ermita de inicio.

Las Murallas y el Caracol del Canal y el Jalón en Grisén

Este entorno natural destaca por su riqueza floral y faunística. Imagen: Turismo Ribera Alta
Este entorno natural destaca por su riqueza floral y faunística. Foto: Turismo Ribera Alta

Las Murallas y el Caracol del Canal y el Jalón en Grisén es una ruta muy agradable de realizar en Zaragoza. Se trata de una excursión circular para realizar en familia que permite conocer esta zona de la comarca Ribera Alta.

En este recorrido se enlazan dos parajes de gran interés, un agradable bosque de ribera en el Jalón y el paraje conocido como el Caracol, en la confluencia del Jalón con el Canal Imperial de Aragón. Este canal es una de las atracciones del camino ya que se trata de una obra de ingeniería muy importante de Europa que fue construida a finales del Siglo XVIII. Dicho canal permitió llevar las aguas del río Ebro hasta Zaragoza y posibilitando regadíos en la zona. 

Comienza en la plaza de España, en el centro del pueblo. Desde ahí se toma la Calle Tiro de Bola en dirección sur que se dirige hacia las afueras del casco urbano hasta llegar al río Jalón. 

Se debe pasar por una pasarela que conduce al otro margen del Jalón para tomar un sendero que se introduce en el umbrío y agradable bosquete de ribera. 

Tras 600 metros, la senda se separa ligeramente del río y en paralelo al curso del Jalón, se cruza la acequia de Pinseque, a la altura de la ermita de Peramán

Luego se llega a la impresionante muralla del Canal, el cual tiene un pasadizo por debajo donde aparece la almenara de San Martín. Allí se puede contemplar la conocida área recreativa de las Murallas de Grisén y el Caracol, pero habitualmente no es posible pasar al otro lado por el caudal del río Jalón

La ruta continúa durante 1,3 km por la misma orilla del canal, por una senda cómoda pero que exige la máxima precaución ya que no hay ningún elemento de separación del agua, esta parte es de cuidado para los más pequeños. 

El camino lleva hasta pasar por debajo de las vías del tren y a continuación se cruza al otro lado del canal por un puente. Caminando se llega de nuevo hasta la plaza de España desde donde comienza la ruta.

Los Miradores de Monegrillo

Este territorio presenta una topografía irregular constituida por colinas erosionadas y una red de valles muy jerarquizada. Imagen Ayuntamiento de Monegrillo
Este territorio presenta una topografía irregular constituida por colinas erosionadas. Foto: Ayuntamiento de Monegrillo

La ruta de los Miradores de Monegrillo se aproxima a un rincón de los Monegros zaragozanos que muestra un amplio muestrario de paisajes y de riqueza natural en las estribaciones de la Sierra de Alcubierre

El inicio a esta travesía es en la sabina milenaria “Cascarosa”, este punto es el de inicio y final del recorrido.

La ruta asciende suavemente por los montes y barrancos del paraje de “la Estiva”, una antigua zona pastoril en verano para los rebaños trashumantes pirenaicos. Luego se llega al primer mirador, el de la Estiva, que ofrece una panorámica interesante de la estepa monegrina y las localidades cercanas. 

Luego, al avanzar en el camino, se llega hasta el nuevo mirador el de la Gabardera que permite observar buena parte de las muelas y relieves tabulares que se recortan y descarnan en profundos barrancos hacia el valle del Ebro. 

La máxima altitud de la zona es la Torre Ventosa, hasta donde se llegará luego de caminar varios metros. Desde ahí se pueden apreciar en días limpios y claros una panorámica excepcional de las cumbres pirenaicas más occidentales hasta las mayores elevaciones del Pirineo catalán

A 1 kilómetro habrá está ubicada la senda de descenso, por lo que se abandona la pista por una zona de matorral hasta encontrar un sendero en dirección que oeste se introduce por un barranco subsidiario y que, durante el descenso, continuará paralelo al del Bujal.

Tras atravesar unos campos, el recorrido desembocará en el punto inicial.

Montes Blancos de Alfajarín

Montes Blancos de Alfajarín: una ruta entre yesos a los pies del castillo
Montes Blancos de Alfajarín: una ruta entre yesos a los pies del castillo

Los Montes Blancos de Alfajarín están ubicados en las cercanías de Zaragoza, entre los Monegros y la fértil vega del Ebro. Este monte es un horizonte semidesnudo, de lomas y cerros yesosos que se abren al valle en forma de valles y barrancos. 

Se trata de un paseo corto circular que invita a aventurarse en los caminos y sendas que trazan este paisaje cuasi desértico. El comienzo de la ruta es en las afueras de Alfajarín en la parte noreste de la localidad y al pie del camino de subida a la ermita. 

Al avanzar, situados en el cruce de 4 caminos, se debe cruzar el puente sobre el barranco y tomar la pista hormigonada a la derecha. Allí hay un cartel indicativo hacia el parque de la Grallera

Al caminar se cruza la Cueva Grallera y al final del pinar, se llega al Parque de La Grallera donde hay un área recreativa con mesas y bancos. 

A continuación se debe caminar hacia la mayor elevación de la zona, sin tener en cuenta las sendas a izquierda y derecha. Ya en la parte superior del camino se puede contemplar el tan agreste de lomas, cerros y valles. Por medio de un sendero que desciende por el fondo del barranco, se llega a la autovía donde se tomará un camino que remonta un barranco y que permite alcanzar la divisoria hasta llegar al Toro, que se aparece enorme al llegar junto a él.

Desde el Valle del Ebro las vistas son de ensueño: se puede ver de fondo los restos del castillo musulmán, la ermita de la Virgen de la Peña y Alfajarín más abajo. A continuación la ruta llega hasta el castillo y a continuación a la ermita, con un camino en zigzag que lleva al punto de inicio.

El Aguallueve de Anento

pixelcut-export (17)
Este trayecto es apto para toda la familia

El trayecto a Aguallueve de Anento se realiza de una manera particular: se parte en sentido contrario a las agujas del reloj. Es apta para toda la familia, permite hasta llevar carritos para bebé ya que no hay demasiadas dificultades para movilizarse.

El punto de inicio es la propia oficina turística de Anento. Tras avanzar  unos 800 metros por un sendero que enseguida se transforma en boscoso se llega a una intersección señalizada para tomar el desvío por las fincas variopintas.

De inmediato se puede visibilizar la Balsa del Molino, la cual es una especie de molino sobre una balsa de madera, situada en medio del bosque compuesto por árboles de hiedra. 

A unos 400 metros está un puente de piedra y de frente, una vez ahí, está el destino de la ruta: Aguallueve, conocida como el monte que llora, por sus  “lágrimas” cristalinas que salen de las paredes de la ladera, recubiertas de verdes musgos. 

La variedad de aromas es notable también en la zona: se sienten las mentas, juncos y helechos, en un entorno muy particular. Todo conforma un lindo escenario para hacer fotografías y disfrutar de la vista. 

Al seguir por la senda menos arbolada que la del camino de inicio, se retorna a Anento.

Los castillos de Armantes

Foto: Turismo de Aragón
Este trazado tiene una distancia de 19,8 kilómetros. Foto: Turismo de Aragón

Los castillos de Armantes es un trazo que tiene una distancia de 19,8 kilómetros . 

Comienza por una vía enmarcada entre pinos. Para comenzar hay que tomar la carretera. A 100 metros hay un puente sobre un barranco que se debe atravesar y comenzar el ascenso por el sendero a continuación. Se debe llegar a un cartel indicador que se encuentra a 1,6 km desde el inicio de la ruta. Es una bifurcación con tres senderos.

En ese punto hay que tomar el que indica Sierra de Armantes, es una subida de alrededor de 1,5 km, por el cerro La Cruz. Se llega entonces a un mirador desde el que se aprecian las más espectaculares vistas del lugar, donde se pueden tomar fotos y hacer un descanso. 

Luego continúa con un tramo de unos 3,7 km para llegar al mirador del Collado de Los Castillos, la cual es una suave depresión del terreno a la que se sube hasta los lugares más impresionantes de la Sierra de Armantes, como el Castillo Mayor de Armantes, al tomar un sendero de la derecha y caminar cerca de 15 minutos adicionales.

Siguiendo con la ruta circular, se destaca como siguiente punto, en dirección hacia al lugar de llegada, un desvío que conduce a la Torre de Piedras, a 800 m desde la Cruz de Armantes.

Bárdena Negra

Bárdena Negra. Foto: Turismo de Aragón
Bárdena Negra. Foto: Turismo de Aragón

Bárdena Negra es , tal vez, la ruta menos conocida de las Bárdenas Reales, ubicada al sur de éstas. Este camino está ubicado entre los municipios de Ejea de los Caballeros y Tauste y además ocupa parte de la comunidad de Navarra.

Se trata de una ruta de recorrido circular en la que parte del recorrido se realiza campo a través, por lo que se recomienda llevar un buen calzado y pantalón largo para evitar arañazos con matorrales. 

Hay distintos barrancos durante el camino, denominados como el de San Jorge, el de la Virgen y el de Valdenovillas. Además el camino pasa por el Santuario de Sancho Abarca, el cual es el centro de 2 romerías anuales en mayo y septiembre, que realizan los habitantes de Tauste

Esta ruta tiene una dificultad media y el paisaje de Bárdena Negra, único y especial, es un espacio natural protegido por su fauna y flora. 

Tiene también una alta biodiversidad, al estar habitado por una variedad de especies raras como víbora hocicuda o ejemplares poco comunes como la víbora hocicuda o el eslizón ibérico, como otras especies de aves, reptiles y otros mamíferos.