"En tiempos de crisis, el Congreso Secib es uno de lo pocos que este año crece"

El presidente del Comité Organizador del IX Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (Secib), Francisco Torres, ha logrado batir récord de asistencia en sólo dos años. Por primera vez en Zaragoza, del 29 de septiembre al 1 de octubre el Auditorio será testigo de un atractivo programa que abarca distintos niveles de conocimiento.

Zaragoza.- Por noveno año consecutivo, los días 29 y 30 de septiembre y 1 de octubre va a tener lugar el Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (Secib). En esta ocasión, el evento se va a llevar a cabo en la capital aragonesa. El Auditorio-Palacio de Congresos de Zaragoza, con el soporte de la Secretaría Técnica de Orienta Eventos y Congresos, será la sede de un congreso en el que tanto las técnicas básicas como las de vanguardia tienen cabida. Talleres, ponencias-simposios y cursos intracongreso serán afrontados por distintos especialistas y avalados por una sólida documentación científica.

El presidente del Comité Organizador, el doctor Francisco Torres, nació, se licenció y se doctoró en la capital aragonesa, y ha sido una de las piezas clave en la organización de los preparativos del evento durante los últimos dos años. El objetivo es ayudar en la práctica diaria a quienes se dedican a la cirugía bucal.

Pregunta.- Está a cargo del Comité Organizador del IX Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Bucal, ¿cuál ha sido su trayectoria profesional?
Respuesta.- Terminé Medicina en el año 80 y acabé la especialidad en el 82. Inicialmente, cuando comencé la carrera, lo que me gustaba era la Cardiología. Nadie podría haberme dicho que yo iba a acabar siendo dentista. Cuando terminé Medicina hice el primer examen que tuve oportunidad y éste era de Odontología, a partir de ahí me enganché. En realidad, mi idea era acabar la especialidad y ganar dinero para poder irme a México a la escuela de Sodi Pallarés, que era la más puntera en aquel momento. Pero luego nada se cumplió, pero estoy encantado con mi profesión y la Cirugía me gusta desde siempre. Así que mi profesión no fue una vocación desde niño, fue más bien un encuentro fortuito que me sedujo y que consiguió que olvidara que alguna vez quise ser otra cosa que no fuese dentista.

P.- En esta edición el Congreso se celebra en Zaragoza, ciudad donde usted nació y estudió. ¿Por qué se ha decidido la capital aragonesa como sede del evento?
R.- Se decidió porque nosotros mismos propusimos la candidatura. Nos planteamos que este tipo de eventos no tenían por qué hacerse siempre fuera de Zaragoza, y decidimos apostar por nuestra ciudad. Hace más de dos años que aceptaron que fuéramos nosotros y hemos estado trabajando en la organización del Congreso desde entonces.

P.- ¿Cuáles son los objetivos de este Congreso?
R.- Yo creo que en realidad los congresos se hacen para que la población mejore su asistencia. Nosotros somos intermediarios entre la población y la solución de sus problemas y lo que queremos en estos congresos es enterarnos de qué es lo último, cuáles son las últimas técnicas, tecnologías y materiales; y también queremos saber qué es lo más científico, porque a veces lo último no está suficientemente probado y con la máxima evidencia científica para algunos profesionales. Pero, en definitiva, ambos aspectos, estar a la última o tener la máxima evidencia científica, acaban en hacerlo mejor para ayudar más a la población sus problemas. Pretendemos aprender a resolver problemas cada vez más complejos, a resolverlos mejor, en menos tiempo, con menor coste biológico, económico y social y con mejores pos operatorio.

Según ha dicho Torres, el Congreso está enfocado a todo tipo de públicos

P.- ¿Cuál es el nivel de conocimiento y experiencia que se espera de los participantes?
R.- Cada uno de estos cursos, lo que aporta es que bien va dirigido a gente que o bien no sabe absolutamente nada, o bien a gente que sabiendo mucho quiere saber más. Por tanto, los niveles de complejidad que se abordan en cada uno de los talleres están pensados buscando satisfacer a todos los niveles de profesionales con intención de conseguir lo que parece que estamos consiguiendo, que es aumentar el número de asistentes que ha habido nunca en toda la historia de este Congreso.

P.- En las pasadas ediciones, ¿cuál ha sido la asistencia?
R.- Hace dos años, cuando nosotros planteamos el Congreso, el máximo número de asistentes que había habido era 700, así que nosotros empezamos a trabajar con una previsión en torno a ese número. El año pasado en Tarragona llegaron a 1.000, teniendo en cuenta que el grupo que organizó el Congreso el año pasado guardaba relación directa con un ex presidente de la Sociedad y catedrático de la Universidad, lo que influye mucho en la posibilidad de mover personas y crear actividades atractivas.

P.- ¿Cómo se prevé para esta edición en Zaragoza?
R.- Hemos recogido mil solicitudes hasta el momento, y estamos seguros de que durante los días que quedan hasta el inicio del Congreso habrá más inscripciones. Hemos cubierto nuestro objetivo por el momento y estamos satisfechos.

P.- ¿Qué actividades están programadas para el Congreso?
R.- Hemos enfocado el Congreso tratando de atraer al mayor número de personas, amantes de la especialidad, que les guste la cirugía bucal, pero también hemos tratado de atraer mucha ciencia. De esta manera, la base de que la gente venga para practicar y escuchar teoría está en crear un programa atractivo. En nuestra opinión, en esta edición hemos conseguido una gran presentación del evento: contamos con 100 ponentes, cuyas ponencias se pueden ver en la web (http://www.secibzaragoza.com/). Concretamente, uno de los éxitos que ha hecho que estemos más satisfechos es que ha aumentado el número de comunicaciones. Las comunicaciones son las aportaciones que hacen los asistentes que lo desean. Éstos mandan sus resúmenes en forma de póster o comunicaciones cortas, y después se seleccionan los que el Comité Científico considera de nivel suficiente. Estas comunicaciones batieron récords en la última edición, llegando a 180. Este año hemos logrado 350, y premiaremos las mejores. 

P.- ¿Qué novedades podemos encontrar?
R.- Se han organizado dos cursos intracongreso. Uno de ellos es un curso en el que se retransmitirá la operación de un dentista alemán, que estará operando a un paciente de una atrofia maxilar compleja. El profesional responderá durante y después a las preguntas que los asistentes vayan haciendo. Esta práctica se hará por primera vez en un Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Bucal y además se va a retransmitir en directo, lo que pone de manifiesto el avance tecnológico y la categoría que el Congreso ha alcanzado en su edición en Zaragoza.

El cartel del Congreso, que utiliza rincones de Zaragoza como imagen

P.- Entre otras actividades del programa, hemos leído que uno de los talleres incluye la colocación de implantes en mandíbulas de cerdo dentro de su parte práctica, ¿son este tipo de ejercicios comunes en su profesión?
R.- Un animal de práctica es la mandíbula de cerdo, ya que tiene una consistencia ósea con características similares a las del ser humano. Así que sí que es muy frecuente, de hecho nosotros en la facultad ya hemos utilizado en las prácticas de los alumnos de tercer curso mandíbulas de este tipo. Puesto que la resistencia es muy similar, el manejo de los instrumentos, que requiere un entrenamiento, resulta muy parecido e interesante para los asistentes.

P.- Algunas de las ponencias son en inglés, ¿qué países está previsto que participen en este Congreso?
R.- Fundamentalmente países europeos, y dentro de los europeos la mayor parte serán españoles. Los ponentes de España vienen de distintas Universidades y hay muchos profesionales de prestigio. De Europa habrá profesionales de Alemania, Francia, Holanda, Inglaterra e Italia. El ponente estrella es norteamericano, un profesional de gran reputación. En cuanto a asistentes, habrá representación de países sudamericanos, de Turquía, de Irán y de otros países de Europa, pero fundamentalmente la procedencia es española.

P.- ¿Cómo se va a organizar la traducción y difusión de dichas ponencias?
R.- La traducción está asegurada por traductores profesionales que ya tienen experiencia en el campo, puesto que han estado en otros congresos y están familiarizados con los términos técnicos, los cuales son muy específicos y pueden desembocar en algún tipo de “despiste” de traducción. Habrá un conjunto de dos traductores, y para cada uno de los cursos intracongreso habrá otros dos traductores.

P.- ¿Qué hace falta para llevar a cabo un evento de estas magnitudes?
R.- Mucha ilusión, muchas ganas, mucha energía y mucha fe en el proyecto, pero sobre todo un equipo humano como con el que se ha contado en el Comité Organizador durante estos dos años. Estas personas, 20 en total, han estado totalmente entregadas a la causa y han conseguido que el trabajo de resultados. Contamos también con un Comité Científico en el que hay casi 40 miembros. Además, la Junta de la Sociedad está también siempre pendiente de la organización. Por último, el papel que han jugado la Secretaría Técnica Orienta y el Auditorio de Zaragoza ha sido fundamental, ya que nos han ayudado mucho en la guía de los asistentes y en la facilitación de los medios necesarios para la preparación del Congreso.

El presidente del Comité de Organización del Congreso ha logrado aumentar en esta edición el número de asistentes

P.- Tras nueve años de trayecto, ¿qué efecto ha tenido en los profesionales este Congreso?
R.- Yo creo que ha sido positivo. Podemos decir que, en estos tiempos de crisis, este Congreso es uno de lo pocos relacionados con sociedades odontológicas que este año crece. En los últimos meses, lo que se está observando es una tendencia a moderar el crecimiento e incluso disminuir el número de asistentes. Esto, en mi opinión, quiere decir que los profesionales confían en la Sociedad porque le ofrece un buen programa y unas buenas condiciones. Por ejemplo, la Secretaría Técnica Orienta Eventos y Congresos ha puesto a disposición de los ponentes un asistente personal para resolver las dudas que les puedan surgir. Yo creo que estamos quedando como ciudad muy bien, y espero que quedemos todavía mejor después del Congreso.

P.- Además de los aspectos teóricos y puramente profesionales, ¿qué otros actos ofrecerá el Congreso para sus asistentes?
R.- La Secretaría Técnica ha organizado una cena social la primera noche, con la intención de dar la bienvenida a las personas que vienen de fuera y facilitar el contacto entre profesionales. Después de la cena podremos disfrutar de algunas actuaciones, como la del bailarín aragonés Miguel Ángel Berna, tambores de Híjar y el cantante Salvatore. Al día siguiente, en la cena de clausura, contaremos con los conjuntos musicales b vocal y Seven. Esto supondrá, después del trabajo que ponen en el Congreso, un rato de relax para los asistentes.

La opinión de un profesional

P.- Uno de los problemas que más preocupa a la población, ya que recientemente han aparecido estudios en los que se afirma que los españoles lo sufren cada vez más, es el bruxismo, ¿cuáles son las consecuencias de esta patología y cómo puede evitarse?
R.- El bruxismo es la consecuencia del apretamiento dental que algunos pacientes hacen. Cuando uno aprieta en exceso y mueve los dientes, los dientes se desgastan y pueden llegar a desplazarse en caso de que sean débiles y estén poco asentados. Mi impresión personal es que a pesar de que sí ha crecido esta patología, también ha crecido la capacidad de prevenirla.

P.- Actualmente, muchas páginas en Internet ofertan tratamientos bucodentales a precios rebajados, como por ejemplo blanqueamientos o limpiezas bucales, ¿qué opina sobre este asunto?
R.- La libertad de mercado es fundamental para que haya avance de la sociedad. Para mí es difícil valorar, fuera del ámbito dental, cuál es el precio justo de algo. Pero en el campo que conozco los precios tienen un límite por debajo del cual es muy difícil que estén garantizados los mínimos asistenciales. A la población en general le resulta difícil juzgar la calidad del dentista en términos de esterilización e higienización. Una forma de abaratar costes podría ser, por ejemplo, ésta. En resumen, creo en el libre mercado, pero entiendo que, de la misma manera que yo no sé juzgar el valor de la reparación de un coche, a la población le resulta muy difícil valorar si la salud dental vale el precio que pagan por él.

P.- Desde su opinión profesional, ¿qué consejos daría a la población para una buena salud bucal?
R.- Siempre basamos la salud dental en la prevención y la base de la prevención es la adquisición de hábitos saludables, ya que por desgracia no podemos hacer todavía una prevención genética. Pero sí que podemos influir en los cimientos de la prevención, que en odontología siempre se han relacionado con la dieta.

Francisco Torres ha hecho hincapié en la prevención como clave para la salud bucodental

P.- ¿Qué tipos de factores pueden influir en unos dientes sanos?
R.- Los azúcares. No se trata de comer poco azúcar, sino que la tendencia es intentar agruparlos para después cepillar y mantener el azúcar poco tiempo en contacto con el diente. El flúor. En las edades adecuadas, cuando lo tomamos por vía oral, se absorbe y se fija en el diente que se está formando. Una vez que el diente está formado, el flúor solamente actúa en la capa superficial y su acción no es tan benéfica como en un niño. Y finalmente el tercer pilar es la higiene, unos buenos hábitos de higiene pueden ser decisivos, aunque no está claramente definido cuál es la mejor técnica para utilizar pasta y cepillo. Aunque mucha gente cepilla exquisitamente bien y aún así su genética no favorece y tiene problemas dentales. Por último, conviene añadir revisiones periódicas al dentista.