FIESTAS DEL PILAR

Suspendida cautelarmente la instalación de las barras en la plaza del Pilar

La instalación de las barras que el Ayuntamiento de Zaragoza tenía previsto instalar en la plaza del Pilar durante las fiestas mayores de la capital aragonesa queda suspendida cautelarmente. El Consistorio ha informado de que interpondrá un recurso y los hosteleros han manifestado su contento tras conocer la decisión del juez.

Zaragoza.- Este viernes se ha conocido el auto judicial por el que se suspende cautelarmente la instalación de barras de hostelería en la plaza del Pilar como servicio complementario a los actos programados durante las Fiestas del Pilar de Zaragoza 2012. El Ayuntamiento de Zaragoza ha manifestado que acepta la resolución, pero ha anunciado que interpondrá un recurso de apelación contra la misma.

El Ayuntamiento ha enviado un comunicado en el que ha defendido y reafirmado “la corrección en su actuación a la hora de conceder a citada licencia, garantizando en todo momento la libre concurrencia y la publicidad exterior, así como el resto de trámites administrativos legales establecidos”.

Desde el Consistorio se ha reiterado que esta suspensión “puede causar perjuicios en aspectos como la limpieza del entorno, el control de acceso con envases peligrosos (cristal), la generalización del fenómeno del botellón en la plaza del Pilar, la carencia de servicios de uso público o la propia ausencia de una oferta suficiente de servicio de hostelería para el ciudadano durante la celebración de los eventos musicales y culturales programados”.

La afluencia de público esperada diariamente durante los días de Fiestas del Pilar se estima en unas 50.000 personas.

En este sentido, el Ayuntamiento ha recordado que la licencia para la instalación de estas barras llevaba aparejada una limitación de horario de cierre paralelo a la conclusión del espectáculo diario (1:00 horas), "por lo que se garantizaba el cumplimiento del derecho al descanso de los residentes del entorno", han comentado.

Igualmente, el Consistorio ha lamentado "el perjuicio económico generado tanto al concesionario por la inversión que ya había realizado, como al propio Ayuntamiento, ya que la concesión de la licencia contemplaba el cobro de un canon por valor de 53.000 euros".

Por otro lado, el portavoz y abogado de la Asociación de Profesionales Hosteleros Aragoneses (APEHA), Enrique Puértolas, colectivo que ha llevado a cabo las medidas legales, ha declarado que “esta decisión demuestra lo mal que lo está haciendo el Ayuntamiento de Zaragoza con los concursos y licitaciones, que van en contra del sector hostelero”.

Puértalas ha declarado que los hosteleros no están a favor de la instalación de “carpas, carpitas, pabellones y barras durante las Fiestas del Pilar”, decisiones, que según ha criticado, “nunca se consensúan con los hosteleros”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Cafés y Bares, Pedro Giménez, ha dicho al respecto que “comparten plenamente la decisión del juez”. “Aunque nosotros no hayamos tomado medidas legales, estamos de acuerdo con ellas, no están las cosas para hacer competencia a la hostelería”, ha sentenciado Giménez.