Terminadas las obras de reparación de las zonas más afectadas por las tormentas del pasado jueves

Tramo recién asfaltado en el Camino de la Fuente de la Junquera
photo_camera En el Camino de la Fuente de la Junquera se han reasfaltado más de 1.000 metros cuadrados que el agua arrastró hasta la rotonda en la que inicia la calle

En menos de una semana se han terminado los trabajos de reparación que tienen que ver con obras de emergencia en las zonas de la ciudad que se vieron más afectadas por la tormenta y las consecuentes inundaciones del pasado jueves.

El consejero de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano, ha visitado esta mañana el Camino de la Fuente de la Junquera, una de las obras de emergencia que se han acometido durante esta semana. “Se ha trabajado para retirar los escombros, hacer una limpieza de la calle y, posteriormente, se ha reasfaltado el tramo con el que arrasó la tormenta”, explicaba el consejero de Urbanismo. En el Camino de la Fuente de la Junquera se han reasfaltado más de 1.000 metros cuadrados que el agua arrastró hasta la rotonda en la que inicia la calle, con un coste de 110.000 euros.

Víctor Serrano ha querido agradecer al personal encargado de reparar todas las infraestructuras de la ciudad, así como a la policía y a los bomberos por su labor en las obras de las zonas afectadas por las lluvias torrenciales.

Por otro lado, desde el Ayuntamiento están esperando a que el Gobierno de España declare como zona catastrófica a Zaragoza y a sus ciudades vecinas “lo antes posible”. “Tenemos la necesidad de que el gobierno sea sensible a esta petición porque, de manera imprevisible, nos vemos abocados a una serie de gastos millonarios para reponer nuestras infraestructuras”, demandaba Serrano.

Después de que ayer se reunieran desde el Ayuntamiento de Zaragoza con el AMPA del CEIP María Zambrano y con el presidente de la Asociación de Vecinos de Parque Venecia, el consejero de Urbanismo ha asegurado que están trabajando en una serie de informes que permitan poder adaptar las infraestructuras de la ciudad para prevenir acontecimientos meteorológicos como la última tormenta.