El PSOE insta a Chueca a oponerse a los "recortes sanitarios" de Azcón en la Margen Izquierda

Los recortes están “perjudicando de forma alarmante” a más de 125.000 vecinos de la Margen Izquierda de Zaragoza
En este centro se ha establecido un cupo de 50 pacientes por médico
photo_camera En este centro se ha establecido un cupo de 50 pacientes por médico

La portavoz socialista, Lola Ranera, ha exigido a la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, que se “plante de una vez” ante los recortes en atención sanitaria que está llevando a cabo el presidente de Aragón, Jorge Azcón, y el consejero de Sanidad, José Luis Bancalero. Los recortes están “perjudicando de forma alarmante” a los más de 125.000 vecinos de la Margen Izquierda de Zaragoza.

Ranera, acompañada por el concejal socialista Paco Galán, ha hecho estas declaraciones en el Centro de Salud “Amparo Poch” (Actur-Oeste), que desde diciembre se ha convertido en el único centro sanitario de la Margen Izquierda que atiende a las urgencias por las tardes al cerrarse los Puntos de Atención Continuada (PAC) de la Jota y el Arrabal.

En este centro se ha establecido un cupo de 50 pacientes por médico. Una vez que se supera este número -cuenta Ranera- los vecinos que estaban esperando a ser atendidos en el Amparo Poch son derivados al Hospital Royo Villanova, “teniéndose que desplazarse otra vez hasta allí y, en algunos casos, aguardando a ser atendidos hasta incluso ocho horas, como han denunciado algunos pacientes”. Esta situación ya ha sido denunciada en la propia Junta de Distrito del Actur, en la que se ha llegado a pedir la comparecencia del propio consejero de Sanidad.

Por este motivo, la portavoz socialista ha reclamado a la alcaldesa de Zaragoza que “defienda” la sanidad pública y que “se plante ante su jefe Azcón” y garantice el servicio a los vecinos de la Margen Izquierda que “están sufriendo sus decisiones en cuanto a los recortes en atención sanitaria”. Asimismo, ha exigido a Chueca que garantice de forma adecuada la movilidad de los vecinos de este zona para poder acudir al Centro de Salud “Amparo Poch”, así como en los casos a los que se les deriven al Hospital Royo Villanova.

Ranera ha recordado que desde hace años, todos los centros de salud de Zaragoza estaban abiertos por la tarde, garantizando, además de atender urgencias, la conciliación. La situación extraordinaria que supuso la pandemia de la COVID provocó una unificación por zonas. En concreto, en la Margen Izquierda se abría el Centro de Salud de La Jota, que daba cobertura sanitaria a La Jota-Santa Isabel; el del Picarral, que garantizaba Picarral y Arrabal, y el Amparo Poch, donde ahora se atiende a la Margen Izquierda y una parte de Parque Goya.

Sin embargo, expresa, el Gobierno de Azcón decidió en los últimos meses que en la Margen Izquierda solo estuviera abierto por las tarde el Amparo Poch, con un cupo de 50 personas, “sufriendo los vecinos de este barrio sus decisiones de recortes sanitarios que afectan a la calidad de la atención sanitaria. Exigimos a Chueca que entienda la situación, defienda a los vecinos de Zaragoza y se plante ante su jefe”.