La Torre Nueva de Zaragoza podría volver a erigirse en la plaza San Felipe de Zaragoza

La Fundación Ingenio Azul quiere hacer realidad la reconstrucción del monumento "más importante que se ha destruido en la historia de Zaragoza"
El proyecto busca reconstruir este monumento histórico como una reproducción visualmente exacta del mismo
photo_camera El proyecto busca reconstruir este monumento histórico como una reproducción visualmente exacta del mismo. Foto: Carla Greenwood

Reconstruir la Torre Nueva de Zaragoza derruida en 1892 en el emplazamiento original (Plaza San Felipe) es el objetivo del proyecto “Embellecer Zaragoza” llevado a cabo por la Fundación Ingenio Azul. Su presidente, Emilio Parra, considera de gran importancia volver a erigir “el monumento más importante que se ha destruido en la historia de Zaragoza”.

El proyecto busca reconstruir este conocido monumento histórico de la ciudad como una reproducción visualmente exacta del mismo, con la misma inclinación, altura, anchura y ladrillos lo más parecidos posible, así lo ha indicado Emilio Parra. Según la Unesco, lo recomendable es realizar la reconstrucción de monumentos de la forma más exacta a como fueron en su día. Por ello, Parra destaca que lo “ideal” es colocarla en el mismo lugar donde estaba en su época. “Cuando dicen que se quedará muy cerca de los edificios, yo siempre contesto que la torre fue primero y los edificios después”, manifiesta.

Los cambios se producirían en el interior de la torre, pues se trataría de una estructura metálica recubierta de ladrillos y su interior estaría hueco. La inclinación de la torre es el elemento fundamental, “tiene mucho más interés arquitectónico y de visitantes”, apunta. Esta inclinación se produciría desde abajo, en lugar de ser por tramos.

La reconstrucción de la torre podría costar alrededor de ocho millones de euros y la Fundación Ingenio Azul sería la responsable de captar fondos. No descartan iniciativas como un “crowdfunding” para que los zaragozanos aporten dinero y a cambio puedan firmar uno de los ladrillos que se usará durante la construcción.

El presidente de la Fundación busca hacer de esta idea un proyecto de Ciudad con la implicación de los 700.000 ciudadanos zaragozanos: “Tienen que quererlo y apoyarlo para ser recordado como un proyecto que se reconstruyó entre todos los zaragozanos”. Asimismo, el precursor del proyecto anima a las instituciones como el Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón a sumarse y hacer posible esta reconstrucción.

Esta mañana, la portavoz del PSOE, Lola Ranera, ha apoyado el proyecto visitando la plaza San Felipe y ha pedido “aprovechar la oportunidad” que ofrece la Fundación Ingenio y “apostar por la reconstrucción de este icono que marcó a una sociedad, una forma de ser y unas costumbres".

EL AYUNTAMIENTO ESTÁ DISPUESTO A COLABORAR

Durante la Comisión de Urbanismo, el responsable municipal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha explicado que no hay proyecto de “manera oficial”, pero están siguiendo la propuesta de Ingenio Azul con el “máximo interés”. “Estamos muy interesados en lo que nos proponga el mecenas y estaríamos encantado de que el sueño, que sería el sueño de toda la ciudad, se pudiera hacer una realidad”, ha apuntado y ha insistido en que el Consistorio “colaboraría” una vez que se materialice la idea en un proyecto.

LA TORRE NUEVA

La Torre Nueva fue la más famosa torre mudéjar de la capital aragonesa. Estuvo ubicada en la plaza de San Felipe, junto al Torreón de Fortea. La torre fue construida en la ciudad durante el siglo XVI y el Ayuntamiento decidió demolerla en 1892, justificando la decisión por la inclinación y la presunta ruina de la obra.

La decisión de derruirla contó con la oposición de parte de la población zaragozana, pero los esfuerzos por salvarla de la piqueta fracasaron.